Cripto

Sam Bankman-Fried declarará ante la Cámara de Representantes, pero no sabe cuándo

La presidenta del Comité de Servicios Financieros lo invitó a participar en la audiencia del panel del 13 de diciembre sobre el colapso de FTX

FTX logo displayed on a phone screen and representation of cryptocurrency are seen in this illustration photo taken in Krakow, Poland on February 16, 2022. Photographer: Jakub Porzycki/NurPhoto/Getty Images
Por Susanne Barton
04 de diciembre, 2022 | 05:47 PM

Bloomberg — La caída de FTX sigue dando de qué hablar. Hoy, el magnate de las criptomonedas caído en desgracia Sam Bankman-Fried dijo que testificará ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de EE.UU. Pero lo hará luego de haber terminado de “aprender y revisar” los acontecimientos que llevaron a la implosión de FTX.

Maxine Waters, presidenta del comité, invitó la semana pasada a Bankman-Fried a participar en la audiencia del panel del 13 de diciembre sobre el colapso de su criptointercambio. Sin embargo, el fundador de FTX, también conocido como SBF, no se comprometió a comparecer en la reunión de este mes.

“Una vez que haya terminado de aprender y revisar lo sucedido, sentiría que es mi deber comparecer ante el comité y explicarlo”, escribió en un tuit el domingo. “No estoy seguro de que eso ocurra antes del día 13″, añadió.

PUBLICIDAD

Bankman-Fried, ex director general de FTX, no indicó si estaría físicamente presente en la reunión.

En el ojo del huracán

Días atrás, Bankman-Fried aseguró que permanece en las Bahamas y que solo le queda una tarjeta de crédito operativa vinculada a una cuenta bancaria con US$ 100.000. El ejecutivo de 30 años dijo que está revelando todo y que no tiene fondos ocultos.

Quien un día fue considerado “el niño prodigio” de la industria de las criptomonedas, hoy está en el centro de las investigaciones legales y regulatorias sobre si su imperio manejó mal los fondos de los clientes. El experto en reestructuración que se hizo cargo de FTX en la bancarrota, John J. Ray III, ha dicho que fue el peor fracaso de los controles corporativos que jamás había visto.

PUBLICIDAD

Bankman-Fried se convirtió en una de las personas más ricas del mundo en pocos años tras poner en marcha Alameda y luego FTX, que tenía más de un millón de clientes en todo el mundo antes de su colapso. Consiguió el respaldo de fondos de cobertura y capitalistas de riesgo para su bolsa, mientras Alameda obtenía beneficios comerciales que, según dijo, utilizaría para influir en la política y apoyar a organizaciones sin ánimo de lucro afines a su filosofía de “altruismo efectivo”.

Todo se vino abajo

Entonces todo se vino abajo. Como él mismo dijo, su rápida desaparición comenzó a principios de noviembre, cuando el sitio de noticias de criptomonedas CoinDesk informó sobre el balance de Alameda, mostrando que un token emitido por FTX, FTT, constituía alrededor de una cuarta parte de los US$ 14.600 millones en activos de la casa comercial.

En apenas una semana, su imperio entró en una espiral de bancarrota, acabando con su fortuna, que en ese momento era de unos US$ 16.000 millones.

El Índice de Multimillonarios de Bloomberg redujo inicialmente el valor de las participaciones de Bankman-Fried en FTX y Alameda a cero una vez que aceptó una oferta de adquisición de Binance, de Changpeng Zhao.

El índice también eliminó su participación en Robinhood Markets Inc. -uno de los últimos activos de valor que le quedaban- del cálculo de la riqueza después de que se informara de que se mantenía a través de Alameda y de que podría haberse utilizado como garantía para préstamos.

PUBLICIDAD