PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Perú

Posición externa “saludable” de Perú es amenazada por frente social y político: IIF

El Instituto de Finanzas Internacionales apuntó también que Perú tendrá que contener el impacto macroeconómico a corto plazo que de la más reciente ronda de retiros anticipados de pensiones

Pedro Castillo, presidente de Perú, habla durante la Cumbre de CEO de las Américas organizada por la Cámara de Comercio de EE. UU. en Los Ángeles, California, EE. UU., el miércoles 8 de junio de 2022. El intento del presidente Biden de cambiar el enfoque hacia el hemisferio occidental ha tenido éxito. tuvo un comienzo accidentado, con el líder de México rechazando su invitación a la cumbre y las dudas sobre la fuerza de la influencia de Estados Unidos en la región. Fotógrafo: Kyle Grillot/Bloomberg
15 de junio, 2022 | 05:50 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Lima — El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés) destacó en un reciente informe sobre Perú que la posición externa del país andino es más fuerte “de lo que sugiere su amplio déficit por cuenta corriente”, aunque advirtió que el descontento social sigue siendo intenso.

Las situación es más complicada en el frente social y político peruano”, precisó el IIF. “Las protestas por el descontento con la mala gestión del gobierno persisten, lo que pesará sobre el crecimiento y amenazará una posición macroeconómica saludable para los estándares de América Latina”, apuntó.

PUBLICIDAD

Desde que Pedro Castillo asumió la presidencia de Perú, su gestión fue rechazada por diversas bancadas del Congreso de la República que ha intentado aprobar su destitución en hasta dos oportunidades. Esta situación de constante fricción política se combinó con circunstancias externas más adversas como el alza de precios a nivel internacional que han afectado la capacidad de gasto de las familias más pobres, lo que llevó a que se realicen una serie de marchas y protestas contra el gobierno a nivel nacional.

Al mismo tiempo, la gestión de Castillo ha tenido que enfrentar conflictos sociales relacionados a la actividad minera como las protestas contra Las Bambas, Cuajone, Antamina, entre otros casos. En mayo un informe de la Defensoría del Pueblo informó que 88 conflictos sociales en el Perú corresponden a los sectores de minería e hidrocarburos, siendo el más destacado el caso de la operación en la mina de cobre Las Bambas, propiedad de la china MMG Ltd., en la provincia de Cotabambas, Apurímac, donde se logró una tregua por 30 días la semana pasada.

PUBLICIDAD
Southern Perú: Tras 54 días de paralización, mina Cuajone reinicia operaciones.dfd

Hasta ahora esta situación que ya ha afectado a la producción del PBI en Perú, y en particular al rubro minero, no ha implicado mayores riesgos para la posición financiera del país andino. El IIF apuntó que la débil producción minera sumada con la salida de capitales de residentes y las retiradas anticipadas de pensiones son nubes en el horizonte, pero la entidad considera que la posición exterior de Perú “es sostenible”.

Perú anotó en el primer trimestre de este 2022 déficit un déficit de cuenta corriente de más de 5% del PBI, el mayor déficit desde el 2015 cuando los precios del cobre a nivel global cayeron bruscamente. “Dados los altos precios del cobre, el déficit por cuenta corriente es a priori sorprendente”, destacó el IIF. Sin embargo, según el análisis de la entidad no hay desequilibrios críticos en la cifra.

Los beneficios reinvertidos por las empresas de propiedad extranjera, una partida que empeora la cuenta corriente por pura convención contable, fueron muy elevados. Una vez descontados, la balanza por cuenta corriente arroja un superávit”, explicó el IIF.

La entidad precisó, asimismo, que el superávit comercial de Perú es sustancial a pesar de los débiles volúmenes de exportación de productos básicos en lo que va de año. “Los elevados costes de transporte y la debilidad del turismo pesan sobre la balanza de servicios, pero si el Covid no vuelve a brotar con fuerza, las actividades turísticas podrían mejorar fácilmente en un 0,4% del PBI”, indicó el instituto.

PUBLICIDAD

El IIF mencionó que la amortización de la deuda externa de Perú “es manejable y baja en relación con los colchones de reservas” que maneja el país, y en esa misma línea se ve que la política fiscal peruana también es coherente con una posición exterior holgada. La entidad prevé que el déficit fiscal de Perú se reducirá al 2,5% del PBI este año.

A pesar de ello el IIF remarcó que “es probable que se relajen los objetivos fiscales de Perú a medio plazo”, y puntualizó que sería necesario que se contenga “el impacto macroeconómico a corto plazo que tendrá otra ronda de retiros anticipados de pensiones por un valor de hasta el 3% del PBI (frente al 8% de las rondas anteriores)”.

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD