Mundo

Ruanda insta a la República Democrática del Congo a desescalar las tensiones

El este del Congo, rico en minerales, ha sufrido conflictos desde 1990, cuando una guerra civil y un genocidio en la vecina Ruanda se extendieron por la frontera

DRC
Por Saul Butera
30 de mayo, 2022 | 05:25 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El gobierno de Ruanda instó al de la vecina República Democrática del Congo (DRC, por sus siglas en inlgés) a ayudar a desescalar las tensiones que se han intensificado por la reanudación de los combates cerca de la frontera de los dos países.

“Alentamos al gobierno de la República Democrática del Congo a reducir su retórica y cumplir con los mecanismos acordados para que todos podamos continuar colaborando para restaurar la seguridad y la estabilidad a largo plazo en nuestra región”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de Ruanda, Vincent Biruta, en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial. El ministro asistía a una cumbre de la Unión Africana en la ciudad.

Los comentarios de Biruta se producen después de que el Congo acusara a Ruanda de respaldar al grupo rebelde M23 en el este del Congo, donde ha habido enfrentamientos con el ejército congoleño en los últimos días. El sábado, la aerolínea ruandesa RwandAir Ltd. canceló todos los vuelos al Congo en respuesta a las crecientes tensiones. El presidente de la Unión Africana, Macky Sall, dijo el domingo que está “gravemente preocupado” por la situación y pidió “calma y diálogo”.

PUBLICIDAD

Macky Sall (@Macky_Sall) Estoy muy preocupado por el aumento de la tensión entre Ruanda y la RDC y hago un llamamiento a ambos países para que mantengan la calma y entablen un diálogo para la resolución pacífica de la crisis con el apoyo de los mecanismos regionales y la Unión Africana. 29 de mayo de 2022

El este del Congo, rico en minerales, ha sufrido conflictos desde la década de 1990, cuando una guerra civil y un genocidio en la vecina Ruanda se extendieron por la frontera y eventualmente afectó a más de media docena de naciones africanas. A pesar de un acuerdo de paz en 2003, al menos 120 grupos armados siguen activos en la región, que tiene una población de unos 20 millones de personas, según Naciones Unidas.

La violencia en el este del Congo incluye numerosos conflictos por el control de la tierra y los recursos, la protección de las comunidades locales y rebeliones vinculadas a los países vecinos. El liderazgo del M23 está compuesto en gran parte por miembros de la comunidad tutsi del Congo, que dicen que están defendiendo los intereses de los hablantes de ruandés en la región y luchando contra los grupos rebeldes de la etnia hutu vinculados al genocidio de 1994.

PUBLICIDAD

Kivu del Norte es rico en metales como el oro y el coltán, y los grupos armados, incluidas las supuestas redes criminales del ejército, a veces se benefician del comercio.

Congo, Ruanda y otras tres naciones del este de África acordaron el mes pasado en la capital de Kenia, Nairobi, formar una fuerza regional que luchará contra los grupos armados en la región.

“Ruanda desea enfatizar que el M23 es un problema interno congoleño que debe resolverse en el marco de la reciente cumbre de Nairobi”, dijo Biruta.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD