PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

Esta empresa de Londres tiene una forma más barata de absorber carbono del aire

Mission Zero Technologies recaudó US$5 millones para llevar su planta de captura del laboratorio a la escala piloto

Máquina de electrodiálisis de Mission Zero Technologies en Londres, el 28 de abril.
Por Akshat Rathi
15 de mayo, 2022 | 06:05 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Una empresa de Londres que utiliza una química sencilla y un equipo estándar para extraer del aire el dióxido de carbono que calienta el planeta ha conseguido una de las mayores rondas de financiación para una empresa de eliminación de carbono con sede en Reino Unido.

Breakthrough Energy Ventures, un fondo dirigido por el cofundador de Microsoft Corp. (MSFT) Bill Gates, y la empresa minera Anglo American Plc (AAL) invirtieron US$5 millones para ayudar a Mission Zero Technologies a desarrollar su tecnología.

PUBLICIDAD

Para limitar el aumento de la temperatura global, el mundo tiene que reducir a cero las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero los científicos del clima están ahora seguros de que para alcanzar ese objetivo será necesario eliminar el CO₂ ya acumulado en la atmósfera. Aunque el enfoque sólo será desesperadamente necesario para eliminar miles de millones de toneladas de carbono después de mediados de siglo, llegar a esa escala significa que las tecnologías tienen que empezar a crecer rápidamente esta década.

Mission Zero entra en un mercado saturado. Un premio de US$100 millones para ideas de eliminación de carbono patrocinado por Elon Musk, el hombre más rico del mundo, recibió más de 1.100 propuestas. Mission Zero formó parte de uno de los 15 equipos preseleccionados en la primera fase del premio y recibió una subvención de US$1 millón para desarrollar su tecnología. El mes pasado, la empresa suiza Climeworks AG, que construye máquinas para capturar el CO₂ del aire, recaudó US$650 millones, la mayor ronda mundial para una empresa de eliminación de carbono hasta la fecha.

PUBLICIDAD

La propuesta de Mission Zero es que puede reducir drásticamente la cantidad de energía necesaria para capturar el CO₂ y, por tanto, reducir el coste de la captura a menos de US$100 por tonelada. La gente ha “diseñado, financiado, construido y operado este equipo durante muchos, muchos años” para una variedad de propósitos de fabricación, dijo el CEO Nicholas Chadwick. “La experiencia necesaria para ampliar esta tecnología para capturar CO₂ en su lugar ya está ahí fuera y está lista para ser reutilizada”.

Nicholas Chadwick en la oficina de Mission Zero en Londres, el 28 de abril. Fotógrafo: Chris J. Ratcliffe/Bloombergdfd

Así es como se suele eliminar el CO₂ del aire. Grandes ventiladores aspiran grandes cantidades de aire para ponerlo en contacto con una sustancia química -se utilizan diferentes según la empresa- que tiene especial afinidad por el CO₂ frente a otros ingredientes del aire, como el oxígeno y el nitrógeno. Una vez atrapado el CO₂, se traslada a otro lugar donde se aplica alguna forma de energía, a menudo calor, para liberarlo como una corriente pura de gas. El producto químico se recicla entonces para atrapar más CO₂.

La innovación de Mission Zero es que reduce la cantidad de energía necesaria para unir y desunir el CO₂ a la sustancia química. La razón por la que algunas sustancias químicas tienen afinidad con el CO₂ es que el gas es ligeramente ácido. Eso es lo que produce el ligero sabor del agua con gas. Las sustancias químicas básicas, como las que se encuentran en los líquidos de limpieza, tienden a atraer compuestos ácidos como el CO₂.

Este hecho científico sustenta la tecnología de Mission Zero. La empresa utiliza un proceso llamado electrodiálisis, que utiliza la electricidad para hacer pasar los productos químicos a través de una membrana. La máquina atrapa el CO₂ mediante una sustancia química básica (llamada amina) en el agua de una mitad de la célula, disolviendo el gas en partículas con carga negativa. Sólo estas partículas (conocidas como iones de bicarbonato) pueden pasar a través de la membrana a la otra mitad de la célula. Si se deja el agua rica en bicarbonato el tiempo suficiente, el CO₂ sale en forma de una corriente pura de gas, como si se tratara de un refresco que se desinfla. Ese gas que se escapa puede comprimirse en un líquido y hundirse en las profundidades de la Tierra, donde puede almacenarse durante siglos.

PUBLICIDAD
Mission Zero Technologiesdfd

Las industrias que hoy utilizan la electrodiálisis a gran escala, como los sectores lácteo y farmacéutico, ya cuentan con equipos que podrían reutilizarse para construir máquinas que capturen 1 millón de toneladas de CO₂ al año, dijo Gaël Gobaille-Shaw, director de tecnología de Mission Zero.

Como la electrodiálisis no requiere calor, que puede superar los 100 °C en el caso de otras tecnologías de captura de carbono, la cantidad total de energía que utiliza Mission Zero es mucho menor. La empresa afirma que su proceso de captura y liberación requerirá tan sólo un tercio de la energía total que necesitan empresas como Climeworks, que gestiona la mayor planta de captura directa de aire del mundo en Islandia.

PUBLICIDAD

Pero aún es pronto. Mission Zero ha podido demostrar que su método funciona capturando decenas de gramos de CO₂ al día, mientras que Climeworks puede eliminar 4.000 toneladas al año. Mission Zero dice que pronto podrá capturar decenas de kilogramos de CO₂. Los nuevos fondos, junto con otros 5 millones de dólares en subvenciones que ha conseguido en los dos últimos años, se destinarán a la compra de equipos que le permitirán capturar 120 toneladas de CO₂ al año.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD