El Salvador

Inflación a junio en 7,76% marca un nuevo máximo en El Salvador

El encarecimiento de los alimentos sigue pesando en la trayectoria inflacionaria del país; los riesgos de una estanflación se incrementan

La inflación alcanzó nuevos máximos en El Salvador, en junio de 2022.
13 de julio, 2022 | 05:26 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

San Salvador — La inflación en El Salvador continuó imparable en junio y aumentó al 7,76% interanual, imponiendo un nuevo máximo en la historia reciente, según las cifras del Banco Central de Reserva (BCR).

Los alimentos y bebidas no alcohólicas rompieron los máximos de hace una década: se han encarecido en 14,37% en el último año. Los precios de la comida no paran de subir desde hace un año.

De los 12 rubros que componen la inflación, cinco repuntaron con nuevos récords desde que el BCR utiliza la actual metodología para estimar el índice, basada en los precios de 2009.

PUBLICIDAD
De los 12 sectores que componen la inflación, 5 marcaron nuevos máximos en junio. El aumento de precios en Alimentos y bebidas no alcohólicas pisó el acelerador.dfd

Los sectores que alcanzaron nuevos picos en junio son, aparte de alimentos: Muebles y artículos para el hogar (9,62%), Recreación y cultura (8,16%), Bienes y servicios diversos (7,47%) y Prendas de vestir y calzado (3,78%).

Además, con 7,28% de inflación, Restaurantes y hoteles ya coquetea con sus máximos de 2011, que fueron del 7,31%; por otro lado, Transporte (4,14%) viene bajando revoluciones, tras recalentarse con cifras de doble dígito a finales de 2021.

Ajenos a sus récords históricos parecen Bebidas alcohólicas y tabaco (2,88%), Salud (2,31%), Educación (1,55%) y Comunicaciones (-0,11%).

PUBLICIDAD

En tanto, el sector de Alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles se ha estabilizado alrededor del 3,5% durante mayo y junio.

Inflación de alimentos y bebidas a junio de 2022 en El Salvador. Fuente: BCRdfd

Riesgo de estanflación

“Estamos bajo el efecto de una inflación importada donde también los países vecinos enfrentan tasas bastante altas”, contextualizó Yesenia Salas, directora de Asuntos Técnicos de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal).

Alimentos y bebidas explica gran parte del efecto inflacionario en el país, incluso por encima del transporte, que es uno de los rubros con más impacto en otros países.

Según la Camarasal, la iniciativa del gobierno de suprimir los aranceles de importación a 20 productos de la canasta básica alimentaria no ha tenido un impacto significativo para contener el incremento en los precios de este sector.

Por el contrario, el congelamiento de los precios de las gasolinas y el diésel en El Salvador sí lo ha hecho. Por ejemplo, el galón de gasolina regular en la zona central está fijado en US$4,15, mientras que el precio mercado ya llegó a los US$5,80.

La intervención en el valor del combustible ha aliviado las presiones tanto para los hogares como para el sector productivo, sobre todo las micros y pequeñas empresas, agregó Salas, pero las traslada a las finanzas del Estado. Por esto, urgió un mayor control del gasto público.

PUBLICIDAD

En El Salvador, la inflación ya obligó al Banco Central de Reserva (BCR) a recortar las previsiones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3,2% al 2,6% para este año.

Douglas Rodríguez, presidente del BCR, mencionó 24 veces la palabra inflación durante su presentación sobre el panorama económico para 2022, y la identificó como una de las causas para que rubros como la construcción se contrajeran -4,8% en el primer trimestre.

Sin embargo, Rodríguez matizó que El Salvador registra una de las inflaciones más bajas de Latinoamérica y la segunda menos severa de Centroamérica.

PUBLICIDAD

Pero los empresarios no descartan que la economía salvadoreña caiga en la estanflación, es decir estancamiento económico y altas tasas de inflación. El temido fenómeno resultaría del aumento de los costos de producción y una menor demanda del consumo.

“En la medida en que los hogares empiezan a enfrentar tasas de inflación altas verán reducido su poder adquisitivo y, por tanto, las posibilidades de demandar bienes y servicios del sector privado. Eso es un gran riesgo de caer en un fenómeno como la estanflación”, planteó la representante de la Camarasal.

PUBLICIDAD

En dirección contraria se manifestó el presidente del BCR, quien descartó una recesión en la economía salvadoreña, la cual avanzó a un ritmo del 2,4% el primer trimestre.

“Ya en el segundo trimestre debemos tener un mayor crecimiento, un mayor impulso debido a las medidas implementadas, pero no podemos dejar de lado los factores externos que nos afectan”, apuntó Rodríguez.

El aumento de precios se trata de un fenómeno de contagio global. Estados Unidos batió un récord de inflación de 40 años en junio, con 9,1%, anunció este martes.

El resultado podría motivar a ese país a seguir subiendo las tasas de interés referenciales, tal como lo sugirió Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, el mes pasado, sobre un potencial ajuste al alza para el mes de julio.

PUBLICIDAD