Brasil en español

Banquero brasileño André Esteves quiere que BTG Pactual sea más grande que Itaú

El multimillonario quiere superar al mayor banco de América Latina, lo que no es poca cosa si se considera que BTG tiene una quinta parte de los activos de Itaú

Andre Esteves, presidente del Banco BTG Pactual SA, a la izquierda, participa en una mesa redonda durante la Conferencia Global del Milken Institute en Beverly Hills, California, Estados Unidos, el lunes 2 de mayo de 2022.
Por Cristiane Lucchesi y Felipe Marques
27 de julio, 2022 | 03:34 PM

Lea esta historia en

Portugués o enInglés

Bloomberg — André Esteves, el célebre prodigio de las finanzas brasileñas, está listo para su segundo aire.

En su regreso como presidente del Banco BTG Pactual SA (BPAC11), el financiero vuelve a relacionarse con la élite mundial y a hacer afirmaciones exageradas que ilustran sus grandes ambiciones. “Mejor que Goldman” era la más conocida en los círculos bancarios de Sao Paulo y Nueva York. Esto, le gustaba bromear, era lo que representaba BTG. ¿Y ahora? “Más grande que Itaú”.

En privado, dice que BTG quiere superar al mayor banco de América Latina, lo que no es poco si se considera que BTG, especializado desde hace tiempo en operaciones bursátiles y banca de inversión, tiene una quinta parte de los activos de Itaú. Y aún más sorprendente si se tiene en cuenta lo cerca que estuvieron el banco y su fundador en 2015, cuando Esteves se vio envuelto en la mayor investigación por corrupción en la historia del país. Encarcelado y despojado del control del banco que lo convirtió en multimillonario a los 37 años, vio cómo sus socios se deshacían de activos, al estilo de una venta de liquidación, para evitar la quiebra.

PUBLICIDAD

BTG no solo sobrevivió, sino que está prosperando, con ganancias récord trimestre tras trimestre. Esteves también. Exonerado de todos los cargos, volvió a tomar el control del banco, se reúne con Elon Musk, con el presidente brasileño Jair Bolsonaro, y asesora al presidente del banco central del país.

“Esteves es un gran ejemplo de algo que se ve mucho en Brasil: esta mezcla de poder económico e influencia política”, dijo Filipe Campante, profesor asociado distinguido de Bloomberg en la Universidad Johns Hopkins. “Cuando escalas con la política, también corres el riesgo de ser derribado por la política. Pero está claro que Esteves tiene mucho talento para gestionar ese riesgo”.

Incluso antes de regresar a su puesto de presidente en abril, Esteves ya estaba coordinando la transformación que cree que pondrá a BTG en la cima, saltando por encima de las “5 grandes” del país con la misma ambición desenfrenada que marcó su primer ascenso al estrecho grupo de los principales financieros brasileños. Para ello, se ha apoyado en un banco digital de reciente creación, en una agresiva campaña de captación de clientes minoristas de altos ingresos y en una oleada de adquisiciones que ha incluido desde corredores de bolsa hasta revistas financieras.

PUBLICIDAD

“Es un innovador, un cazador de negocios, y eso le lleva a estar más a menudo en el punto de mira que otros”, dijo Roy Martelanc, profesor de finanzas en la FIA Business School, que también fue miembro del consejo de administración de Banco Pan SA (BPAN4) junto a Esteves a principios de la década de 2010.

Todo se vino abajo el 25 de noviembre de 2015, cuando la policía se presentó en su apartamento con vistas a la playa de Ipanema de Río de Janeiro con una orden de arresto por supuesta obstrucción a la justicia como parte de la investigación Lava Jato de Brasil. BTG tuvo que ser rescatado por el fondo de seguro de depósitos del país, respaldado por el sector privado, ya que los clientes retiraron su dinero a un ritmo sin precedentes, y tuvo que vender más de US$3.500 millones en activos para tratar de mantenerse a flote.

Recibido de nuevo como socio principal dos días después de ser liberado de su arresto domiciliario en abril de 2016, Esteves y sus socios estaban decididos a hacer que BTG fuera menos vulnerable al tipo de desastre al que se enfrentaba. Al igual que los bancos estadounidenses después de la crisis de 2008, comenzó a reforzar el capital y a diversificar en la banca minorista, un impulso que creó una plataforma de inversión digital propia. Esto hizo que BTG dependiera mucho menos de la financiación mayorista de inversionistas como los fondos de pensiones, confiando en cambio en una base más diversificada de patrocinadores. Las inversiones de capital privado utilizan ahora sólo el dinero de los socios y de los clientes, no el capital propio del banco.

BTG también se ha desprendido de los objetivos globales que tenía antes para conquistar su territorio. En los últimos cinco años, Esteves coordinó la adquisición de dos docenas de empresas en Brasil.

Hasta ahora ha funcionado bien. BTG obtuvo un récord de ventas e ingresos por operaciones bursátiles en el primer trimestre de 2022, y registró un beneficio de $2.100 millones de reales (US$390 millones), lo que supone un aumento interanual del 72%. También superó a Goldman e Itaú en una medida clave de rentabilidad. Esteves, de 54 años, también se recuperó: su fortuna es ahora de US$5.600 millones según el índice de multimillonarios de Bloomberg, más del doble de los US$2.000 millones que tenía en vísperas de su detención.

Los clientes invierten con BTG como nunca antes | El banco gestiona más dinero ahora que en 2015, cuando Esteves fue a la cárceldfd

“Definitivamente es posible, incluso en la próxima década más o menos”, dijo Danielle Lopes, analista de la firma de investigación independiente Nord Research, con sede en Sao Paulo, sobre las ambiciones del banco de superar a Itaú. “BTG ya es más rentable y todavía tiene un inmenso océano de oportunidades para explorar en Brasil”.

PUBLICIDAD

En Brasil, los cinco mayores prestamistas (Itaú Unibanco Holding SA (ITUBN), Banco do Brasil SA (BBAS3), Caixa Economica Federal SA, Banco Bradesco SA (BBDC4) y Banco Santander SA (SAN)) representan el 80% de los préstamos personales y el 60% de los depósitos, según datos del banco central para 2021. Un estudio de Oliver Wyman publicado en 2019 estimó que tenían una cuota de mercado del 93% de los 8,6 billones de reales en inversiones que hay en la nación sudamericana.

La red de influencia de Esteves se extiende más allá de BTG. El financiero ha proporcionado capital a varios antiguos socios que se han marchado para fundar sus propias firmas que buscan capitalizar el auge de la industria de gestión de activos de Brasil.

Y luego está la política. En un audio filtrado el pasado octubre a medios de comunicación locales, se jactó ante el público en un evento privado de cómo el jefe del banco central, Roberto Campos Neto, le llamó para intercambiar ideas sobre la tasa de interés de Brasil, y se jactó de cómo regañó al presidente de la Cámara Baja, Arthur Lira, por una decisión que provocó un éxodo del equipo económico.

PUBLICIDAD

Estas declaraciones estuvieron a punto de ponerle en aprietos, con amenazas de una investigación por supuesta influencia indebida. Nada de esto se ha concretado, y Esteves sigue encabezando el negocio en las elegantes oficinas de Faria Lima todos los días, dirigiendo el banco a través de lo que, según sus allegados, es una transformación única en una generación.

El financiero también se ha centrado en otro proyecto más personal: El Instituto de Tecnología y Liderazgo, o Inteli, una universidad sin fines de lucro centrada en la tecnología, para cuya creación él y su esposa Lilian donaron $200 millones de reales. Su desenfrenada arrogancia también llegó hasta allí: Esteves quiere que Inteli sea “mejor que Stanford”.

PUBLICIDAD