Trafigura lucha con una enorme factura de recompra de acciones a medida que se desvanece el auge

Las grandes sumas en juego representan un interrogante creciente para sus empleados actuales y anteriores, que tienen gran parte de su patrimonio personal ligado a la empresa

Esta no es la primera ves que un boom de ganancias causa dificultades a empresas que comercian en materias primas y Trafigura indicó que revisa periódicamente su esquema de accionistas.
Por Jack Farchy - Archie Hunter
09 de julio, 2024 | 06:29 PM

Bloomberg — Después de varios años de beneficios extraordinarios, el Grupo Trafigura tiene que hacer frente a una cuantiosa factura de recompra de acciones, lo que ha obligado al coloso del comercio de materias primas a rebajar los intereses que paga sobre el dinero que adeuda a sus accionistas.

Trafigura, que pertenece a unos mil cuatrocientos empleados, recurre a la recompra de acciones como medio esencial para recompensar a sus mejores operadores.

Jeremy Weir

La compañía se compromete todos los años a recomprar una parte significativa de sus acciones, una cantidad que por lo general viene determinada por su beneficio anual más reciente, y cuyos pagos suelen distribuirse a lo largo de los siguientes 4 años. Cuando los empleados se marchan, la empresa les recompra sus acciones, igualmente mediante una serie de pagos a plazos.

Lea más: Trafigura pagará US$55 millones por manipulación del índice de referencia del fuel oil de EE.UU.

PUBLICIDAD

Actualmente, la empresa se encara años de importantes compromisos de recompra sobre la base de los cuantiosos beneficios que produjo durante el periodo subsiguiente a la invasión de Rusia en Ucrania, a la vez que el boom histórico del sector del comercio de materias primas empieza a desvanecerse.

Además, en el 2023, se produjo una oleada de salidas de altos directivos, lo que incrementó todavía más el total de acciones que deberá recomprar en los próximos años.

Trafigura tiene varias alternativas para hacer frente al desajuste, aun cuando sus beneficios cayeran por debajo del nivel de las recompras previstas: la compañía podría hacer uso de parte de los beneficios no distribuidos que ha acumulado, y también goza de un amplio margen de discrecionalidad sobre cuándo pagar las acciones.

PUBLICIDAD

Pero las grandes sumas en juego representan un interrogante cada vez más importante para los empleados actuales y antiguos que tienen gran parte de su patrimonio personal inmovilizado en la empresa, y llegan en un momento en el que los ejecutivos ya están disputándose el puesto en medio de una importante sucesión en la dirección.

Trafigura, que ha ascendido hasta convertirse en una fuerza dominante en el comercio de petróleo, gas y metales, recompró casi US$6.000 millones el año pasado, mientras que los beneficios en el semestre hasta marzo cayeron un 73%, hasta US$1.470 millones.

El mes pasado, Trafigura envió varias propuestas de enmienda a su acuerdo con los accionistas, incluida una que limitaría el interés que paga por las recompras de acciones comprometidas pero no pagadas al 2,5%, en lugar de un nivel vinculado a los tipos de interés del mercado.

Lea más: Trafigura se declara culpable de una década de sobornos petroleros en Brasil

Las riquezas del auge del comercio de las materias primas.

En un correo electrónico enviado a los accionistas, el consejero delegado de Trafigura, Jeremy Weir, sugirió que la razón del cambio era garantizar que la empresa pudiera mantener el ritmo de sus recompras programadas.

"El calendario de reembolso de las recompras depende de la rentabilidad de los fondos propios de la empresa a lo largo de varios años, que, dados los elevados tipos de interés, podría verse afectada negativamente por los sustanciales pagos de intereses", dijo en el correo electrónico, según varias personas familiarizadas con el mismo.

En respuesta a las preguntas, un portavoz de Trafigura dijo que la empresa revisa periódicamente su plan de accionistas “y recientemente comunicó a los accionistas una serie de cambios administrativos y de otro tipo propuestos.”

PUBLICIDAD

No es la primera vez que un boom de los beneficios causa dolores de cabeza en el sector del comercio de materias primas, en gran parte privado.

Los beneficios récord obtenidos por Glencore en 2006-07 fueron uno de los factores que encaminaron a empresa de comercio, entonces una sociedad propiedad de los empleados, hacia una oferta pública inicial, ya que los altos ejecutivos se dieron cuenta de que la empresa tendría dificultades para pagar a todo el mundo como empresa privada si varios de ellos se marchaban al mismo tiempo.

Sin embargo, los ejecutivos de Trafigura han dicho desde hace tiempo que no considerarían una OPI, y el plan de recompra le da un amplio poder para aplazar las recompras.

En 2018, tras un periodo de escasa rentabilidad y una liquidación de sus bonos, la empresa redujo sus recompras de acciones repartiéndolas a lo largo de un periodo más prolongado, según informó Bloomberg en su momento.

PUBLICIDAD

Y las obligaciones de recompra no han impedido a Trafigura canalizar sus beneficios récord de la crisis energética hacia nuevas inversiones. Ya este año, ha firmado importantes acuerdos en distribución de combustible, refinado de petróleo, buques cisterna y producción de electricidad por gas.

Aún así, se trata de un asunto delicado, sobre todo porque muchos de los más altos ejecutivos de Trafigura han anunciado recientemente su marcha, entre ellos el ex director de operaciones Mike Wainwright, el director ejecutivo José Larocca, el director financiero Christophe Salmon y el jefe de fusiones y adquisiciones Jesús Fernández. Weir, consejero delegado de la empresa, también está preparando su propia sucesión, según informó Bloomberg en abril.

PUBLICIDAD

Cuando un accionista abandona Trafigura, se fija el valor de sus acciones y la empresa se compromete generalmente a recomprarlas en cinco plazos: uno a la salida y luego al final de cada año posterior, según un prospecto de 2021 y personas familiarizadas con el asunto. La empresa utiliza un acuerdo similar para recomprar acciones cada año a los empleados que continúan.

El rival más cercano de Trafigura, Vitol Group, también es propiedad de los empleados y recompra acciones con regularidad: el operador recompra sus acciones una media de siete años y un máximo de 10 años después de su emisión, según declaró un ejecutivo de Vitol a un tribunal de Nueva York a principios de este año.

Otros operadores energéticos como Mercuria Energy Group Ltd. y Gunvor Group también son empresas privadas, pero tienen la propiedad concentrada en manos de uno o dos altos ejecutivos.

PUBLICIDAD

Lea más: Exejecutivo petrolero de Ecuador dice que Trafigura le pagó sobornos

Retorno de dinero ya pagado

La carta de Trafigura a los accionistas ha sido controvertida entre los empleados actuales y antiguos, no sólo por el cambio en el tipo de tasa de interés, sino también por una cláusula propuesta que permitiría a Trafigura recuperar las acciones de los empleados en una amplia gama de circunstancias, incluyendo si se descubre que han infringido la ley, han violado el código de conducta de la empresa o han incumplido los acuerdos de confidencialidad después de dejar la empresa.

En los últimos cuatro meses, Trafigura se ha declarado culpable de cargos de soborno y ha resuelto un caso de manipulación del mercado.

La empresa ha sido acusada en Suiza por sobornos en Angola, junto con el ex director de operaciones Wainwright, durante mucho tiempo uno de los empleados de más alto rango y mayor accionista de Trafigura.

PUBLICIDAD

En su correo electrónico, enviado una semana después de la carta con los cambios propuestos, Weir dijo que la empresa retiraba la cláusula de devolución propuesta y que la revisaría. La propuesta "agrupaba enmiendas sustanciales de forma poco útil", dijo Weir, disculpándose por "cualquier confusión o preocupación que esto haya causado".

Lea más en Bloomberg.com