Economía

¿Cómo afectaría una eventual reducción de exenciones tributarias a los chilenos?

El abogado tributarista Claudio Bustos indica que los sectores inmobiliarios y servicios serían los más vulnerables.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Santiago — Mientras un nuevo retiro anticipado de fondos previsionales avanza en el Congreso, el gobierno chileno apresura una mejora de las pensiones mediante una ley corta.

Para ello, el Ejecutivo ya anunció un plan de financiamiento, que será permanente, y se basará en la reducción y eliminación de exenciones fiscales relacionadas con ganancias de capital en el mercado bursátil, créditos de IVA a empresas constructoras, beneficios de viviendas; franquicias a servicios y al impuesto de herencias y donaciones de beneficios de seguros de vida.

Se busca costear U$1.100 millones anuales, equivalente al 0,33% del PIB de Chile, necesarios para aumentar las pensiones de las personas con menores ingresos. Pero los posibles ajustes en materia tributaria supondrían efectos en distintos sectores, especialmente en el inmobiliario y servicios, explicó Claudio Bustos, abogado tributarista y socio fundador de Bustos Tax & Legal, a Bloomberg Línea. “Eso se podría traducir en un alza en los precios de las viviendas de hasta 2.000 Unidades de Fomento (cerca de 76,3 mil dólares) y eso afecta a las personas de clase media”.

En Chile, las empresas constructoras tienen derecho a deducir del monto de sus pagos provisionales mensuales el 65% del débito del IVA que deban determinar en la venta de bienes inmuebles para habitación. De ahí se benefician los inmuebles cuyo valor no supere las 2.000 UF, con un tope de hasta UF 225 por vivienda. “El beneficio también procede en las ventas exentas de IVA de inmuebles adquiridos por beneficiarios de subsidios habitacionales. En este caso el beneficio es equivalente a un 12,35% del valor de la venta”, dice la iniciativa, que elimina este crédito especial para los contratos de construcción de inmuebles y ventas que se realicen a partir de enero de 2024, y reduce transitoriamente el monto que tendrán derecho a deducir de los pagos provisionales mensuales a un 32,5% del débito IVA y a un 6,1% del valor de la venta, respectivamente, aplicable a las ventas y a los contratos de construcción de inmuebles realizados a partir de 2022.

Para el experto es una modificación “regresiva”, aunque no sería la única con un posible impacto negativo sobre el mercado. Se pretende también gravar con IVA algunos servicios, lo podría derivar en un encarecimiento de los servicios. A eso se sumaría la reimposición del impuesto a ganancias de capital en venta de instrumentos bursátiles, eliminado hace 20 años en el país.

VER MÁS: Chile buscará reimponer impuesto a ganancias de capital

Hay un beneficio, establecido legalmente, conforme al cual, la ganancia de capital obtenida en la venta de instrumentos con presencia bursátil -acciones de sociedades anónimas abiertas y bonos- queda libre de impuesto porque constituye un ingreso no renta. Esto es un gran incentivo al mercado de capitales que se perdería de ser derogado. Lo que propone el proyecto de ley corta de pensiones es gravar el mayor valor obtenido en la enajenación de instrumentos que cuenten con presencia bursátil, con un impuesto único de tasa 5% sobre las ganancias obtenidas. “Este impuesto aplicará para todas las enajenaciones que se efectúen a contar de 6 meses desde el primer día del mes siguiente a la publicación de esta ley. Con todo, se mantiene la calidad de ingreso no constitutivo de renta el mayor valor obtenido por los inversionistas institucionales”, dice el texto.

Distintos analistas creen que, en el caso de revivirse el impuesto a ganancias de capital, debería aplicarse una tributación específica más baja. Antes de divulgarse detalles del texto, Bustos se inclinaba por esta ecuación para no perjudicar el movimiento de capitales, y aconseja aplicar un impuesto específico de tasa baja, inferior al 15%.

“No es un proyecto de reforma tributaria”

Legisladores mostraron preocupación por las exenciones propuestas, pero el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, aclaró este miércoles, en una entrevista en Radio Agricultura, que “este no es un proyecto de reforma tributaria, sino de aumento de pensiones”.

Cerda dijo que, dado que el país está saliendo de una crisis económica, tomaron las exenciones que generan la “menor distorsión posible” y, en ese sentido, las modificaciones se realizarán gradualmente. “No podemos atentar tampoco contra el proceso de reactivación”, puntualizó.

El presidente Sebastián Piñera justificó que el fortalecimiento del sistema previsional permitiría ampliar la cobertura desde un 60% al 80% para los pensionados más vulnerable, beneficiando a más de 500 mil personas. “Esperamos sea aprobado con un sentido de urgencia por el Congreso”, dijo el lunes.

Le puede interesar:

Maolis Castro

Maolis Castro

Periodista venezolana en Chile con trayectoria en medios internacionales. Fue corresponsal del diario El País de España en Caracas, y colaboró para ABC, Wall Street Journal, y DW. Trabajó en el site de periodismo de investigación Armando.info.