Biden se aferra a la campaña en EE.UU., pero persiste el escepticismo entre sus aliados

“Permítanme decirlo tan claramente como pueda: Me mantengo en la carrera”, dijo Biden. “Derrotaré a Donald Trump”

US President Joe Biden disembarks from Air Force One upon arrival at Delaware Air National Guard Base in New Castle, Delaware, July 5, 2024, as he travels to his home in Wilmington, Delaware. (Photo by SAUL LOEB / AFP) (Photo by SAUL LOEB/AFP via Getty Images)
Por Justin Sink
06 de julio, 2024 | 09:20 AM

Bloomberg — El presidente Joe Biden sobrevivió al día más crítico de su reinicio de campaña, evitando grandes pasos en falso en una entrevista fundamental en horario de máxima audiencia y ganándose una cálida recepción en un estridente mitin en Wisconsin.

Es poco probable que esto reprima los crecientes llamados a que abandone la carrera.

El presidente declaró rotundamente su intención de permanecer al frente de la candidatura demócrata, argumentando que todavía creía que podía derrotar al expresidente Donald Trump - y que los esfuerzos para obligarle a retirarse eran un flaco favor a los votantes de las primarias que habían apoyado su esfuerzo de reelección.

Ver +: Biden califica el debate de “mal episodio”, no como señal de un problema grave

PUBLICIDAD
El presidente Joe Biden desafía los llamamientos para que abandone la carrera presidencial de 2024 y afirma que es el único candidato equipado para derrotar a Donald Trump. Los colaboradores de Bloomberg Rick Davis y Jeanne Sheehan Zaino reaccionan con David Westin de Bloomberg. Biden habló en exclusiva con ABC News y George Stephanopoulos.Fuente: Bloomberg

Insistió en que un mal debate de 90 minutos no debería invalidar los logros de la Presidencia, juró que no ocultaba una afección médica más grave y predijo que los votantes acabarían juzgándole favorablemente frente a Trump.

"Permítanme decirlo tan claramente como pueda: Me mantengo en la carrera", dijo Biden. "Derrotaré a Donald Trump".

Pero en última instancia, los votantes, los donantes y los aliados demócratas pasarán los próximos días sopesando si el presidente estaba decidido o deliraba.

PUBLICIDAD

Ver +: Biden afronta un fin de semana decisivo para las elecciones de 2024

El presidente Joe Biden durante un acto de campaña en Madison, Wisconsin, el viernes. Biden declaró que seguía en la carrera presidencial y denunció los esfuerzos por expulsarle.Fotógrafo: Mustafa Hussain/Bloomberg

El viernes, Biden dedicó gran parte de su conversación con George Stephanopoulos, de ABC News, a insistir en que los encuestadores, los expertos y los políticos estaban equivocados:

No creía que estuviera por detrás de Trump, ni que las encuestas de opinión fueran fiables. La mayoría de los estadounidenses no pensaban que su edad fuera un problema, ni compartían la preocupación de que no pudiera servir cuatro años más. No veía a ningún otro demócrata que fuera mejor candidato y no necesitaba someterse a una prueba neurológica independiente para tranquilizar al país.

"Me he convencido de dos cosas: Soy la persona más cualificada para ganarle y sé cómo hacer las cosas", dijo Biden.

Lo irónico es que la firme insistencia de Biden en que no ve motivos de preocupación corre el riesgo de reforzar la agitación de los aliados escépticos.

El senador Mark Warner, un influyente demócrata de Virginia, está tratando de reunir a un grupo de legisladores de alto rango para que le presionen para que abandone la carrera presidencial, según reconoció Biden el viernes.

El esfuerzo se produjo mientras las cadenas anunciaban la contratación de destacados senadores -entre ellos Chris Murphy, de Connecticut, y Bernie Sanders, de Vermont- que podrían utilizar sus apariciones en los programas dominicales para clavar una estaca en la asediada campaña del presidente.

PUBLICIDAD

En la Cámara de Representantes, el líder de la minoría, Hakeem Jeffries, programó una conferencia telefónica de los principales demócratas del comité para el domingo por la tarde, en medio de una campaña a puerta cerrada de los legisladores para reunir firmas para una carta instando a la salida de Biden. Y el viernes por la noche, el representante Mike Quigley, de Illinois, se convirtió en el último legislador demócrata en decir públicamente que Biden debería abandonar.

En internet, los activistas republicanos aprovecharon errores relativamente menores -como la declaración de Biden de que vencería a Trump en las elecciones de 2020, su afirmación incorrecta de que Warner había buscado la Presidencia o la aparente incertidumbre sobre si había vuelto a ver el debate- para impulsar su argumento de que no se encontraba bien.

Biden restó importancia a su preocupación mientras hablaba con los periodistas el viernes, diciendo que no tenía conocimiento de ningún senador que se hubiera unido al esfuerzo de Warner. Añadió que había hablado con al menos 20 congresistas y que le habían animado a seguir en la contienda.

Incluso si los demócratas siguen expresando su apoyo al presidente, el Washington Post, que reveló por primera vez los planes de Warner, informó de que los legisladores podrían exigir una reunión de prueba de vida para los senadores, como la sentada que el presidente celebró para los gobernadores demócratas el miércoles.

PUBLICIDAD

El resultado de esa reunión fue decididamente mixto.

Mientras que la mayoría de los demócratas se comprometieron públicamente a apoyar la continuación de la campaña de Biden, otros expresaron su alarma por el hecho de que bromeara con que su cerebro no funcionaba y señalara sus planes de programar menos actos por la noche, dando prioridad al sueño.

PUBLICIDAD

Ver +: Aliados de Biden en el extranjero creen que es insostenible que repita en la Casa Blanca

La gobernadora de Massachusetts, Maura Healey, emitió el viernes un comunicado en el que instaba a Biden a “escuchar al pueblo estadounidense y evaluar cuidadosamente si sigue siendo nuestra mejor esperanza para derrotar a Donald Trump”. Biden dijo después que Healey no había planteado preocupaciones durante la reunión.

En última instancia, es posible que los demócratas no puedan forzar a un Biden poco dispuesto a abandonar la carrera. El viernes rechazó repetidamente las preguntas sobre esa idea, diciendo que no podía concebir que los líderes se unieran contra su campaña.

PUBLICIDAD

"Si el Señor Todopoderoso mismo bajara y dijera 'Joe sal de la carrera', yo saldría de la carrera", dijo Biden. "Pero no va a bajar".

Sin embargo, un partido fracturado podría condenar sus perspectivas electorales, y las de sus compañeros demócratas.

El viernes, una coalición de docenas de altos dirigentes empresariales envió a Biden una carta en la que le instaban a abandonar su candidatura a la reelección, la última señal de que los donantes que suscriben la campaña del presidente podrían estar echándose atrás.

El camino que tiene por delante no se hace menos peligroso para el presidente.

PUBLICIDAD

El domingo, se dirigirá a una serie de paradas de campaña en Pensilvania, un estado indeciso que debe ganar y en el que su campaña ha invertido tiempo y recursos.

En un principio, el presidente tenía previsto dirigirse a la Asociación Nacional de Educación, pero desechó esos planes cuando los empleados administrativos del sindicato de profesores se declararon en huelga. En su lugar, buscará apuntalar el apoyo de los votantes negros en una visita a una iglesia local, y después planea dirigirse a la capital del estado, Harrisburg, para un helado social.

El empuje en el Estado de Keystone llega con Trump programando un mitin para el 13 de julio en Butler, un suburbio al norte de Pittsburgh, pocos días antes de la Convención Nacional Republicana.

Después de eso, Biden volverá a estar bajo la lupa cuando reciba a los líderes mundiales en la cumbre de la OTAN en Washington. Se espera que la agenda sea agotadora -incluyendo, señalaron secamente funcionarios de la Casa Blanca en respuesta a las preguntas de los periodistas- actos a última hora de la tarde, y los líderes extranjeros y los diplomáticos ya han expresado su alarma por la resistencia del presidente en otras cumbres internacionales recientes.

La semana tendrá como colofón una rueda de prensa en solitario el jueves, en la que se espera que el presidente sea acribillado a preguntas sobre su edad y su agudeza.

Dirigiéndose a un grupo de simpatizantes tras su discurso en Wisconsin, Biden les dio las gracias por seguir con él a pesar de sus pasos en falso - y reconoció el camino que le queda por recorrer.

“Nos queda un largo camino por recorrer”, dijo.

Lea más en Bloomberg.com