PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

¿La otra cara de la inflación? Empieza a reducir la carga de la deuda mundial

Las medidas de la deuda de los hogares y las empresas en relación con la producción económica experimentaron algunas de las caídas más pronunciadas en varias economías avanzadas.

Compras
Por Ben Holland
18 de diciembre, 2021 | 10:16 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Las altas tasas de inflación no son malas noticias para todos. Pueden ser útiles para los deudores, lo que en la economía mundial actual significa casi todo el mundo.

En el segundo trimestre de este año, las medidas de la deuda de los hogares y las empresas en relación con la producción económica experimentaron algunas de las caídas más pronunciadas registradas en varias economías avanzadas, según los datos publicados la semana pasada por el Banco de Pagos Internacionales (BPI).

PUBLICIDAD
Inflación y deudadfd

Eso no se debe a que los consumidores y las empresas pidieran prestado menos en dólares, euros o libras, que es lo que sucedió en la prolongada recesión que siguió a la crisis de 2008. De hecho, están pidiendo más prestado. Es solo que la combinación del rápido crecimiento posterior al confinamiento y la inflación acelerada significó que sus pasivos se redujeron en comparación con el tamaño general de la economía medida en esas mismas monedas.

Sin duda, las caídas durante uno o dos trimestres no afectan mucho la carga de la deuda general que se disparó antes en la pandemia, a medida que los bancos centrales extendieron las redes de seguridad crediticia a las empresas, mientras que los préstamos hipotecarios despegaron en medio de un auge inmobiliario.

PUBLICIDAD

Casi todo tipo de deuda sigue siendo mayor como porcentaje de la economía de lo que era a principios de 2020, y está muy por encima de las normas históricas.

Aumento de deudadfd

La ola de toma de deuda por parte de actores corporativos de EE.UU. en particular ha levantado algunas señales de alerta y, aunque las empresas en general están registrando grandes ganancias por la pandemia, las cifras agregadas no cuentan toda la historia: las empresas con problemas de deuda pueden no ser las que están acumulando dinero en efectivo. Las tasas de interés más altas, el próximo antídoto contra la inflación, dificultarán el servicio de la deuda.

Aún así, los datos son un recordatorio de que el aumento de los precios puede tener algunos efectos secundarios beneficiosos, que es una de las razones por las que los bancos centrales pasaron la década anterior al Covid-19 tratando de diseñar tasas de inflación más altas, incluso si ahora están girando en la dirección opuesta, después de un pico mayor de lo esperado.

¿Qué pasa con los gobiernos?

Las cifras del BPI también muestran una caída en las relaciones entre la deuda pública y el PIB en el trimestre más reciente. Ese ha sido el tipo de endeudamiento de más rápido crecimiento en la pandemia, al igual que lo ha sido desde el colapso de 2008.

PUBLICIDAD
Pidiendo prestadodfd

Sin embargo, la deuda pública puede ser menos preocupante.

Las crisis de deuda en las economías avanzadas durante las últimas décadas no han sido el resultado de que los gobiernos se endeuden demasiado en sus propias monedas, pasivos que siempre pueden hacer frente. En cambio, se han desencadenado por altos niveles de deuda privada, como el estallido de la burbuja crediticia corporativa de Japón en la década de 1990 y el colapso de las hipotecas en EE.UU. en la década siguiente, o la deuda pública en países que no emiten su propia moneda, como Grecia.

PUBLICIDAD

Dado que la mayoría de los economistas esperan que las tasas de inflación relativamente altas y un fuerte crecimiento del producto real continúen en 2022, es posible que la erosión de la carga de la deuda tenga que ir más lejos.

Pero en EE. UU., al menos, requerirá un período prolongado de aumento salarial para los trabajadores, especialmente en los niveles inferiores de la escala de ingresos, para reafirmar la economía de una manera que pueda aliviar la carga de la deuda de los hogares, dice Daniel Alpert, socio gerente fundador de Westwood Capital LLC. Es escéptico de que suceda.

PUBLICIDAD

Alpert, autor de un artículo reciente titulado “La inflación en el siglo XXI“, dice que los altos niveles de deuda para los estadounidenses comunes son el resultado de décadas en las que los ingresos pasaron del trabajo al capital. “¿Qué va a impulsar el tipo de inflación más prolongada y sostenida que realmente necesita para reducir la carga sobre los hogares?” él dice. “La respuesta es una mejora salarial sostenida, que no creo que vayamos a conseguir”.

Te puede interesar:

Este artículo fue traducido por: Miriam Salazar

PUBLICIDAD