Negocios

Precios de diamantes se elevan y ni siquiera De Beers puede cubrir la diferencia

La compañía solo tiene existencias de inventario en funcionamiento y sus minas están trabajando a toda capacidad

Diamantes en bruto de Alrosa PJSC
Por Thomas Biesheuvel
15 de mayo, 2022 | 05:33 PM

Bloomberg — Los precios están aumentando en algunos rincones del mercado de diamantes en bruto, a medida que las sanciones a uno de los dos mineros más grandes del mundo se extienden a lo largo de la cadena de suministro. En el pasado, la industria podía recurrir al gigante De Beers para producir gemas adicionales cuando la oferta era escasa, pero esta vez no.

El precio de un pequeño diamante en bruto, del tipo que terminaría agrupado alrededor de la piedra solitaria en un anillo, ha subido un 20% desde principios de marzo, según personas familiarizadas con el asunto. La razón: los cortadores, pulidores y comerciantes de diamantes están luchando para obtener piedras después de que Estados Unidos impusiera sanciones al rival ruso de De Beers, Alrosa PJSC (ALRS), que representa alrededor de un tercio de la producción mundial.

Durante la mayor parte de la historia moderna de los diamantes, este es el tipo de situación en la que De Beers podría haber aprovechado sus vastas reservas o simplemente haber activado la capacidad minera latente. Hace poco más de 20 años, sus cajas fuertes en Londres contenían existencias de diamantes por un valor tal vez de hasta US$5.000 millones.

PUBLICIDAD
Diamantes en burtodfd

Esos días ahora se han ido. La compañía solo tiene existencias de inventario en funcionamiento y sus minas están trabajando a toda capacidad. Hay pocas posibilidades de aumentos materiales en el suministro antes de 2024, cuando se completará una expansión en su mina sudafricana insignia.

“Es muy difícil vernos con una nueva producción”, dijo el CEO Bruce Cleaver en una entrevista en Ciudad del Cabo. “El 30% del suministro que se elimina no es sostenible”.

De Beers también produce relativamente pocos del tipo de diamantes en los que Alrosa se especializa: las gemas pequeñas y baratas que rodean una piedra central más grande o se usan en joyería de gama baja que se vende en lugares como Walmart (WMT) o Costco (COST).

PUBLICIDAD

Para muchos en el sector, eso significa una creciente escasez a menos que Alrosa y sus compradores comerciales puedan encontrar una solución.

Alrosa canceló su última venta en abril y es poco probable que vuelva a vender grandes volúmenes este mes, dijeron las personas. No está claro cuándo la empresa podrá volver a vender normalmente, dijeron, incluso cuando la empresa, los bancos y los compradores buscan soluciones.

El servicio de prensa de Alrosa se negó a comentar. Una licencia del Tesoro de EE.UU. que permitía la liquidación de acuerdos con la empresa expiró el 7 de mayo.

Las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania han dividido el comercio mundial. A medida que los gobiernos occidentales imponen sanciones a Rusia y las empresas se retiran del país, muchos en la industria de diamantes de la India todavía quieren seguir comprando, según personas familiarizadas con el asunto. Y aunque los joyeros estadounidenses de renombre Tiffany & Co. y Signet Jewelers Ltd. (SIG) han dicho que dejarán de comprar nuevos diamantes extraídos en Rusia, los minoristas en lugares como China, India y Medio Oriente no han hecho lo mismo.

Bruce Cleaverdfd

Esa dinámica genera preocupación de que los diamantes de Rusia se hagan pasar por otros orígenes.

Muy pocos diamantes permanecen bajo la custodia de una parte a lo largo de toda la cadena de suministro. La mayoría son cortadas, pulidas, fabricadas y luego engarzadas en joyas por diferentes empresas y, a menudo, comercializadas entre cada paso. Los diamantes se mezclan rutinariamente en paquetes de tamaños y calidades similares a lo largo de este proceso, lo que hace que el seguimiento del origen sea casi imposible en muchos casos.

PUBLICIDAD

De Beers, que vende a unos 60 clientes cuidadosamente seleccionados, ya está buscando mejorar sus estándares. Está considerando aumentar las auditorías físicas y en papel que ya realiza a sus clientes para asegurarse de que el suministro permanezca segregado.

“Tienen que mostrarnos que nuestra producción no se está mezclando”, dijo Cleaver.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD