Crece el temor a que Petro se acerque a la mayoría en el Banco de la República

Petro tiene que cambiar a dos miembros del comité de política del banco a más tardar en febrero. Ya nombró a uno de los codirectores y también cuenta con el voto del ministro de Hacienda

Crece el temor a que Petro se acerque a la mayoría en el Banco de la República
Por Oscar Medina
11 de julio, 2024 | 09:20 AM

Bloomberg — Los economistas colombianos están cada vez más nerviosos a medida que se acerca el día en que el presidente Gustavo Petro, que ha atacado repetidamente al banco central, haya nombrado a la mayoría de su junta directiva.

Sus temores han aumentado por la reciente agitación en los mercados brasileños, donde los ataques del presidente Luiz Inácio Lula da Silva a la autonomía del banco central han provocado la venta de bonos y divisas de su país.

Petro tiene que cambiar a dos miembros del comité de política del banco a más tardar en febrero. Incluyendo a un codirector que ya nombró, más el Ministro de Finanzas, eso significa que habrá nombrado a cuatro de las siete personas que fijan los tipos de interés y la política monetaria.

La decisión dividida del banco central de Brasil de ralentizar el ritmo de recortes de tipos en mayo puso de relieve esos riesgos. Aunque la mayoría del consejo votó a favor de un recorte de un cuarto de punto, lo que asustó a los inversores fue que los cuatro responsables políticos nombrados por Lula apoyaron una reducción mayor. Y, este año, Lula podrá nombrar a otros dos directores, así como al presidente del banco.

PUBLICIDAD

“Sin duda es una lección y cuando vemos mucha presión de los gobiernos sobre los bancos centrales, es muy contraproducente”, dijo Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs, hablando por teléfono. “Lo que sucedió en Brasil fue que el ruido generó presión sobre el real, lo que llevó a un mayor deterioro de las expectativas de inflación”, haciendo más difícil que el banco central haga lo que quiere Lula y baje las tasas.

En la campaña electoral de 2022, y luego como presidente, Petro criticó la estricta política monetaria del banco central colombiano, que según él está frenando la inversión. También provocó una venta masiva del peso cuando sugirió un impuesto a la salida de capitales.

Sin embargo, hasta ahora no ha tomado ninguna medida para socavar la independencia de la institución, que los inversores valoran como una de las principales fortalezas de la economía colombiana.

PUBLICIDAD

Impulsar la producción

En una entrevista concedida a 2022, afirmó que nombraría economistas con “experiencia en producción”, capaces de orientar la política monetaria hacia el fomento de la producción y el empleo, así como de proteger la estabilidad macroeconómica y la estabilidad de precios.

Camilo Pérez, economista jefe del Banco de Bogotá, es uno de los que están preocupados. Su escenario base es que cuando la junta, con mayoría de Petro, fije los tipos de interés por primera vez en marzo, podría recortar inmediatamente los costes de endeudamiento en un punto porcentual.

“El riesgo es que nombren a personas que sólo hagan lo que el Gobierno quiere que hagan”, dijo Pérez.

Un gran recorte de los tipos de interés podría afectar negativamente a la credibilidad del banco, lo que llevaría a un peso más débil y a la incertidumbre institucional, dijo.

Petro quiere revisar el modelo económico del país gravando más a los ricos y eliminando progresivamente los combustibles fósiles. Sostiene que los tipos de interés elevados no son la herramienta adecuada para hacer frente a la inflación causada por factores relacionados con la oferta.

Desde que el banco empezó a bajar los tipos de interés en diciembre, el Ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, y otro miembro del consejo han votado repetidamente a favor de recortes más rápidos. En su reunión de junio, el banco bajó su tipo de referencia medio punto porcentual, hasta el 11,25%, desafiando al Gobierno, que quería una reducción mayor.

Colombia tiene actualmente el tipo de referencia más alto entre las principales economías con objetivos de inflación de la región. Andrés Pardo, jefe de macroestrategia para América Latina de XP Investments, coincide en que es probable que la junta se vuelva más pesimista el próximo año.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, en el primer semestre de 2025, es probable que el banco baje los tipos de interés más rápido de lo que sugieren los modelos económicos. Sin embargo, la volatilidad del mercado podría frenar esta tendencia, añadió.

“Me preocupa no sólo que Petro nombre a personas más dovish, lo que en sí mismo no sería tan malo, siempre que estén cualificadas y sean adecuadas, sino que estas personas estén más alineadas con su ideología y no estén preparadas para el cargo”, dijo Pardo.

Juan David Ballen, economista de la Casa de Bolsa de Bogotá, dijo que él también teme que una junta más alineada políticamente con el Gobierno pueda relajar la política monetaria demasiado rápido, perjudicando la credibilidad del banco.

Sin control

Algunos antiguos responsables políticos confían en que la institución salga indemne del gobierno de Petro de 2022-2026. Los tres presidentes anteriores de Colombia -Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos e Iván Duque- llegaron a nombrar mayorías en la junta directiva, pero el banco desatendía sus consejos no solicitados sobre los tipos de interés y la moneda.

PUBLICIDAD

“Las personas que son nombradas tienden a comportarse de una manera muy responsable”, dijo Mauricio Cárdenas, quien se desempeñó como ministro de Hacienda de 2012 a 2018. “Esa ha sido la tradición”.

Incluso si Petro nombrara a dos personas “muy politizadas”, aún no obtendría el control de la junta, dijo Cárdenas. Eso se debe a que el miembro que ya nombró, Olga Lucía Acosta, no encaja en esa descripción, dijo.

Aun así, una encuesta de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras de Colombia reveló que la mayoría de los analistas creen que Acosta es probablemente la responsable de la política que ha votado junto con el ministro de Hacienda a favor de recortes más rápidos de los tipos de interés.

A diferencia de Brasil, los votos del banco central colombiano son anónimos. Acosta declinó hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Otra razón para apostar por la estabilidad es que es muy probable que la actual junta reelija a Leonardo Villar para un segundo mandato de cuatro años como Gobernador, dijo Cárdenas.

Dos ex codirectores del banco central, Juan Pablo Zárate y Carlos Gustavo Cano, también dijeron a Bloomberg que no les preocupa una amenaza a la independencia de la institución.

“Mi experiencia es que no hay ninguna relación de dependencia entre un codirector y el presidente que lo nombra”, dijo Zárate.