Mercados

Franco suizo ya no es una opción segura, ante posible gran alza de tasa del BCE

El franco ha caído un 2% desde el máximo histórico de la semana pasada frente al euro

La cruz de la bandera nacional suiza aparece en los billetes de franco suizo en una fotografía arreglada en Berna, Suiza, el sábado 14 de marzo de 2020.
Por Mumbi Gitau y Mary Biekert
02 de septiembre, 2022 | 02:21 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — En la batalla contra la inflación, el Banco Nacional de Suiza (BNS) tiene lo que la mayoría de los bancos centrales buscan desesperadamente: una moneda fuerte. Pero esa ventaja está disminuyendo a medida que el Banco Central Europeo (BCE) considera un gran aumento de tasas la próxima semana.

Este verano, el franco suizo se ha disparado frente al euro, ganando más de un 7% desde principios de junio hasta mediados de agosto, ya que la inflación rampante y las crecientes probabilidades de recesión en la zona del euro llevaron a los inversores a uno de los refugios monetarios más populares del mundo.

Sin embargo, esta semana se ha puesto a prueba, ya que el franco ha caído un 2% desde su récord de agosto de 1,0429, después de que los comentarios de los portavoces del BCE provocaron que los operadores del mercado monetario valoraran un alza de 75 puntos básicos en las tasas de interés. Esto aumentaría el diferencial de tasas entre las dos monedas, ya que el BNS sigue en territorio de tasas de interés negativas al menos hasta su próxima reunión del 21 de septiembre.

PUBLICIDAD

Esto ha llevado a algunos operadores a empezar a deshacer posiciones largas en el franco, aunque la guerra en Ucrania, la crisis energética europea, la alta inflación y la ralentización del crecimiento fomentan la tendencia bajista hacia la moneda común, según el jefe de estrategia de mercados de Bank of New York Mellon Corp. (BK) Daniel Tenengauzer.

“Los operadores se preguntan si realmente tiene sentido exponerse al franco suizo”, dijo Tenengauzer.

Tras superar la paridad con el franco en marzo por primera vez desde 2015, cuando el BNS abandonó inesperadamente su paridad de 1,20 francos por euro, la moneda común ha seguido bajando frente a su par suiza, llegando a cotizar a 0,95 la semana pasada.

PUBLICIDAD

“Mientras la geopolítica pese sobre el euro, el franco suizo será un beneficiario”, dijo Alan Ruskin, estratega jefe internacional de Deutsche Bank AG (DB).

La apuesta por los activos refugio y el temor a la recesión impulsan al franco suizodfd

La compra del franco frente a la moneda común se convirtió en una operación popular este año gracias al cambio de enfoque del BNS, que pasó del crecimiento económico a la inflación. El presidente del BNS, Thomas Jordan, dijo en diciembre que limitar las intervenciones en el mercado de divisas y permitir que el franco se fortaleciera había ayudado a los funcionarios a frenar las presiones sobre los precios.

En junio, el BNS dio un paso más, sorprendiendo al mundo con un alza de las tasas de interés de 50 puntos básicos, la primera desde 2007. El banco central también se comprometió a comprar el franco si se debilitaba demasiado. La medida hizo que la moneda se disparara a su nivel más alto en siete años.

Sin duda, un giro brusco del BNS podría convertir al franco en un refugio caro, ya que la moneda tiene poco carry positivo.

“Estamos en niveles en los que, de repente, el riesgo de intervención es serio”, dijo Simon Harvey, jefe de análisis de divisas de Monex Europe. “¿Por qué asumir ese riesgo por unas ganancias tan marginales?”.

Pero hay otros factores que siguen apoyando al franco. Las turbulencias económicas en Europa han empeorado. La inflación supera el 9%, frente al 3,5% de Suiza, lo que ayuda al franco a actuar como cobertura contra el crecimiento de los precios. El país también depende menos de Rusia para el suministro de gas, y es tradicionalmente neutral en los conflictos regionales. Eso está impulsando el papel tradicional de la moneda como lugar para esperar las tormentas del mercado.

PUBLICIDAD

“La economía suiza ha estado muy bien gestionada”, dijo Stephen Jen, director ejecutivo del fondo de cobertura Eurizon SLJ Capital Ltd., con sede en Londres. “Tiene un enorme superávit de cuentas, entradas de capital. La gente quiere esconderse en Suiza. En términos de seguridad, sabes en dónde está tu dinero”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD