Green

Países pobres verían déficit de hasta US$75.000 millones en ayuda climática

Un reporte de Oxfam señala que naciones ricas incumplirán su compromiso de movilizar US$100.000 millones anuales de 2020 a 2025 para apoyar a los países más vulnerables.

Tiempo de lectura: 5 minutos

México — Los países más pobres se enfrentarían a un déficit de hasta US$75.000 millones en la financiación de la lucha contra el cambio climático a lo largo de seis años, de acuerdo con estimaciones de la confederación internacional de organizaciones no gubernamentales Oxfam publicadas el viernes.

Esto debido a que las naciones ricas no cumplirán con su compromiso de movilizar US$100.000 millones anuales de 2020 a 2025 para apoyar a los países más vulnerables a adaptarse a los desastrosos efectos climáticos y reducir las emisiones.

La diferencia entre la cifra comprometida y la efectivamente otorgada en años anteriores, sumada a las estimaciones de la organización, da un monto de entre US$68.000 millones y US$75.000 millones que no va a haber llegado a los países en desarrollo para contrarrestar los efectos del cambio climátio.

En 2009, los países desarrollados acordaron contribuir con US$100.000 millones anuales a los países más pobres para 2020, objetivo que en la Conferencia sobre el Clima de París (COP21) se pactó extender hasta 2025.

Oxfam, con organizaciones afiliadas en 20 países, da a conocer estas estimaciones en medio de catástrofes que se han registrado en las últimas semanas, desde incendios sin precedentes pasando por graves sequías hasta inundaciones, fenómenos que han cobrado miles de vidas y dejado a millones sin hogares, además de las implicaciones en las alzas de los precios de las materias primas.

Aún frente a este panorama, Oxfam prevé que los gobiernos ricos seguirán incumpliendo la meta prometida y alcanzarán un monto de entre US$93.000 y US$95.000 millones por año hacia 2025.

“La pandemia ha demostrado que los países pueden movilizar rápidamente billones de dólares para responder a una emergencia, es claramente una cuestión de voluntad política. Seamos claros, estamos en una emergencia climática”, advirtió Nafkote Dabi, líder de Política Climática Global de Oxfam International, y agregó que esta crisis “está causando estragos en todo el mundo y requiere la misma decisión y urgencia”.

Ver más: La salud mental podría ser la próxima víctima del calentamiento global

Si bien algunas potencias como Estados Unidos, Canadá y Alemania han elevado los montos de ayuda en los últimos meses, los esfuerzos no han sido suficientes, acota Oxfam. En la Cumbre del G7 celebrada en junio, los líderes reiteraron su compromiso en esta línea, pero otros como Francia , Australia y Japón no lograron aumentar sus contribuciones. En paralelo, otras naciones como Italia, España y los Países Bajos no han planteado nuevos compromisos de financiación climática.

Oxfam plantea, además, preocupaciones sobre cómo los países ricos asignan la financiación:

  • Con base en las promesas existentes de los países donantes, una cuarta parte (entre US$26.000 y US$27.000 millones) del total de la financiación para el clima hacia 2025 se destinará a ayudar a los países en desarrollo a aumentar su resiliencia y a adaptarse al empeoramiento del clima, “cuando el Secretario General de la ONU, Oxfam y otros” han llamado a que la cifra sea la mitad del monto comprometido.
  • Parece que el mayor porcentaje de la financiación (70% en 2019) se otorga como préstamos en lugar de subvenciones, lo que generará mayor deuda para los países que reciben.
  • La transición a energías limpias y la adaptación a los impactos climáticos no podría concretarse en los países en desarrollo sin estos apoyos, muchos se ven obligados a gastar grandes cantidades de sus finanzas públicas.

Según cifras de la ONU, se espera que los costos de adaptación anuales en los países en desarrollo alcancen entre US$140.000 y US$300.000 millones por año para 2030, y hasta US$500.000 millones para 2050.

Muertes y pérdidas económicas

Cinco millones de personas mueren cada año a causa de temperaturas anormales, ya sean altas o bajas, lo que representa más del 9% de las muertes humanas a nivel mundial, y se espera que aumenten como consecuencia de los decesos provocados por las actuales olas de calor, de acuerdo con el primer estudio internacional sobre la mortalidad relacionada con el clima global dirigido por la Universidad de Monash.

Además de estar marcado por la pandemia de Covid-19, el 2020 se vio ensombrecido por desastres relacionados con el clima. Se registraron 389 eventos de este tipo, un aumento frente al promedio de 368 de entre 2000 y 2019. Estos eventos causaron 15.080 muertes y afectaciones diversas a 98,4 millones de personas.

Ver más: Mayoría de ciudadanos de países ricos apoyan la acción individual contra el cambio climático

Oxfam también remarcó que el calentamiento global podría generar pérdidas económicas del doble de las ocasionadas por la pandemia.

En 2020 los desastres provocaron pérdidas globales por al menos US$171.300 millones, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, lo que representa un aumento del 12.99% frente al promedio anual de US$151.600 millones (2000-2019).

Las economías de las naciones del Grupo de los Siete (G7) podrían experimentar una pérdida promedio del 8.5% de su Producto Interno Bruto (PIB) anual para 2050, equivalente a US$4.8 billones, si no se toman medidas más ambiciosas, según el análisis de Oxfam de la investigación del Swiss Re Institute.

“Esta pérdida en el PIB es del doble que la de la pandemia del coronavirus, que provocó que las economías de las mismas siete naciones se redujeran en un promedio del 4.2%, lo que resultó en una asombrosa pérdida de empleos y algunos de los paquetes de estímulo económico más grandes jamás vistos”, señala.

Max Lawson, jefe de Política de Desigualdad de Oxfam, dijo en junio que “la agitación económica proyectada en los países ricos del G7 es solo la punta del iceberg: muchas partes más pobres del mundo verán un aumento de las muertes, el hambre y la pobreza como resultado del clima extremo. Este año podría ser un punto de inflexión si los gobiernos asumen el desafío de crear un planeta más seguro y habitable para todos“.

Según un estudio reciente del Banco Mundial (BM), entre 32 millones y 132 millones de personas adicionales serán empujadas a la pobreza extrema para 2030 como resultado del cambio climático.

El caso de América Latina

América Latina y el Caribe presenta una vulnerabilidad particular a los efectos del cambio climático debido a su ubicación geográfica, climas, condiciones socioeconómicas y demográficas e, incluso, la alta sensibilidad de sus activos naturales, como los bosques y la biodiversidad, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Las estimaciones hacia 2050, que presentan un alto nivel de incertidumbre y no incorporan todos los efectos potenciales o los procesos de adaptación, sugieren que los costos económicos del cambio climático se ubican entre el 1,5% y el 5% del PIB regional.

Las emisiones de América Latina y el Caribe representan el 9% de las emisiones mundiales y según la evidencia disponible los costos en que se deberá incurrir para llevar adelante los procesos de adaptación en América Latina y el Caribe son inferiores al 0,5% del PIB regional (según datos de 2010).

Imelda Vera

Imelda Vera

Comunicóloga y periodista mexicana con perspectiva de género. Fue Coeditora Web y Editora de portada en El Financiero. Conductora del serial sobre género 'La Tía Violeta'. Antes, cruzó las puertas de La Jornada. Autora del artículo: Periodismo digital como paradigma del consumo noticioso en México (X Congreso Ulepicc, Quito).