Europa

Kremlin permite a medios estatales decir algunas verdades sobre la invasión

Esto ante la preocupación de que su incesante propaganda optimista pueda estar alimentando las crecientes dudas del público

Soldados de la Guardia Nacional Rusa patrullan los alrededores de la Catedral de San Basilio en la Plaza Roja de Moscú, Rusia, el jueves 24 de febrero de 2022.
Por Bloomberg News
06 de octubre, 2022 | 02:59 PM

Bloomberg — Ante la pérdida de terreno que las tropas rusas experimentan casi a diario, el Kremlin ha dicho a algunos de sus medios de comunicación estatales que empiecen a admitir algunas de las deficiencias de la invasión de Ucrania. Esto ante la preocupación de que su incesante propaganda optimista pueda estar alimentando las crecientes dudas del público, según dijeron personas conocedoras de la férrea gestión de los mensajes del Kremlin, que hablaron bajo condición de anonimato.

Ese giro en la política de las últimas semanas ha desatado una oleada de inusuales críticas públicas a los militares. La televisión estatal, después de meses en los que prácticamente sólo informaba éxitos en el campo de batalla, ha informado últimamente las retiradas y derrotas rusas, sin el habitual giro positivo del Ministerio de Defensa.

No hay indicios de que el Kremlin vaya a dejar que los medios de comunicación, estrictamente controlados, vayan tan lejos, por supuesto, y no se permite cuestionar a Putin ni su decisión de invadir. Pero ante las escasas perspectivas de que sus fuerzas puedan frenar la contraofensiva ucraniana en un futuro próximo, las autoridades esperan que la apariencia de menos giro pueda ayudar a apuntalar el apoyo público.

PUBLICIDAD

“Tenemos que dejar de mentir”, dijo Andrey Kartapolov, un exgeneral que ahora dirige la Comisión de Defensa en la Cámara Baja del Parlamento, en un popular programa de entrevistas en línea esta semana. “Nuestro pueblo no es estúpido”.

Reuniones con Putin

El nuevo enfoque se refleja también al más alto nivel. El presidente ha mantenido al menos dos reuniones a puerta cerrada desde principios del verano boreal con un pequeño grupo de corresponsales militares rusos, incluida una poco antes de la repentina decisión del mes pasado de ordenar la llamada a filas de 300.000 reservistas, según personas familiarizadas con la situación.

Public Mood in Russia | Mobilization sparks sudden anxietydfd

La repentina aparición en la televisión estatal de críticas a la gestión militar de la guerra podría justificar los llamamientos de los halcones de la élite rusa a favor de más ataques indiscriminados contra las ciudades e infraestructuras ucranianas, dijo Tatiana Stanovaya, fundadora del grupo de investigación R.Politik.

PUBLICIDAD

“Hay un gran debate entre la clase dirigente sobre cómo ganar esta guerra ahora que el ejército ha demostrado que no es capaz”, dijo. “Hay una caza de los responsables y esfuerzos para que Putin busque otras soluciones”.

En su última reunión con Putin, los reporteros de guerra, conocidos por sus puntos de vista nacionalistas de línea dura y su escepticismo respecto a los mandos militares, pintaron un panorama nefasto de la situación en el frente, dijeron las personas. En sólo unas semanas, las fuerzas ucranianas habían barrido grandes franjas de territorio que las tropas rusas habían pasado meses luchando para ocupar. Algunos de los corresponsales se preguntaron si Putin había recibido una explicación completa de la situación real en sus reuniones oficiales, según estas personas.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, no respondió a una solicitud de comentarios para este artículo.

“Elementos de una retirada”

En pocos días, Putin había puesto en marcha los pasos para declarar las tierras que sus tropas aún mantenían permanentemente como parte del territorio ruso y la “movilización parcial”. Más de 300.000 personas se apresuraron a huir del país.

A medida que la contraofensiva ucraniana hacía retroceder las líneas rusas (recuperando tierras que Putin acababa de afirmar que se había anexionado), la televisión estatal abandonó la línea oficial de que las retiradas eran movimientos estratégicos cuidadosamente planificados.

“Ayer perdimos 16 asentamientos en la región de Kherson. ¿Qué perderemos hoy?”, preguntó la presentadora Olga Skabeyeva a un comandante de la ocupación en su programa de máxima audiencia el 5 de octubre. “Estamos maniobrando con elementos de una retirada” fue todo lo que pudo murmurar como respuesta.

PUBLICIDAD
Assessed Control of Terrain in Ukraine |dfd

“Las cosas no van bien en el campo de batalla”, se lamentaba Vladimir Solovyov, el presentador de noticias de la televisión estatal más importante del país, en su programa nocturno a principios de esta semana (4 de octubre).

Los participantes de programas de televisión han criticado a los mandos militares por no haber podido atajar los avances ucranianos, así como por la chapuza de la convocatoria, que se ha visto empañada por los informes generalizados de personas ancianas, enfermas o exentas por otros motivos que han sido enviadas a campos de entrenamiento.

“La dificultad de la situación era previsible”, dijo esta semana el reportero de guerra Alexander Sladkov en un programa de entrevistas en horario de máxima audiencia en Rossiya 1. “Todavía estamos aprendiendo. Sé que es horrible escuchar eso en el octavo mes de la operación”.

PUBLICIDAD

Los sondeos muestran que la repentina orden de movilización conmocionó a muchos rusos, llevando a algunos a cuestionar el progreso de la invasión por primera vez desde que Putin la lanzó el 24 de febrero. En el Kremlin, a los funcionarios les preocupaba que la disonancia entre los informes del campo de batalla disponibles en la popular aplicación de mensajería Telegram y los relatos diarios del Ministerio de Defensa sobre los triunfos en el frente estuvieran socavando la confianza del público.

A pesar de la nueva disposición a admitir fallos y criticar a los militares, Putin sigue estando estrictamente fuera de los límites de las preguntas.

PUBLICIDAD

“La cuestión es: cuando hablamos del caos, de la movilización parcial, de por qué las cosas sucedieron como lo hicieron en Lyman, Balaklia, todos nos hacemos la misma pregunta: ¿Es consciente nuestro comandante en jefe? ¿Es consciente Vladimir Vladimirovich de esto?”. preguntó el domingo en la televisión Margarita Simonyan, una de las principales responsables de las noticias estatales. “Creo que es consciente de ello y lo entiende muy bien”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD