Economía

Dólar en Venezuela retrocedió 2,7% luego de la semana más costosa para el BCV

De acuerdo a Síntesis Financiera, la máxima institución financiera del país tuvo que destinar 420 millones de dólares como parte de su intervención cambiaria en una semana

Carlos Becerra/Bloomberg
30 de agosto, 2022 | 10:27 AM

Caracas — Luego de una fuerte caída del bolívar, con un incremento en el tipo de cambio en más de 30%, el Banco Central de Venezuela implementó una nueva intervención cambiaria, calculada en 260 millones de dólares hasta el viernes y 160 millones de dólares el lunes, permitiendo el retroceso en el precio de la moneda extranjera.

De acuerdo a un informe de la firma Síntesis Financiera, el máximo ente financiero del país, que había dosificado en el último mes la asignación de divisas a la banca, se vio obligado a aumentar el monto de intervención, convirtiéndose en la semana más costosa para la institución, desde que inició con esta política de estabilización.

El dólar paralelo que registró un máximo de 9,33 bolívares por divisa el jueves pasado, cerrando la semana en 9,18 bolívares, retrocedió 2,7%, según el dato de apertura que fue publicado ayer por el portal Monitor Dólar Venezuela (@enparalelovzla_oficial en Instagram), situado en 8,33 bolívares por dólar.

PUBLICIDAD

“Pensamos que el BCV debe dar prioridad a la meta de restaurar la calma en el mercado de manera convincente, vendiendo divisas en montos suficientes para desacelerar la depreciación del bolívar y, eventualmente, hacer retroceder el tipo de cambio”, se comenta en el documento presentado por la compañía de servicios financieros, que dirige la economista Tamara Herrera junto a Ruth de Krivoy.

Explica además que el BCV, tras la venta de 160 millones de dólares a 7,16 bolívares, según sus mediciones, podría mantener como objetivo el cumplimiento ante la demanda de divisas, mientras se permite drenar la liquidez en sus arcas.

El impacto en el aumento del tipo de cambio se vio reflejado, mayormente, en los comercios de ventas de alimentos, que marcarán igualmente un incremento en la tasa de inflación durante agosto.

“Salir de una política de tipo de cambio administrado tan dependiente de las ventas de divisas del BCV es un reto. Para que ese cambio sea sostenible se requiere de una demanda de dinero estable y un contexto propicio”, se agrega en el informe.

PUBLICIDAD