Colombia

BanRepública seguirá encareciendo el crédito para que colombianos frenen gastos

La demanda sigue creciendo en medio de presiones inflacionarias que hoy tienen el IPC alrededor del 9% anual. Se esper un alza de 150 básicos

Sede del Banco de la República en Bogotá
Por Daniel Guerrero
30 de junio, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bogotá — Las tasas de interés en Colombia han subido más de 400 puntos básicos en 2022, pero eso ha sido insuficiente para frenar el crecimiento de la demanda interna en el país.

La inflación al cierre de mayo fue de 9,07%, y aunque bajó levemente frente a abril, las expectativas cada vez son más altas para los horizontes de 12, 18 y 24 meses.

Eso, sumado a los factores internacionales que ya habían afectado la inflación, pero no por factores de demanda, sino de oferta por cuenta de las consecuencias que desató la crisis de suministros tras la pandemia del Covid-19.

PUBLICIDAD

Andrés Langebaek, director de Estudios Económicos del Grupo Bolívar, aseguró que “vemos un repunte fuerte de la demanda en mayo y junio y eso dice entre otras cosas que el banco debe acelerar su ajuste”.

El ejecutivo de Grupo Bolívar asegura que hay grandes preocupaciones por los niveles de inflación y por el crecimiento que viene registrándose en la demanda, y por eso, desde el mes anterior están apostando por una subida de 150 puntos básicos.

Hay que tener presente que la más reciente encuesta de expectativas de inflación muestra que el mercado está esperando que los precios terminen el 2022 alrededor del 9%.

PUBLICIDAD

Langebaek sostiene que la reciente elección de Gustavo Petro como presidente de Colombia no debe suponer un incremento en las expectativas de inflación y asegura que, en los primeros días de la elección del nuevo mandatario, “ha sido difícil distinguir qué de lo que ha pasado es efecto Petro y qué de lo que ha pasado es consecuencia de los choques provenientes del exterior. En petróleo y tasa de cambio es difícil saber qué está respondiendo a qué”.

De otro lado, Bancolombia sí considera que se requerirá un aumento más fuerte, pero no está esperando que sea de 150 sino de 125 puntos base.

Juan Pablo Espinosa, director de Investigaciones Económicas de Bancolombia, dice que “esperamos que en su sexta reunión del 2022 -cuarta en la que se tomará decisión de tasas- la Junta Directiva del Banco de la República (JDBR) elevará su tasa de referencia en 125 puntos, con lo que llegaría a 7,25%”.

Asegura que esta reunión sería el alza de mayor magnitud en una reunión de política monetaria desde que se adoptó el régimen de inflación objetivo a comienzos de este siglo, pero, además, cree que la minoría que no respaldará el aumento de tasas de 125, votará por un incremento de 150 puntos.

Espinosa explica que entre los argumentos que sustentarían el aumento de 125 básicos está “el comportamiento reciente de la inflación, en particular en su componente básico, y las expectativas”.

Igualmente, dice que la segunda razón es que, pese a los retos en múltiples frentes, y gracias al impulso del gasto de los hogares, la economía sigue avanzando a paso sólido”.

PUBLICIDAD

Pero al mismo tiempo dice que también será en respuesta a “los incrementos en las tasas externas y el endurecimiento de las condiciones financieras globales”, concluye Espinosa quien, además, dice que la decisión se complementará en julio con un incremento adicional de 100 básicos.

Munir Jalil, de investigaciones económicas de BTG Pactual sostiene que “va a cambiar la decisión, esperamos que se acelere la velocidad de subidas a 150 básicos, probablemente no sea unánime pero va a prevalecer que la última decisión fue de 4 a 3 y creemos que se repetirá la votación pero uno de los que se inclinaba por 100 ahora votará por 150″.

Jalil asegura que hay “riesgos inflacionarios que se mantienen altos y se podría acelerar la inflación incluso más en el segundo semestre del año”

PUBLICIDAD

Además, el economista de BTG recuerda que Colombia no ha realizado incrementos en los precios de los combustibles este año y por ello mismo “potenciales haya subidas en los precios de los combustibles y cualquier alza, independiente de la magnitud, tendrá impacto inflacionario”.

En ese mismo sentido, dice Jalil que con el final de la emergencia sanitaria “podremos ver ajustes por el lado de salud y habrá laboratorios que podrán ajustar precios que no habían podido ajustar y ello más el contexto externo muestra que la inflación no quiere ceder”.

PUBLICIDAD

Igualmente, advierte Jalil que “el crecimiento viene volando, y podría ser que a brecha de producto se cerrara más rápido de lo esperado y eso llevaría al Emisor a mostrar que se requiere un ajuste más fuerte”.

Finalmente, dice que no ve al presidente electo hablando de subir los precios de la gasolina pero en un horizonte más amplio sus decisiones sí podrían traer incrementos fuertes en las expectativas de inflación, en especial, cuando inicie la etapa de negociación del salario mínimo.

“El efecto grande del próximo año puede venir de lo que pase con el salario mínimo, el año pasado, cuando habló como candidato y con una inflación del 5,6% pidió ajustar el salario mínimo en 18%, si este año acaba en 9% la inflación es probable que tengamos un aumento de 2 dígitos en el SMLMV y eso puede traer un impacto muy fuerte”.

PUBLICIDAD