PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Tecnología

Un cargador común para Apple y otras marcas traería beneficios económicos a LatAm

Tras la decisión de la Unión Europea que obliga a los fabricantes de electrónica a usar un cargador universal, los expertos aseguran que estas medidas colaborativas serán buenas para la economía regional

A USB-C port, speaker, and microphone are seen on the bottom of a Samsung Electronics Co. Galaxy S20 smartphone during a media preview event in San Francisco, California, U.S., on Friday, Feb. 7, 2020. Announced at simultaneous events in San Francisco and London, Samsung's Galaxy S20 family of Android phones has a 6.9-inch Ultra model with four cameras on the rear — which include a 108-megapixel sensor as well as 100x zoom — 16GB of memory, a huge battery and an eye-watering $1,399.99 starting price. Photographer: Michael Short/Bloomberg
07 de junio, 2022 | 02:31 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Línea — El bloque de los 27 países europeos aprobó provisionalmente este martes el acuerdo para que 15 tipos de productos electrónicos como dispositivos móviles, tabletas, cámaras digitales y otros, tengan que usar un cargador común con tecnología USB-C.

Dentro de los argumentos principales de la Unión Europea (UE) para adoptar esta medida, que se estaba discutiendo desde hace algunos meses, es el ahorro que tendrá para los consumidores finales que gastan unos US$267 millones cada año en este tipo de accesorios, al tiempo que buscan reducir los desechos tecnológicos y electrónicos que se generan por la amplia variedad de cargadores existentes para cada dispositivo.

PUBLICIDAD

Este paso que se está dando en Europa y que debe llegar a la firma del acuerdo, fue calificado como una “democratización tecnológica” por David Gutiérrez, el gerente senior de comunicaciones de Realme, fabricante de smartphones y productos electrónicos, para Colombia, Perú y Chile, asegurando que la decisión brinda accesibilidad y asequibilidad a los usuarios, sin someterlos a una sola tecnología.

“Los vemos como algo colaborativo, algo que definitivamente ayuda a la economía y la innovación que deben ir hacia esas dinámicas colaborativas”, señaló Gutiérrez a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

En cuanto a una adopción tecnológica similar en América Latina, el vocero de Realme aseguró que “vendría bien” para la región, pues impactaría no solo en las buenas finanzas de los consumidores sino también a los fabricantes y los mercados en los que operan.

Samsung Electronics Co. Galaxy Bud Plus headphones are displayed during a media preview event in San Francisco, California, U.S., on Friday, Feb. 7, 2020. Announced at simultaneous events in San Francisco and London, Samsung's Galaxy S20 family of Android phones has a 6.9-inch Ultra model with four cameras on the rear — which include a 108-megapixel sensor as well as 100x zoom — 16GB of memory, a huge battery and an eye-watering $1,399.99 starting price. Photographer: Michael Short/Bloombergdfd

“Si vamos a implementar un cable único para un gran transversal de dispositivos es algo que nos va a beneficiar a todos, no solo a fabricantes, sino a otros fabricantes que no están en la industria de smartphones, incluso innovaciones tecnológicas que puedan usar ese estándar de cargas. Es una economía colaborativa”, precisó.

Junto a esto, señaló que la región tiene ya un avance en este tipo de cargadores universales con tecnología USB-C, pues en Sudamérica el 88% de usuarios de dispositivos móviles está conectado a través de dispositivos Android, según cifras de Statcounter Global Stats, modelos que de acuerdo con Gutiérrez ya implementaron en su mayoría este tipo de cargador desde hace algunos años.

Esta misma cifra, dijo el experto, refleja que en la región el universo de usuarios con dispositivos de Apple es baja, pues este es el principal fabricante que se ha opuesto a la conversión de dispositivos de carga en Europa, ya que usa su propia tecnología ‘Lightning’ en algunos modelos de iPhone.

PUBLICIDAD
Al inicio, Apple argumentaba que estos cambios reducirían la innovación. Sin embargo, en la actualidad varios de sus dispositivos ya cuentan con entrada de energía USB-C, como iPads y computadores portátiles.dfd

Mejor economía regional y para los consumidores

Gutiérrez señaló que en América Latina es usual que cuando un cargador de cualquier dispositivo electrónico se daña las personas recurren a comprar otro “no homologado o pirata”, lo que afecta a los consumidores y la economía de los países, al tiempo que se reduce la vida útil de los móviles.

También, explicó que para los fabricantes que operan en la región como Realme, la venta de cargadores o este tipo de terceros accesorios no representan grandes ingresos, razón por la que las facturación tampoco tendría impactos.

PUBLICIDAD

“Como fabricantes ofrecemos a los consumidores una tecnología denominada ‘1+5+T’. 1, es el smartphone y este se conecta a otros cinco dispositivos como audífonos, relojes y pantallas, entre otros. La T, son los dispositivos propios o de terceros, para permitir el libre uso de tecnologías e innovaciones” sin limitar o someter a los usuarios, dijo Gutiérrez.

Durante 2021, mientras se planteaba el proyecto en Europa, la Comisión aseguró que en el bloque de los 27 se gastaban cada año unos US$2.800 millones en cargadores sueltos que ya no se vendían con los dispositivos electrónicos.

La nueva decisión deberá adoptarse en este bloque de países para el otoño de 2024, mientras que los fabricantes de computadores portátiles tendrán un plazo más amplio para este cambio.

PUBLICIDAD