Brasil en español

Lula tiene grandes planes para Petrobras, contrarios al impulso de privatización

Actualmente, el gigante petrolero brasileño es el mayor productor latinoamericano con 2,7 millones de barriles por día

Petrobras
Por Peter Millard y Vinicius Andrade
23 de septiembre, 2022 | 07:38 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los comicios de la semana próxima en Brasil suponen un reto para los inversores del gigante energético Petrobras (PETR4). El exmandatario izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, el candidato favorito según las encuestas, se ha comprometido a utilizar a la compañía como una herramienta de desarrollo del país. Por su parte, el actual presidente derechista, Jair Bolsonaro, que busca reelegirse, plantea precisamente lo contrario, la privatización del coloso nacional.

La diferencia es rara en este periodo de elecciones, donde los dos favoritos han proporcionado escasos elementos en cuanto a su estrategia económica. También convierte a Petrobras en un negocio dual para los inversores, la compañía está generando beneficios y los precios de sus acciones ya son bajos frente a los de sus pares, sin embargo, los flujos de efectivo se pueden acabar y el endeudamiento puede aumentar en caso de que Lula gane y mantenga sus propuestas.

Bolsonaro y Lula da Silvadfd

“Se trata posiblemente de uno de los casos de inversión con mayor complejidad en el país en la actualidad”, dijo Flavio Kac, gestor de carteras de ASA Investments. “Un triunfo de Bolsonaro pavimentaría el terreno para su potencial privatización, en tanto que un renovado gobierno puede provocar una presión sobre los márgenes y menores beneficios”.

PUBLICIDAD

Este viernes, las acciones de Petrobras vieron un fuerte descenso una vez que los precios del crudo se situaron por abajo de los US$80, en la mayor ola de caídas del 2022.

Petróleo Brasileiro SA (Petrobras), el mayor productor de América Latina con 2,7 millones de barriles diarios de petróleo y gas, se convirtió en motivo de discordia durante el primer debate presidencial. Bolsonaro acusó a Lula de administrar mal la empresa y presidir un escándalo de corrupción épico. Lula criticó a Bolsonaro por “dividir” a Petrobras a través de la venta de activos, así como por la decisión de privatizar la empresa de servicios públicos Eletrobras.

Petrobrasdfd

Lula, un exdirigente sindical que gobernó Brasil de 2003 a 2010, tiene un pasado accidentado con Petrobras y la industria petrolera en general. Presidió la producción creciente y el descubrimiento del mayor grupo de campos de aguas profundas de este siglo, que se han convertido en un centro de ganancias para Petrobras.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, detuvo las nuevas ventas de arrendamiento en el llamado presal para revisar los impuestos y las regulaciones, lo que aceleró la velocidad de crecimiento de la producción de petróleo. Sin los retrasos en las licencias, Brasil estaría bombeando el doble en este momento, según los analistas. Lula también implementó costosos requisitos de construcción en Brasil que desalentaron las inversiones. Si gana, la industria petrolera local buscará a quién recluta para su equipo de energía para evaluar qué tan grande será el cambio de política.

“Lula se ha apoyado mucho en los lugartenientes, así que ¿quién es esa nueva banda?”, dijo Schreiner Parker, jefe de América Latina de la consultora Rystad Energy. “Será interesante ver quién ocupa los altos puestos”.

La consultora política Eurasia ve las probabilidades de que Lula gane las elecciones en un 70%.

Otro gobierno de Lula vería a Petrobras expandir sus refinerías en Brasil y reconstruir sus operaciones internacionales, dijo en una entrevista el senador Jean Paul Prates, su persona clave para petróleo y gas. La compañía también se convertiría en un actor global en la transición energética, incluso si eso significa menores ganancias y dividendos. El enfoque limitado de Petrobras en el presal ha generado montones de efectivo en el corto plazo, pero la deja expuesta a una industria cambiante en las próximas décadas, dijo.

“Se ha convertido en una enorme vaca lechera y no durará”, dijo Prates. “Es caminar con los ojos vendados por un precipicio”.

El Petrobras de Lula buscaría la transición energética y expandiría la refinación.

PUBLICIDAD

Si bien Lula supervisó una rally masivo durante sus ocho años en el cargo, con la ayuda de un superciclo de materias primas, su legado se vio empañado por los errores de política cometidos por su sucesora y la llamada investigación de corrupción Lava Jato. La investigación se centró en Petrobras y lo encarceló durante casi un año y medio. Sus condenas fueron posteriormente anuladas por la Corte Suprema por motivos de procedimiento, pero algunos brasileños todavía lo ven como un símbolo de corrupción. En el primer debate presidencial, Bolsonaro tildó al gobierno de Lula de “el más corrupto de la historia”.

Exploración

Sin duda y sin importar el resultado de las elecciones de octubre, Brasil no dejará de extraer petróleo. Ambos candidatos apoyan la extracción de crudo y recursos, a diferencia del recientemente electo presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien planea prohibir nuevas exploraciones por preocupaciones ambientales. Además, Petrobras ha encontrado tanto petróleo este siglo que la producción seguirá creciendo, gane quien gane.

Buque flotantedfd

Petrobras seguirá siendo un gigante en Brasil”, dijo Luiz Felipe Coutinho, CEO de Origem Energia, que compró campos de gas natural en tierra de Petrobras y considera a la empresa su principal socio comercial.

PUBLICIDAD

Otra cosa que es poco probable que cambie, independientemente del resultado, es el riesgo de que Petrobras subsidie los combustibles. Lula ha atacado a Bolsonaro por los altos precios de la gasolina, una de las principales quejas de los brasileños este año. Bolsonaro respondió atacando a la directiva de Petrobras y, en última instancia, recortando impuestos para brindar alivio a los consumidores.

La victoria de Lula puede ser estresante, pero no desastrosa, para Petrobras.

PUBLICIDAD

“Al final del día, no es realmente una empresa del sector privado. Tiene un cuadro diferente de inversionistas que entienden el aspecto cuasi soberano”, dijo Wilbur Matthews, fundador de Vaquero Global Investment LP, quien ha sido tenedor de bonos de Petrobras en el pasado, pero cree que están sobrevalorados en este momento. “No compras acciones o bonos de Petrobras porque ames la dinámica corporativa”.

Con la asistencia de Daniel Carvalho.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD