Viajes

Para las mejores vacaciones, planifica como abuelo y actúa como adolescente

Dani Zig, cofundadora y directora general de Coconut Cartel, comparte sus consejos para mantenerte sano, seguro y satisfecho en un viaje.

Dani Zig, cofundadora y Directora Ejecutiva de Coco Cartel.
Por Mark Ellwood
29 de agosto, 2021 | 10:45 AM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Dani Zig y su hermano iniciaron Coconut Cartel de una manera poco probable: contrabandeando cocos desde la costa de El Salvador hasta Miami Beach para luego venderlos a hoteles y restaurantes como un capricho extravagante. Rápidamente, sus cocos convirtieron en un llamativo producto imprescindible en la ciudad. La pareja comenzó a importar legalmente, centrándose en los productos centroamericanos, antes de añadir una bebida alcohólica personalizada a la cartera de la empresa: un ron guatemalteco de origen único envejecido en roble durante 12 años antes de reducirlo a 80 grados con agua de coco fresca.

Antes de la pandemia, esta cofundadora y CEO de 28 años recorrió entre 120.000 y 150.000 millas en avión, normalmente en American Airlines. “No es una respuesta popular, pero Miami es un centro importante para American”, dice Zig, que vive en Coconut Grove con su marido y sus dos perros. “Puedo llegar a cualquier parte del mundo fácilmente. Es una cuestión de comodidad”.

Ver más: Agencia insta a adoptar mundialmente el pasaporte de vacunas de la UE

PUBLICIDAD

Ahora sigue el ejemplo de su esposo cada vez que coge un avión. “Ha estado trabajando en el hospital durante la pandemia y nunca enfermó, por suerte, porque siempre llevaba una mascarilla N95. Así que llevo una desde que pongo un pie en el aeropuerto hasta que salgo, con una mascarilla quirúrgica encima”.

A continuación, otros consejos de Zig para mantenerse sano, seguro y satisfecho en el viaje.

Viaja con este señuelo para esquivar la delincuencia callejera

Crecí en Centroamérica, entre El Salvador y Guatemala, toda mi infancia. Hubo una época en la que era muy común que te asaltaran en un semáforo, y los ladrones querían tu iPhone. Eso era algo importante. Así que guardaba un celular usado extra en el portavasos. Si alguien llamaba a tu puerta para pedirte el teléfono, lo tirabas y era tu señuelo. Parece una locura, pero es cierto. (Nota del editor: También funciona con un Rolex).

PUBLICIDAD

Todavía lo hago cuando viajo. Llevo un teléfono móvil viejo que ya no uso, y que he limpiado, y lo pongo en un estuche con un poco de dinero en efectivo. La idea es que, si alguna vez te atracan, puedes entregar este en su lugar. Eso debería desactivar la situación y no dejarte sin tu billetera real, sin recursos en un país extranjero.

La única taza de viaje que merece la pena meter en la maleta

Últimamente llevo mi taza Vinglacé a todas partes: lo que haya dentro siempre estará a una temperatura óptima. El camarero me sirve el vino en ella y me mantiene el agua fría toda la noche. También funciona muy bien para los aviones, ya que ayuda a limitar el plástico. Tampoco se rompe fácilmente. El Yeti es estupendo, pero es todo de metal, el interior y el exterior. El Vinglacé es de metal por fuera, pero de vidrio por dentro, por lo que resulta mucho más agradable cuando te lo llevas a los labios.

Ver más: Venecia planea cobrar a los turistas por entrar a la ciudad a partir del próximo verano

Me estoy planteando convertir toda la cristalería de mi casa en esto, no estoy bromeando. Ya no puedo beber en cristalería normal porque, al menos aquí en Florida, hace tanto calor que tu cóctel o lo que sea que estés bebiendo, el hielo se va a derretir casi inmediatamente.

Recuerda que Centroamérica no es un monolito cultural

Para mí, Centroamérica es tan diversa e interesante desde el punto de vista cultural como ir hasta el sudeste asiático. Y se lo digo a la gente todo el tiempo: Si puedes viajar dos días para llegar a Tailandia, puedes viajar en un vuelo de tres horas desde Dallas hasta San Salvador o Guatemala y tener un viaje igualmente diverso e interesante.

El Salvador te lo recomendaría si te gusta el surf; es un lugar muy importante para practicar este deporte en todo el mundo.

PUBLICIDAD

Guatemala tiene mucho que ofrecer, desde ruinas antiguas hasta senderismo, pasando por volcanes activos y locos lagos en cráteres volcánicos. Allí tenemos la cultura maya, y la mayoría de la gente es de ascendencia maya. La comida allí no es la típica de arroz, frijoles y plátanos, como la que tendrías en Miami con la comida cubana. Y el colonialismo español se mezcla con el maya. Todos los días, cuando conduces por Guatemala, tienes un momento donde dices “¡wow!”, en el que ves algo que nunca antes habías visto. Lo digo en el buen sentido.

Olvídese de Global Entry: hay una alternativa gratuita que podría ser incluso mejor

Siento que este servicio pasa desapercibido, pero es increíble: Mobile Passport. A veces es mejor que Global Entry. Literalmente, te descargas la aplicación y realizas el despacho de aduanas mientras estás en el avión (cuando estás llegando al desembarque) y simplemente pasas. No tienes que inscribirte en nada. No entiendo por qué nadie lo conoce. Y es gratis.

Cuando se trata de reservar viajes, la abuela lo tiene claro

He viajado con Abercrombie & Kent a Myanmar. Antes de ese viaje, pensaba que una agencia de viajes como esa era lo que llevaba mi abuela para viajar. ¿Pero sabes de qué me he dado cuenta? Mi abuela ha estado haciendo esto bien todo el tiempo. ¿Por qué no habría yo a hacerlo siempre?

PUBLICIDAD

Nos alojamos en algunos de los mejores hoteles de allí, y cuando hice los números comparando hacer el viaje con una agencia de viajes me di cuenta de que no era más caro utilizar un especialista en viajes. Si quieres alojarte en buenos hoteles, el costo suele ser el mismo, y tienes todo preparado en bandeja de oro: vehículos con aire acondicionado esperándote, toallitas para lavarte las manos. También fuimos con ellos a Camboya, y en Angkor Wat, entras por la parte de atrás, no tienes que esperar una cola enorme. Todos estos programas tienen ventajas de este tipo.

Sólo asegúrate de elegir un viaje que ofrezca flexibilidad, como viajero joven; no vas a querer quedarte atascado en un viaje en el que tengas que hacer el itinerario sí o sí.

PUBLICIDAD

Peregrina a Copenhague para probar estas bebidas

En Copenhague hay una destilería que merece la pena visitar, llamada Empirical Spirits. La dirigen dos ex Noma; uno de ellos era el jefe de la división de fermentación, creo. Se marcharon para crear lo que llaman una empresa de sabores, no una destilería con bebidas espirituosas que no son de categoría, ni un vodka, ni una ginebra, ni un ron, ni nada. También crearon su propia tecnología para destilar a bajas temperaturas, y afirman que el hecho de no calentar nada les permite extraer sabores de cualquier cosa. Tienen una sala de degustación; está en el barrio de Refshaleoen, cerca de un gran restaurante llamado La Banchina.

El camino seguro para convertirse en un viajero seguro de sí mismo y en un adulto

Por alguna razón, mi madre me permitió viajar a Europa con mi mejor amiga cuando tenía 16 años, sin supervisión. Íbamos a pasar el verano aprendiendo francés en una escuela de Antibes. No fuimos a la escuela. ¿Pero sabes qué? Siento que puedo ir sola a cualquier parte del mundo y que voy a resolver cualquier situación y estar bien gracias a ese viaje.

Ver más: Los pasaportes de vacunas mantienen a Europa volando mientras China y EE.UU. se ralentizan

PUBLICIDAD

Recuerdo una noche en la que nos quedamos atrapadas en una ciudad, porque perdimos el último tren. ¿Qué haces cuando tienes 16 años y tienes tal vez US$100 encima, y tienes que buscarte la vida en un lugar que no conoces? Esos momentos de incomodidad y de no tenerlo todo planeado me han sido muy útiles para el resto de mi vida.

Sí, puede dar un poco de miedo dejar que tu hijo pequeño viaje solo, pero va a aprender enormes lecciones de vida. Tal vez lo haga a los 18 años, cuando sea legal: Sal ahí fuera, viaja solo o con un amigo y aprenderás mucho.

Lo mejor para comprar en el camino es este práctico recuerdo

Un suvenir que sirve también de protector solar. Fotógrafo: Alessia Pierdomenico/Bloomberg
dfd

Soy una coleccionista de sombreros, y suelo comprar uno en cualquier lugar que importe. El primero fue cuando era adolescente, en Nueva York, en mi primer viaje allí. Me fascinaba poder pasear por las calles y hacer lo que quisiera, habiendo crecido en Centroamérica (donde no se puede hacer eso). Me gasté casi todo el dinero que tenía en un sombrero, en algún lugar del SoHo, cuando tenía 16 o 17 años. Si vas a un destino soleado, cómprate uno cuando llegues: es saludable cubrirse la cara.

PUBLICIDAD

El costo de la satisfacción se paga al final, especialmente en un viaje de trabajo

Siempre que vuelo, tomo los helicópteros Blade en los aeropuertos de LaGuardia, JFK y Newark. Te recogen en la terminal y estás en (Manhattan) en seis minutos. Empecé cuando viajaba tanto que necesitaba hacerlo de la manera más cómoda posible, y tenía que llegar a mi casa siempre que lo necesitara rápido y con la menor cantidad de colas y tráfico.

También hace que viajar por trabajo sea un poco más agradable, sabiendo que puedo tener una pequeña aventura en la ciudad. Escucha, pasamos el 90% de nuestras vidas trabajando, así que al menos diviértete mientras lo haces. Las vistas desde un helicóptero son realmente únicas, y la sensación de ir en un helicóptero es muy particular. Y en Nueva York, digamos que un viaje en Uber cuesta US$50, y Blade US$175. Si estás allí por negocios, es una diferencia algo nominal.

PUBLICIDAD