Bonos de Pemex son la excepción en caída de activos mexicanos tras triunfo de Morena

Los bonos de Pemex, uno de los créditos corporativos más negociados entre los mercados emergentes, ha sido un caso atípico en medio de la liquidación tras las elecciones del 2 de junio

Bonos de Pemex son la excepción en caída de activos mexicanos tras triunfo de Morena
Por Vinicius Andrade - Maria Elena Vizcaino - Michael O'Boyle
13 de junio, 2024 | 12:49 PM

Bloomberg — La caída de los mercados financieros mexicanos ha sido casi generalizada este mes. Tanto las acciones, como los bonos y el peso se debilitaron después de que las aplastantes elecciones esparcieran temores entre los inversionistas de que el partido gobernante de izquierda podría haber ganado demasiado poder.

Ver más: Deuda de Pemex presionará al Gobierno de Claudia Sheinbaum: S&P, Moody’s y Fitch

Por otro lado, está la deuda de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos.

Los precios de los aproximadamente US$69.000 millones en bonos no solo no se están desplomando, sino que algunos están subiendo. La lógica, articulada por un puñado de defensores de los bonos de Pemex, es la siguiente: la presidenta electa, Claudia Sheinbaum, tendrá un mandato tan amplio que será capaz de aprobar leyes que transfieran parte de la deuda al Gobierno, lo que apuntalará las frágiles finanzas de la empresa.

PUBLICIDAD

Para algunos observadores de México de larga data, todo esto parece un poco exagerado. Sheinbaum, señalan, no está tan obsesionada con la empresa —y su papel en la sociedad— como su predecesor, Andrés Manuel López Obrador. Además, el Gobierno tendría que asumir una gran parte de la deuda de Pemex —hasta US$50.000 millones, según una estimación— para tener un impacto significativo en las finanzas de la petrolera.

Ver más: Secretario de Hacienda de México busca calmar a los mercados con llamada de dos minutos

Su Administración estará ocupada cumpliendo su compromiso de reducir el déficit presupuestario, dijo Jesús Carrillo, director de investigaciones económicas del Instituto Mexicano para la Competitividad.

PUBLICIDAD

“Ahora mismo no sería el momento adecuado para que el Estado mexicano haga este canje y asuma la deuda”, dijo Carrillo. “No creo que esto suceda pronto”.

La ironía, por supuesto, es que la mayoría de Sheinbaum en el Congreso está alimentando la liquidación en el resto de los mercados mexicanos. A los inversores les preocupa que el Partido Morena aproveche su ventaja para aprobar políticas que AMLO ha intentado aprobar durante mucho tiempo, como cambiar la forma en que se eligen los jueces.

Desde las elecciones, el peso ha perdido aproximadamente el 9% de su valor frente al dólar, lo que supone el peor desempeño entre todas las monedas analizadas por Bloomberg. Las acciones han bajado un 4%.

Un representante Pemex no respondió a los mensajes en busca de comentarios.

Pemex, uno de los créditos corporativos más negociados entre los mercados emergentes, ha sido un caso atípico en medio de la liquidación. A medida que los precios suben, el rendimiento de los bonos gubernamentales con fechas similares cae a su nivel más bajo en al menos dos años.

“Hay más margen para que los diferenciales Pemex sigan ajustándose”, dijo Christine Reed, gestora de cartera de Ninety One. Tener una mayoría “puede llevar al Gobierno a ser capaz de lograr un cambio más material en Pemex”.

Es un caso de inversión impulsado también por los gestores de dinero de Van Eck Associates y Ashmore. Los inversores ahora centrarán su atención en la selección de la Administración Sheinbaum para los principales puestos de trabajo en la perforadora controlada por el Estado.

PUBLICIDAD

Pemex se volvió más interesante y no lo contrario”, dijo Gustavo Medeiros, jefe de investigación de Ashmore en Londres. Si Sheinbaum “realmente logra traer tecnócratas serios para administrar Pemex, eso podría cambiar las reglas del juego y reducir gran parte del riesgo”.

Incluso si el Gobierno no toma medidas inmediatas para abordar los problemas de deuda de Pemex, los gestores ven valor porque una asignación de capital a la compañía ya está incluida en el presupuesto de 2024. Los estrategas de Goldman Sachs & Co. citaron eso al reiterar su recomendación para comprar bonos a corto plazo.

Sheinbaum, que durante la campaña se mantuvo reservada sobre sus planes para Pemex, ha hecho declaraciones en las que reafirmó su promesa de dar prioridad a la empresa estatal. Su secretario de Hacienda —Rogelio Ramírez de la O.— dijo esta semana a los inversores que aprovecharían el apoyo del Congreso para “optimizar el buen uso de los recursos públicos.

Pemex es la petrolera más endeudada del mundo, con más de US$100.000 millones en obligaciones. Reducir su carga de intereses —que incluye US$6,300 millones en vencimientos solo este año— requeriría que el Gobierno absorbiera cerca de la mitad de la deuda de la empresa, según estrategas de Citigroup, entre ellos Donato Guarino.

PUBLICIDAD

Aunque la actual Administración inyectó dinero en la empresa en repetidas ocasiones y redujo significativamente su impuesto sobre los beneficios, los inversores en bonos consideran que estas soluciones son temporales para una empresa que está plagada de otros problemas, como la reducción de la producción de crudo, el envejecimiento de las instalaciones y una serie de accidentes mortales.

Los repetidos percances, incluido uno que prendió fuego al océano, hicieron que los bonos no fueran invertibles para algunos fondos con mandatos ASG (ambiental, social y de gobernanza corporativa). Dado que la calificación de Pemex fue reducida a territorio especulativo por las firmas calificadoras, inversionistas a quienes solo se les permite tener créditos de mayor calidad tuvieron que deshacerse del crédito.

PUBLICIDAD

Carlos Carranza, administrador de cartera de Allianz Global Investors en Londres, no ve ninguna solución a corto plazo para una empresa del tamaño de Pemex.

Es casi como arreglar los desequilibrios macroeconómicos de un país”, afirmó. “No creo que esto suceda de la noche a la mañana”.

Lea más en Bloomberg.com