Startups

Albo ve en autorización fintech nueva etapa de madurez

La fintech fundada por Ángel Sahagún es desde el 12 de mayo una entidad financiera regulada y supervisada por las autoridades financieras mexicanas

El proceso para lograr esta autorización fue iniciado por Albo en 2018
14 de mayo, 2022 | 10:08 AM

Ciudad de México — La fintech mexicana Albo recibió de los reguladores financieros mexicanos la autorización para operar como como institución regulada bajo la Ley Fintech de México, algo que es considerado por su fundador como el inicio de una etapa de madurez para la startup.

Albo, cuyo nombre legal es Inteligencia en Finanzas, es desde el 12 de mayo una entidad financiera regulada y supervisada por las autoridades financieras mexicanas bajo la figura de Institución de Pago Electrónico (IFPE), publicó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en el Diario Oficial de la Federación.

“Esta autorización da certeza sobre lo que es Albo y nos permitirá construir aún más productos y servicios para nuestros clientes”, dijo Ángel Sahagún, fundador de Albo en entrevista a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

El empresario señaló que además de la certeza que esta autorización brindaba a sus clientes, también daba seguridad al equipo de la compañía, así como a potenciales inversionistas extranjeros.

Albo cerró una ronda de inversión Serie A por US$7,4 millones de dólares encabezada por los fondos Mountain Nazca, Omidyar Network y Greyhound Capital, en 2019; y en diciembre de 2020 obtuvo US$45 millones en la que además de Mountain Nazca y Greyhound Capital, participó Valar Ventures.

El proceso para lograr esta autorización fue iniciado por Albo en 2018, pero se vio retrasado por la llegada del Covid-19, dijo Sahagún. La puesta en marcha implicó la implementación de procesos, controles y contratación de personas.

PUBLICIDAD

Sahagún señaló que desde el establecimiento de Albo, él sabía que la empresa sería objeto de regulación. A pesar de que el modelo de negocio ha sido desarrollado a lo largo de los años para este momento, Albo tuvo que implementar nuevas prácticas para cumplir con la normatividad.

Antes de obtener esta licencia, las actividades de Albo estaban cubiertas en términos de una disposición transitoria dentro de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, o Ley Fintech, que entró en vigor en México en marzo de 2018.

Al respecto del ambiente macroeconómico actual, Sahagún señaló que su negocio fue desarrollado para ofrecer una alternativa como la actual en medio de incertidumbre económica, inflación y altas tasas de interés.

“Albo fue construido para momentos como este”, dijo Sahagún.

Otras empresas recién obtuvieron la autorización esta semana, como la mexicana de fondeo colectivo Red Girasol, que se convirtió en la primera fintech de energía limpia bajo los términos de la ley, bajo el esquema de Institución de Financiamiento Colectivo. Yo Te Presto también recibió el aval para operar bajo este esquema

Al igual que Albo, Mercado Libre también recibió la autorización como Institución de Fondo de Pagos Electrónicos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar:

Esta historia fue actualizada el 19 de mayo a las 12:59 horas, elimina del título y del texto la palabra neobanco

PUBLICIDAD