Europa

Invasión rusa se mueve a una “guerra de drones” mientras se acerca el clima frío

Los combates sobre el terreno se ven ralentizados por las lluvias otoñales y el descenso de las temperaturas invernales, por lo que otros pasan al primer plano

Imagen de Kharkiv Oblast
Por Marc Champion
02 de noviembre, 2022 | 09:25 AM

Bloomberg — La rápida y fuerte respuesta de Moscú al ataque a su flota en el Mar Negro ilustra una guerra marcada por el duelo entre los misiles rusos de largo alcance y los drones y camiones bomba de Ucrania.

El lunes, Vladimir Putin dejó en claro por qué suspendía la participación rusa en el acuerdo que permitió el flujo de grano ucraniano hacia los mercados globales: quiere asegurar las naves rusas tras ataques de drones aéreos y marítimos.

El miércoles, el ministro de Defensa ruso dijo que Moscú se unía de nuevo al acuerdo luego de recibir garantías de Ucrania de que el corredor no será usado para realizar ataques. El episodio ilustra también la naturaleza dual de la guerra, que se desarrolla tanto en el frente como detrás de él.

PUBLICIDAD

La flota del Mar Negro, con base en Crimea, podría ya no representar la fuerte amenaza de un asalto anfibio, como lo hacía al inicio de la invasión. Pero de acuerdo a EE.UU. y Ucrania, ha estado lanzando misiles de crucero Kalibr, parte de los ataques rusos hacia ciudades ucranianas de las últimas semanas.

Y aunque las fuerzas del presidente Volodymyr Zelenskiy no tienen equivalentes directos en su arsenal para devolver el fuego, están encontrando otras formas de responder.

La guerra de largo alcance de la que forma parte la Flota del Mar Negro no hará más que aumentar su importancia en los próximos meses, ya que los combates sobre el terreno se ven ralentizados por las lluvias otoñales y el descenso de las temperaturas invernales, lo que aumenta el agotamiento de ambos ejércitos en un conflicto de alta intensidad que lleva en marcha desde febrero.

PUBLICIDAD

Se trata de una “guerra de drones”, declaró el viceprimer ministro ucraniano de Transformación Digital, Mykhailo Fedorov, a Forbes Ucrania en una entrevista publicada el lunes, añadiendo que su país estaba en la cúspide de un auge en su fabricación, incluido un modelo específicamente diseñado para derribar los drones de merodeo Shahed-136 que, según Estados Unidos, Rusia compró a Irán. “Ganará quien pueda escalar la gestión y la producción de drones de ataque a nivel industrial”, dijo Fedorov.

Rusia niega que sus drones Geran-2 sean Shaheds reetiquetados y comprados a Irán. El martes, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kirby, dijo que a EE.UU. le preocupaba que “Irán pudiera estar considerando el suministro de misiles tierra-superficie a Rusia, además de los drones”.

Las propias líneas de producción de Putin se ven obstaculizadas por las sanciones impuestas a componentes clave como los chips de silicio.

Mientras tanto, Ucrania parece estar utilizando cualquier medio que pueda encontrar para atacar detrás de las líneas rusas. El martes, la sección de inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano celebró la destrucción de dos helicópteros de ataque nocturno, y los daños sufridos por otros dos, mediante explosivos colocados a mano en la base aérea rusa de Pskov. Pskov está a más de 700 km de la frontera ucraniana.

Ucrania no ha reivindicado el uso de barcos no tripulados contra la flota rusa el sábado. Pero describió como “el comienzo” de un ataque con un camión bomba el 8 de octubre que inutilizó un puente clave que une la parte continental de Rusia con Crimea, que Putin anexó en 2014. El puente está a unos 400 km del territorio controlado por Ucrania más cercano. Ucrania también ha atacado numerosos objetivos detrás de la línea de fuego dentro del alcance de 80 km de los cohetes HIMARS de Estados Unidos.

Respondiendo a preguntas tras una reunión con los líderes de Armenia y Azerbaiyán en el centro turístico ruso de Sochi, en el Mar Negro, Putin reiteró en primer lugar su afirmación de que tan solo entre el 3% y el 5% del grano liberado a través del corredor seguro del acuerdo de cereales del 22 de julio iba a parar a los países pobres que se suponía iban a recibirlo.

PUBLICIDAD

La cifra correcta es el 20%, según las Naciones Unidas, que también afirma que el objetivo del acuerdo era reducir el aumento de los precios mundiales del grano, y no enviar específicamente grano ucraniano a los países pobres.

“Pero esa no es la cuestión”, continuó Putin. La cuestión, dijo, era que Ucrania había atacado a la Flota del Mar Negro con barcos teledirigidos de seis metros de largo cargados de explosivos. “Esto no es una broma”.

El ataque fracasó, según Putin, pero puso en peligro la navegación rusa e internacional. Para levantar la suspensión del acuerdo sobre los cereales, dijo que quería que la ONU -que medió en el acuerdo- consiguiera que Ucrania garantizara la seguridad del corredor del acuerdo. Esa garantía parece haberse dado ahora y podría dar a la flota de Sebastopol una medida de protección para seguir lanzando misiles Kalibr a través de Ucrania.

PUBLICIDAD

Los diferentes escenarios de la guerra -el frente, el largo alcance y el económico- están estrechamente entrelazados. En conjunto, sugieren que Putin sigue teniendo una estrategia ambiciosa para controlar Ucrania, más que una basada en cualquier escalada nuclear repentina para detener o resolver la guerra, según el Instituto para el Estudio de la Guerra, un think tank estadounidense que sigue de cerca el conflicto.

La misma estrategia de mantener el territorio y esperar es coherente con las retiradas a nuevas líneas defensivas en la provincia de Kherson, al sur de Ucrania. También está en consonancia con la reciente campaña de ataques con misiles contra la infraestructura energética, cuyo objetivo es erosionar la moral pública, crear una nueva crisis de refugiados en Europa y complicar el esfuerzo bélico de Ucrania.

PUBLICIDAD

No está claro que ninguno de esos objetivos se haya alcanzado todavía, pero las temperaturas seguirán bajando. La compañía eléctrica del país dijo el miércoles que ordenaría más cortes de energía para mantener la red en el norte y el centro de Ucrania. Zelenskiy, en una declaración nocturna, dijo que había pedido ayuda a la UE para restaurar la infraestructura energética del país. El 40% de ella ha sufrido daños.

El Estado Mayor ucraniano dijo en Facebook que Rusia lanzó otros siete misiles y 47 ataques aéreos durante el día anterior.

A pesar del optimismo que existe en Ucrania sobre la posibilidad de hacer retroceder a las fuerzas rusas hasta la orilla oriental del río Dnipro, en Kherson, para finales de año, “parece una lucha muy dura”, dijo en un reciente podcast Michael Kofman, especialista en el ejército ruso del think tank de seguridad CNA, en Washington.

PUBLICIDAD

Kofman, que acaba de regresar de un viaje de campo a Ucrania, dijo que las fuerzas rusas estaban cavando múltiples líneas de defensa alrededor de Kherson de una manera que no habían hecho en el noreste, el escenario de la rápida contraofensiva ucraniana de septiembre.

“Putin todavía cree que puede ganar tiempo mientras el apoyo a Ucrania disminuye, y está recibiendo algunas señales positivas” de Estados Unidos, donde tanto los demócratas progresistas como los republicanos de Trump expresaron recientemente sus reservas sobre la escala de la ayuda militar y financiera al país, dijo Mykola Bielieskov, investigador del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos, un grupo de expertos del gobierno en Kiev.

Bielieskov dijo que probablemente habrá algunas semanas para que Ucrania recupere territorio e inflija pérdidas a Rusia antes de que llegue el invierno boreal. La ralentización que se produzca probablemente no sea tanto el resultado de las inclemencias del tiempo como la necesidad de ambas partes de descansar y reconstruirse tras más de ocho meses sobre el terreno.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, es probable que la batalla de largo alcance se acelere a medida que ambas partes aumenten la producción y las compras de aviones no tripulados y misiles de ataque. Las amenazas de Putin de un Armagedón nuclear se han exagerado, según Bielieskov, y deberían considerarse parte de una estrategia exitosa para disuadir a Estados Unidos de suministrar a Ucrania los sistemas de misiles tácticos del ejército de 300 km (190 millas) que necesita para nivelar el campo de juego de largo alcance.

“Estamos tratando de innovar”, dijo Bielieskov. “Estamos tratando de compensar nuestra falta de fuego de largo alcance”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD