Actualidad

La guerra desata fiebre de Wall Street por mercados emergentes ricos en materias primas

El golpe ha sido duro en las economías de frontera y en las que importan alimentos y combustibles

Los choques de la guerra y el encarecimiento de la energía y los alimentos han abierto un abismo entre la inversión de los exportadores y los importadores.
Por Sydney Maki y Netty Ismail
27 de marzo, 2022 | 01:01 PM

Bloomberg — A medida que el peor trimestre para los bonos en dólares de los mercados emergentes llega a su fin, se abre una profunda brecha mientras los inversores centran sus esperanzas en los exportadores de materias primas de Oriente Medio y América Latina.

El rápido aumento de los costes de la energía y los alimentos a medida que se prolonga la guerra, está pesando en los mercados más vulnerables, convirtiéndose en la última sorpresa para los gestores de dinero que entraron en 2022 esperando que la inflación alcanzara su punto máximo cuando la Reserva Federal se embarcó en su ciclo de endurecimiento.

Ahora, los funcionarios de la Reserva Federal están considerando grandes subidas de tipos de 50 puntos básicos en medio de una alta inflación que se ha hecho más dañina por la invasión rusa de Ucrania. Eso podría dificultar los préstamos para algunas naciones de bajos ingresos e importadoras de materias primas, justo cuando los costes suben.

PUBLICIDAD

“Estos son tiempos difíciles para las economías de mercado emergentes”, dijeron Andrew Tilton y Kamakshya Trivedi de Goldman Sachs. “Es probable que los costes económicos de la invasión rusa de Ucrania y las sanciones resultantes sean significativos y muy asimétricos”.

La guerra también ha desencadenado un brote de aversión al riesgo, lo que ha hecho que un indicador de Bloomberg sobre la deuda emergente en dólares se encamine hacia su peor trimestre desde la crisis financiera asiática de 1998. Las acciones están a punto de sufrir su mayor caída trimestral desde el inicio de la pandemia, mientras que tres cuartas partes de las divisas emergentes analizadas por Bloomberg están a la baja.

Es un momento importante para los gestores de dinero que se vieron sorprendidos por el conflicto en Europa del Este, justo dos años después de que el coronavirus enviara por primera vez ondas sísmicas a los mercados financieros.

PUBLICIDAD

En el mundo de la deuda emergente, los choques de la guerra y el encarecimiento de la energía y los alimentos han abierto un abismo entre la inversión de los exportadores y los importadores. El golpe ha sido duro en las economías de frontera y en las que importan alimentos y combustibles. Los precios genéricos de los futuros del petróleo han subido un 22%, los del gas un 20% y los del trigo un 24% desde que empezó la guerra.

Pero también apuntala la fortaleza de los exportadores de América Latina, así como de Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Nigeria, según Goldman Sachs.

“El aumento de la inflación, y más concretamente de la inflación de los alimentos, está provocando crecientes dolores de cabeza a los ministros de finanzas y a los banqueros centrales de los mercados emergentes”, afirmó Jean-Dominique Butikofer, responsable de renta fija de los mercados emergentes en Voya Investment Management.

Advirtió que la necesidad de subvencionar los precios de los alimentos afectará a los presupuestos de los importadores de materias primas, sobre todo porque el riesgo de malestar social aumenta al tiempo que los hogares ven disminuir su poder adquisitivo.

Nordea Investment ha cambiado su estrategia en consecuencia para comprar exportadores de materias primas y vender importadores, dijo Witold Bahrke, estratega macroeconómico senior de la empresa con sede en Copenhague. Dijo que compraron Colombia y vendieron Egipto.

Sin embargo, para Charlie Robertson, economista jefe global de Renaissance Capital Ltd. en Londres, la debilidad de esos importadores podría ser en realidad una oportunidad.

PUBLICIDAD

“Lo que yo estaría tentado a hacer sería ir de largo con los importadores de energía: Pakistán, probablemente Turquía... cualquiera que importe mucho petróleo y que esté siendo golpeado ahora”, dijo. “Son baratos y se están abaratando, y es muy fácil desde aquí extrapolar un profundo deterioro”.

Otros inversores juegan limpio. A Claudia Calich, gestora de fondos de M&G Investments, le gustan los exportadores de petróleo de mayor rendimiento de África y Oriente Medio, así como los créditos latinoamericanos vinculados a la economía estadounidense, como México.

Estos son los principales aspectos a tener en cuenta en los mercados emergentes durante la próxima semana:

PUBLICIDAD

Los inversores estarán atentos a los datos del producto interno bruto de Sri Lanka correspondientes al último trimestre de 2021 en busca de pistas sobre la recuperación económica tras la contracción del tercer trimestre.

El Banco de Tailandia probablemente mantendrá su tipo de interés clave en el 0,5% el miércoles, según los economistas encuestados por Bloomberg.

PUBLICIDAD

Mientras que los datos de actividad de Rusia correspondientes a febrero no recogerán muchos trastornos derivados de la invasión de Ucrania y las posteriores sanciones, los operadores vigilarán los datos semanales de precios en busca de más pistas sobre el entorno en marzo.

En China, los PMI manufactureros oficiales podrían mostrar un retroceso de la economía después de unos primeros dos meses del año fuertes, según Bloomberg Economics.

En Brasil se publicará una serie de datos económicos, como las cifras de producción industrial y la balanza comercial.

PUBLICIDAD

El Banco Central de Chile probablemente subirá su tipo de interés clave en 150 puntos básicos, hasta el 7%, el martes, según Bloomberg Economics, seguido de una subida de 150 puntos básicos por parte de los responsables políticos colombianos, prevista para el jueves, hasta el 5,5%.

--Con la asistencia de María Elena Vizcaíno.

PUBLICIDAD