La misión imposible del Banco Central de Zimbabue para salvar la economía cumple 100 días

El ZiG - el sexto intento de la nación de tener una moneda local que funcione en los últimos 15 años - sustituyó al dólar zimbabuense que perdió el 80% de su valor frente al billete verde en 2024

El gobernador del banco central de Zimbabue, John Mushayavanhu.
Por Ray Ndlovu
07 de julio, 2024 | 03:00 AM

Bloomberg — El nuevo gobernador del banco central de Zimbabue, John Mushayavanhu, ha hecho lo que parecía imposible en sus primeros 100 días: crear una moneda estable y controlar las presiones sobre los precios en una nación que ha sido un ejemplo de hiperinflación y desplome de las divisas.

Sus esfuerzos han suscitado tanto entusiasmo como escepticismo. Un equipo del Fondo Monetario Internacional, que visitó el país el mes pasado, elogió la introducción por parte del gobernador del ZiG, abreviatura de Zimbabwe Gold, por haber puesto fin a un brote de inestabilidad monetaria.

El veterano banquero dio a conocer la ZiG y fijó el tipo de interés oficial en el 20% una semana después de convertirse en gobernador, marcando así un hito en su nuevo mandato. El ZiG - el sexto intento de la nación de tener una moneda local que funcione en los últimos 15 años - sustituyó al dólar zimbabuense que perdió el 80% de su valor frente al billete verde en 2024. Su rápido declive llevó a los zimbabuenses a desecharlo por el dólar estadounidense, que ahora se utiliza en más del 80% de las transacciones.

Desde su introducción, el ZiG se ha mantenido relativamente estable y ha controlado la inflación mensual, ayudado en parte por la tolerancia cero de Mushayavanhu hacia el mercado paralelo, al que se ha culpado de especular. Las fuerzas del orden han detenido en masa a los traficantes callejeros de divisas.

PUBLICIDAD

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, declaró a principios de esta semana que el ZiG podría incluso convertirse por la vía rápida en la única moneda de curso legal en un plazo de dos años. Eso pone en peligro el uso de dólares estadounidenses antes de la fecha límite de 2030, cuando finaliza el actual sistema multidivisa.

El ZiG cotizaba el viernes a 13,69 frente al dólar, un 1% menos que en su debut el 8 de abril. A finales de junio, la Organización Internacional de Normalización asignó a la unidad respaldada por lingotes un código de moneda, ZWG, según informó el banco central.

Mushayavanhu también se ha comprometido a seguir con la política monetaria ortodoxa y evitar la impresión de dinero, que plagó a sus predecesores. La restricción de la oferta monetaria se ha reflejado en el índice bursátil de referencia de Harare, que solo ha subido un 45% desde que se volvió a basar en la ZiG, en contraste con las ganancias de más del 300% logradas en el primer trimestre de este año.

PUBLICIDAD

El jurado sigue deliberando

Pero las empresas y los inversores que han vivido las múltiples crisis monetarias, se muestran más escépticos.

Aunque Mushayavanhu ha realizado “sólidos progresos” en la consecución de sus objetivos de estabilidad del tipo de cambio, menor inflación y una moneda local que funcione, dijo Lloyd Mlotshwa, jefe de investigación de la correduría IH Securities, con sede en Harare, el jurado aún no sabe cuánto durará.

"Naturalmente, la cuestión es siempre la sostenibilidad".

La nación, rica en recursos, está sumida en una sequía inducida por El Niño, que ha frenado la producción agrícola y aumentado las importaciones. También está lidiando con unos precios más bajos de los productos básicos. Es probable que la combinación repercuta en la disponibilidad de dólares, lo que afectará a la estabilidad de la moneda, dijo Mlotshwa.

La Cámara Nacional de Comercio de Zimbabue dijo que aún es pronto para celebrarlo. OK Zimbabwe Ltd., el mayor minorista del país, que se ha visto perjudicado por anteriores turbulencias monetarias, está evaluando el impacto de la ZiG en sus operaciones.

Hasta ahora, “los cobros en divisas han disminuido a favor de la ZiG”, declaró la empresa el 27 de junio. El gigante minorista prevé un “crecimiento del volumen” este año.

Aun así, el vicegobernador Innocent Matshe afirmó que el banco central se compromete a mantenerse en la senda de la política monetaria ortodoxa.

PUBLICIDAD

“El gobernador se toma en serio el apego a los fundamentos y el retorno del banco central a la banca central”, dijo Matshe en una entrevista. “Se ha hecho un esfuerzo por no tener vacas sagradas”.

Lea más en Bloomberg.com