PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Tribunal Supremo pone en duda regla sobre vacunas obligatorias en lugares de trabajo

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, dice que los estados y el Congreso deben ocuparse del Covid-19

El Tribunal Supremo de EE.UU. durante los argumentos sobre dos medidas federales de mandato de vacunación contra el coronavirus en Washington, D.C., EE.UU., el viernes 7 de enero de 2022. Los magistrados del tribunal escuchan hoy los argumentos sobre dos normas de la administración Biden, una que exige que 80 millones de trabajadores se vacunen o se sometan a pruebas periódicas, y una segunda que obliga a vacunarse a los trabajadores de los centros que reciben fondos gubernamentales para la atención sanitaria.
Por Greg Stohr
07 de enero, 2022 | 06:52 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El Tribunal Supremo de Estados Unidos puso en duda el eje de la campaña de vacunación del presidente Joe Biden en medio de la oleada de Covid-19, cuestionando si la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA por sus siglas en inglés) tenía autoridad para exigir que 80 millones de trabajadores se vacunaran o se hicieran pruebas periódicas.

En una sesión especial de argumentos el viernes, los jueces conservadores del tribunal expresaron su escepticismo sobre la norma, que los grupos empresariales y los estados liderados por los republicanos dicen que excede la autoridad de la agencia de seguridad laboral.

PUBLICIDAD

La pandemia “suena como el tipo de cosa a la que los estados responderán o deberían hacerlo, y a la que el Congreso debería responder o debería hacerlo, en lugar de que el gobierno federal y el poder ejecutivo actúen solos”, dijo el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts.

La iniciativa representa el núcleo del plan de Biden para aumentar la tasa de vacunación del país a medida que la variante ómicron impulsa un máximo de casos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) afirman que sólo el 62% del país está totalmente vacunado y sólo el 35% de las personas ha recibido una vacuna de refuerzo.

El tribunal también está estudiando otra norma de la administración que exigiría las vacunas a los trabajadores de las residencias de ancianos y otros centros que reciben pagos de Medicare y Medicaid del gobierno. La norma de la OSHA exige a los empleadores con 100 o más trabajadores que los obliguen a vacunarse o a someterse a pruebas periódicas, potencialmente a su cargo.

PUBLICIDAD

La norma entrará en vigor el lunes, aunque la OSHA ha dicho que no emitirá citaciones a los empleadores que intenten de buena fe cumplir con los requisitos de las pruebas hasta al menos el 9 de febrero. El tribunal podría pronunciarse en cuestión de días.

Es la primera vez en décadas que el tribunal escucha los argumentos sobre las solicitudes de suspensión de emergencia sin ordenar la información completa que se produce cuando los casos se escuchan en el fondo.

Pruebas positivas

Los dos abogados que se oponen a las normas de Biden, el procurador general de Ohio, Benjamin Flowers y la procuradora general de Luisiana, Elizabeth Murrill, argumentaron por teléfono tras someterse a la prueba del Covid.

Una portavoz de Flowers dijo que dio positivo después de las festividades y que el virus fue detectado cuando se sometió a una nueva prueba el jueves. Un portavoz de Murrill dijo que estaba argumentando a distancia “de acuerdo con los protocolos por Covid-19 del tribunal”. El tribunal exige a los abogados que argumentan que se hagan una prueba de PCR el día antes de una sesión y que participen por teléfono en caso de que la prueba sea positiva.

La jueza Sonia Sotomayor participó en los argumentos desde su oficina, en lugar de la sala del tribunal. Sotomayor, que tiene diabetes de tipo 1, ha llevado una máscara durante los argumentos anteriores. Un portavoz del Tribunal Supremo dijo esta semana que los nueve jueces han recibido vacunas de refuerzo.

El tribunal se ha mostrado receptivo a los mandatos de vacunación específicos emitidos por funcionarios estatales y locales, rechazando repetidamente las objeciones religiosas. Pero los últimos casos implican cuestiones legales muy diferentes: El poder de las agencias federales cuyos estatutos de gobierno no autorizan explícitamente los requisitos de las vacunas.

PUBLICIDAD

“Tradicionalmente, los estados han tenido la responsabilidad de supervisar los mandatos de vacunación”, dijo el juez Neil Gorsuch, citando su propio rechazo el 21 de diciembre a un desafío al requisito de la vacuna de Nuevo México para los trabajadores de la salud.

“El Congreso ya ha tenido un año para actuar en la cuestión de los mandatos de vacunación”, dijo Gorsuch. “Como señala el presidente del Tribunal Supremo, parece que el gobierno federal está yendo agencia por agencia como una solución a su incapacidad para conseguir que el Congreso actúe”.

Exponiendo los hechos

Los liberales del tribunal sugirieron que estaban exasperados por la sugerencia de que las agencias federales no podían responder ampliamente a una pandemia que ha matado a más de 800.000 personas en el país.

PUBLICIDAD

“Es, como mucho, el mayor peligro para la salud pública al que se ha enfrentado este país en el último siglo”, dijo la jueza Elena Kagan. “Cada día muere más gente. Cada vez hay más gente que enferma. No pretendo ser dramática. Sólo estoy exponiendo los hechos”.

Veintiséis grupos empresariales, encabezados por la Federación Nacional de Empresas Independientes, sostienen que la OSHA no cumplió esa prueba y que el Congreso no proporcionó la clara autorización que los precedentes del tribunal requieren para un mandato tan amplio.

PUBLICIDAD

Ohio lidera otro grupo de 27 estados que impugnan la norma de la OSHA. Dicen que la norma interfiere con la prerrogativa de los estados de desarrollar sus propias políticas de vacunación.

La OSHA estimó, antes de que surgiera la variante ómicron que la norma salvaría más de 6.500 vidas de trabajadores en seis meses.

Los casos de la OSHA son National Federation of Independent Business v. Department of Labor, 21A244, y Ohio v. Department of Labor, 21A247. Los casos CMS son Biden v. Missouri, 21A240, y Becerra v. Louisiana, 21A241.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

EE.UU. autoriza dosis de refuerzo contra el Covid-19 para todos los adultos

Citigroup despedirá a los empleados que no estén vacunados contra el Covid-19

¿No vacunado? Prepárate para pagar el precio de incumplir restricciones de gobiernos

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Robert Wilkens-Iafolla y Kimberly Robinson.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD