El aliado secreto de Huawei en la guerra ‘tech’ entre EE.UU. y China: una organización sin fines de lucro

El escrutinio sobre el acuerdo de financiación ha asestado un duro golpe a una asociación que efectivamente ayudó a Huawei a preservar el acceso a una cantera de científicos estadounidenses de primera categoría

El aliado secreto de Huawei en la guerra ‘tech’ entre EE.UU. y China: una organización sin fines de lucro
Por Kate O'Keeffe
07 de julio, 2024 | 06:55 PM

Bloomberg — Cuando la CEO de Óptica, Elizabeth Rogan, viajó a China en noviembre, la prestigiosa sociedad científica estadounidense que dirige promocionó el viaje internamente y en las redes sociales. Pero omitió una parada clave: su visita a la sede de Huawei Technologies Co., según las comunicaciones y los documentos revisados por Bloomberg News.

En abril, las reuniones secretas de Rogan en Huawei se habían convertido en parte de una denuncia sobre la creciente asociación de su organización sin ánimo de lucro con un gigante chino de las telecomunicaciones que está en el punto de mira de las autoridades estadounidenses de seguridad nacional.

Lea más: Huawei se acerca a los 1.000 millones de dispositivos activos y la rivalidad con Apple se acalora

Una revisión de los registros corporativos internos de Optica muestra que la alianza fue mucho más profunda de lo que se conoce públicamente, floreciendo durante décadas incluso cuando las tensiones entre EE.UU. y China sobre tecnología se dispararon.

PUBLICIDAD

Los hallazgos amplían un informe de Bloomberg News de mayo según el cual Huawei patrocinaba en secreto un concurso de investigación dirigido por la fundación de Optica. Ese acuerdo permitió a Huawei financiar estudios punteros por valor de millones de dólares en universidades estadounidenses sin su conocimiento, incluso en escuelas que prohíben a sus investigadores aceptar dinero de Huawei.

Las revelaciones provocaron una investigación del Congreso y la decisión de Optica, con sede en Washington, de devolver los fondos que Huawei había comprometido para el programa y de retirar la representación de la empresa en el panel de jueces.

El escrutinio sobre el acuerdo de financiación ha asestado un duro golpe a una asociación que efectivamente ayudó a Huawei a preservar el acceso a una cantera de científicos estadounidenses de primera categoría a pesar de su condición de paria en Washington. Por ejemplo, según los últimos descubrimientos de Bloomberg, al menos tres de los seis investigadores estadounidenses que Huawei patrocinó en secreto a través del concurso Optica obtuvieron financiación del Pentágono más o menos al mismo tiempo.

PUBLICIDAD

Una denuncia del 4 de abril, presentada ante el consejero general de Optica por un empleado citando la política de denuncia de irregularidades del grupo, señalaba la visita "no revelada" de Rogan a la sede de Huawei y planteaba dudas sobre el papel de la empresa en la elección de los científicos que recibirían financiación a través del concurso. El denunciante también alegó que el concurso corría el riesgo de comprometer el trabajo financiado por el gobierno estadounidense, incluidos los esfuerzos respaldados por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, o DARPA.

“Creo que investigaciones financiadas por DARPA y otras agencias y patentes sobre las que el gobierno estadounidense tiene ciertos derechos han sido exportadas deliberadamente a Huawei y, por tanto, al gobierno chino” a través del concurso, dice la denuncia, sin dar más detalles sobre esa alegación.

Lea más: Estados Unidos se plantea sancionar la red secreta de chips chinos de Huawei

Un portavoz de Optica dijo que esa afirmación es "simplemente incorrecta" y que "ninguna investigación ha sido proporcionada por o a través de Optica a Huawei o a cualquier entidad gubernamental". En una comunicación interna al personal el 3 de junio, Rogan dijo que el grupo estaba "revisando activamente nuestras políticas para garantizar tanto las mejores prácticas como la máxima transparencia."

Un portavoz de Huawei dijo en un comunicado que la empresa financió el concurso de investigación con la marca Optica con el fin de "motivar a los jóvenes científicos, fomentar el intercambio académico y promover el intercambio de conocimientos a nivel mundial." No respondió a las preguntas sobre los nuevos hallazgos de Bloomberg.

Visita a la sede

Para Optica, una organización centenaria que publica influyentes revistas científicas, el vínculo con un campeón industrial chino le ayudó a mantener un punto de apoyo en una región crucial, incluso cuando la rivalidad de China con EE.UU. se intensificó. La sociedad ha ido aumentando su enfoque en China, su segundo mayor mercado después de EE.UU. y uno en el que ve un potencial sin explotar.

Sin embargo, se trata de un baile delicado, ya que la investigación de los 24.000 miembros individuales de Optica se aplica a áreas sensibles como los semiconductores, un campo de batalla clave en la competición tecnológica entre EE.UU. y China, y en el que Huawei es un actor importante.

PUBLICIDAD

La visita de Rogan a la sede de Huawei se produjo apenas unos meses después de que la empresa presentara en agosto un nuevo teléfono inteligente con un chip de 7 nanómetros cuyo desarrollo debían frustrar los controles de exportación estadounidenses. En un movimiento provocador, Huawei desveló el avance mientras la funcionaria estadounidense encargada de esos controles, la secretaria de Comercio Gina Raimondo, visitaba China.

Lea más: El avance de Huawei en chips inquieta a Estados Unidos

El portavoz de Optica dijo que el grupo no hizo pública la visita de Rogan porque era "una parada informal de cortesía al final de un viaje de dos semanas". Añadió que Rogan "ya había enviado dos comunicaciones internas sobre los aspectos destacados del viaje y una tercera le pareció excesiva en ese momento".

Rogan, un contable que ha sido director general del grupo desde 2002 tras haber sido anteriormente controlador adjunto del Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, ha dicho en repetidas ocasiones que no había nada malo en que Óptica permitiera a Huawei financiar el concurso. Inicialmente dijo a Bloomberg que algunos donantes preferían permanecer en el anonimato y que no había nada inusual en esa práctica.

PUBLICIDAD

Pero, en una carta del 6 de junio a la junta de Optica, Rogan dijo que la financiación de Huawei había "desviado la atención de la misión del programa de apoyar a los profesionales que inician su carrera" y que la sociedad devolvería el dinero de la empresa.

Es probable que el acuerdo de financiación no infringiera las normas del Departamento de Comercio que bloquean el intercambio de tecnología con Huawei, ya que dichas normas no se aplican a la ciencia destinada a ser publicada, que es lo que solicita el concurso, según los expertos en control de exportaciones.

PUBLICIDAD

Lea más: Una startup secreta: la clave de Huawei para evitar las sanciones de EE.UU.

Pero los especialistas en seguridad de la investigación afirmaron que el acuerdo socava las políticas universitarias y del gobierno estadounidense destinadas a garantizar que las fuentes de financiación de los científicos sean transparentes para proteger tanto la seguridad nacional como el dinero de los contribuyentes.

El patrocinio no revelado de Huawei hizo que algunos ganadores del concurso violaran sin saberlo las prohibiciones de sus escuelas de aceptar dinero de la empresa. También hizo que algunos de los que solicitaron financiación federal por separado, como las subvenciones del Pentágono, no pudieran revelar con exactitud al gobierno estadounidense todas sus fuentes de apoyo financiero, lo que puede repercutir en las decisiones de financiación del gobierno.

PUBLICIDAD

Aunque Óptica ha dicho desde entonces que devolverá el dinero de Huawei, los fiscales aún podrían presentar un caso en el que su fundación es responsable en virtud de la Ley de Reclamaciones Falsas por hacer que los investigadores presentaran información fraudulenta al gobierno estadounidense sobre sus fuentes de fondos, según Paul Moore. Moore es un antiguo consejero jefe de investigación del Departamento de Educación de EEUU, donde se centró en el dinero extranjero no declarado en la enseñanza superior.

Los principales republicano y demócrata del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes escribieron en una carta dirigida a Rogan el 16 de mayo que el hecho de que Óptica no revelara anteriormente la participación de Huawei en el concurso mostraba una profunda ignorancia sobre la seguridad de la investigación o era una “estrategia deliberada para blanquear fondos de Huawei con el fin de reforzar de forma anónima la reputación y las finanzas de la Fundación Óptica”.

El portavoz de Optica dijo que el grupo "confía en que actuamos correctamente y de buena fe" en su gestión de la financiación de Huawei.

Los mismos científicos

Huawei pudo financiar en secreto a algunos de los mismos científicos que el Pentágono y otras agencias estadounidenses decidieron patrocinar para proyectos críticos por la misma época, según los anuncios del gobierno y de las universidades. Estos científicos fueron seleccionados para un esfuerzo de DARPA para desarrollar chips informáticos basados en la luz; un estudio sobre la emisión térmica del Departamento de Armamento y Guerra Marítima de la Oficina de Investigación Naval; y un proyecto de investigación sobre sistemas de visión artificial impulsados por IA que forma parte de un grupo de estudios financiados por la Ley CHIPS y Ciencia de 2022 y una iniciativa de la Fundación Nacional de la Ciencia sobre semiconductores.

PUBLICIDAD

Una portavoz de la NSF dijo que, aunque la agencia no puede hacer comentarios sobre casos individuales, "reconocemos que existen esfuerzos para atraer a investigadores y organizaciones estadounidenses a situaciones en las que están, potencialmente sin saberlo, incumpliendo los requisitos federales". Dijo que la NSF "continuará rastreando y mitigando los riesgos de influencia extranjera maligna indebida en la empresa científica estadounidense".

Un portavoz de la Oficina de Investigación Naval dijo que, en el momento en que el investigador en cuestión hizo su propuesta a la agencia del Pentágono, la persona aún no había recibido el premio financiado por Huawei. Además, la universidad de ese investigador -Vanderbilt- decidió financiar proactivamente la propuesta que había sido premiada por Optica poco después de que se hiciera pública la implicación de Huawei en el concurso y antes de que Optica decidiera devolver el dinero a la empresa, según el portavoz de Optica. Vanderbilt no respondió a las solicitudes de comentarios.

DARPA, una rama del Pentágono famosa por ayudar a desarrollar Internet y la tecnología furtiva, lanzó en 2021 un programa para evaluar el riesgo de influencia extranjera en los adjudicatarios de subvenciones. Una portavoz dijo que se basa tanto en información voluntaria como pública.

Una relación duradera

Huawei y Optica comenzaron a forjar una relación años antes de acordar los planes para que Huawei patrocinara de forma anónima el concurso de investigación. En la reunión de la junta directiva de marzo de 2022 en la que los directores de la Fundación Óptica aprobaron ese acuerdo, Rogan dijo que Óptica y Huawei habían trabajado juntas durante “décadas” y que los empleados de Huawei participan en la revisión por pares de las revistas científicas de Óptica y en la planificación de una importante conferencia gestionada por el grupo, según las actas de la reunión.

Cuando se le pidió información adicional sobre los orígenes de la asociación con Huawei, el portavoz de Optica dijo que Rogan y el personal visitaron la sede de la empresa en 2007 y que Rogan llegó a conocer a la ejecutiva de Huawei que era juez del concurso de investigación a través de su trabajo conjunto en conferencias a lo largo de los años.

El anterior viaje de Rogan a China habría sido cinco años antes de la publicación en 2012 de un informe seminal del Comité Permanente Selecto de Inteligencia de la Cámara de Representantes en el que se alegaba que Huawei planteaba importantes amenazas para la seguridad nacional.

Huawei también ha "proporcionado patrocinio financiero para varios eventos", según las actas, incluida una iniciativa medioambiental cofundada por Optica que tiene como copresidente a un químico del gobierno estadounidense del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología. El programa, llamado Iniciativa Global de Medición y Monitorización Medioambiental, o GEMM, no menciona a Huawei en su página web.

Un portavoz del NIST dijo que su científico “no ha recibido financiación de GEMM más allá de los gastos de viaje para reuniones y que desconocía cualquier conexión entre GEMM y Huawei”.

El portavoz de Optica dijo que Huawei "hizo una donación única a Optica en 2019 pero no tuvo ninguna participación en la toma de decisiones sobre cómo se aplicaron esos fondos". Dijo que Optica "optó por utilizar los fondos para un programa de puesta en marcha para hacer frente a los retos ambientales y climáticos generalizados." Declinó responder a preguntas sobre el valor de la donación de Huawei en 2019.

En la reunión del consejo, la directora ejecutiva de la Fundación Óptica dijo que Huawei se había “ofrecido” a financiar el concurso de investigación a finales de 2021 y que “no pretendía diseñar el programa, determinar los criterios de selección ni elegir a los ganadores”, según el acta. A continuación, los miembros votaron por unanimidad la aprobación de la donación de Huawei, dice el documento.

El papel de Huawei en el concurso

En última instancia, sin embargo, Huawei sí desempeñó un papel en la elección de los ganadores del concurso y se aseguró oportunidades contractuales para colaborar con ellos mientras realizaban sus investigaciones, según muestran los documentos.

Huawei participó en las deliberaciones sobre quiénes integrarían el comité de selección del concurso, según una hoja de cálculo revisada por Bloomberg. El documento evaluaba las credenciales de 32 candidatos potenciales e incluía una columna titulada “Recomendación de Huawei”.

Huawei recomendó a ocho de los 32 candidatos de la lista, según el documento. Varios de ellos, incluido un ejecutivo de Huawei, pasaron a formar parte del comité de selección del concurso, compuesto por 10 personas. La representación de Huawei en el panel terminó tras el informe de Bloomberg que revelaba el papel de la empresa como única financiadora del concurso.

El representante de Huawei pudo mantener el contacto con los ganadores, que estaban obligados a participar en al menos dos reuniones de revisión con el comité de selección para “proporcionar actualizaciones sobre el progreso y recibir asesoramiento/orientación”, según un acuerdo revisado por Bloomberg que los premiados debían firmar. El documento, que enumeraba las condiciones para aceptar el premio en metálico, especifica que las reuniones “podrían tener lugar” en tres conferencias del sector en EE UU.

Un documento interno del presupuesto de Optica muestra que los ganadores también tenían la opción de entregar su informe final en un evento en China llamado Conferencia de Comunicaciones y Fotónica de Asia, conocida como ACP.

Un documento presupuestario posterior describe un plan para enviar a cinco de los diez ganadores del concurso a la ACP de Pekín en 2024. El evento está coorganizado por Huawei y el Laboratorio Estatal Clave de Fotónica de la Información y Comunicaciones Ópticas de China.

Glenn Tiffert, especialista en seguridad de la investigación de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford, dijo que los orígenes ofuscados de la financiación, la coherencia de la investigación apoyada con las prioridades del gobierno chino y las actividades de difusión en China respaldadas por el programa, como la conferencia ACP, reflejan la evolución de los esfuerzos de China por captar talentos en el extranjero.

El portavoz de Optica dijo que Huawei no participó en la selección final de los jueces del concurso y que el documento que Bloomberg citó con la columna etiquetada como "recomendación de Huawei" era "una lista inicial de voluntarios para su consideración". Dijo que Optica siguió el proceso estándar para puntuar a los solicitantes asignando aleatoriamente las propuestas a los jueces.

Dijo que “se espera que los ganadores tengan reuniones de revisión con miembros del Comité de Selección, pero en ningún momento hubo ninguna expectativa o requisito de que los ganadores se reunieran directamente con Huawei.” Calificó la conferencia patrocinada por Huawei y el Estado chino como “una oportunidad para que nuestros ganadores interactúen en una reunión de mentes afines.”

Científico de la USC

Uno de los científicos que Huawei quería en el comité de selección del concurso de Óptica era un profesor de ingeniería de la Universidad del Sur de California al que había financiado hace casi una década: Alan Willner. En 2016, antes de que muchas universidades decidieran prohibir a sus investigadores trabajar con Huawei, la telecomunicación china y su unidad estadounidense Futurewei financiaron a Willner a través de dos contratos de investigación separados valorados en un total de 338.000 dólares, según un documento interno de Huawei revisado por Bloomberg.

Willner, que llegó a ser presidente del comité de selección del concurso, ha sido miembro de la Junta Científica del Ejército de EE.UU. y del Consejo de Investigación de Ciencias de la Defensa, que proporcionaba informes al director de DARPA, según su biografía de la USC.

Dos científicos junior del departamento de ingeniería de Willner en la USC han obtenido financiación para investigación de Huawei a través del concurso Óptica desde que comenzó en 2022. Ambos forman parte de un equipo que la USC anunció en abril que había recibido la subvención de la DARPA para desarrollar chips informáticos basados en la luz como parte de un esfuerzo de cuatro años financiado por el Pentágono.

La USC dijo en un comunicado que "concede la máxima importancia al cumplimiento de la letra y el espíritu de nuestras obligaciones relacionadas con la aceptación y notificación de la financiación". El comunicado añadía que la universidad está "llevando a cabo una revisión exhaustiva de los premios concedidos a los investigadores de la USC por parte de la Fundación Óptica."

Willner no respondió a las peticiones de comentarios.

Lea más en Bloomberg.com