Actualidad

Luisiana declara emergencia ante la tormenta tropical Nicholas

Podría arrojar hasta 51 centímetros de lluvia, lo que supondría una amenaza para las refinerías costeras y las instalaciones petroquímicas.

Un techo parcialmente derrumbado de una casa después del huracán Ida en Nueva Orleans, Luisiana, EE.UU., el viernes 3 de septiembre de 2021.
Por Brian K. Sullivan y Will Wade
13 de septiembre, 2021 | 07:29 PM

Bloomberg — La tormenta tropical Nicholas puede alcanzar la fuerza de un huracán antes de tocar tierra en Texas, lo que traerá lluvias torrenciales a Houston y partes de Luisiana que aún se están recuperando del golpe del huracán Ida hace dos semanas.

Nicholas se encontraba a 70 millas (113 kilómetros) al sur de Port O’Connor, Texas, con vientos de 65 millas por hora, dijo el Centro Nacional de Huracanes en un aviso a las 5 de la tarde, hora de Nueva York. Aunque evitará en su mayor parte las plataformas petrolíferas y de gas natural del Golfo de México, podría arrojar hasta 20 pulgadas (51 centímetros) de lluvia, lo que supondría una amenaza para las refinerías costeras y las instalaciones petroquímicas.

Debería tocar tierra el lunes por la noche en la costa central de Texas y dirigirse hacia el noreste, dijo Steve Silver, meteorólogo senior de Maxar.

PUBLICIDAD

Ver más: Daños del huracán Ida costarán a las aseguradoras cerca de US$18.000 millones

“Houston está en el punto de mira”, dijo Silver. La tormenta podría ganar fuerza y alcanzar la categoría de huracán, 74 millas por hora (119 kilómetros por hora), pero son las precipitaciones las que suponen una amenaza más importante. Nicholas será “un acontecimiento pluvial importante”.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, declaró el estado de emergencia y el gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó a los equipos de emergencia que se preparen para la tormenta. Una alerta de huracán se extiende desde Port Aransas hasta San Luis Pass en Texas, y las lluvias más intensas caerán probablemente del lunes al miércoles, según el Centro de Predicción Meteorológica. La marejada ciclónica podría alcanzar 1,5 metros cerca de San Luis Pass, al sur de Houston.

PUBLICIDAD

El lento avance de la tormenta aumenta el riesgo de inundaciones a su paso por la región.

“Yo lo llamaría una amenaza seria”, dijo Jim Rouiller, meteorólogo principal del Energy Weather Group. “Si se ralentiza mañana, podríamos tener serios problemas”.

Nicholas es la decimocuarta tormenta del Atlántico en 2021. La mitad de las tormentas hasta ahora han golpeado a EE.UU., e Ida fue la peor de la temporada, estrellándose contra la costa de Luisiana antes de devastar Nueva York con lluvias e inundaciones que mataron a más de 40 personas. El lunes, AIR Worldwide actualizó sus previsiones de pérdidas por Ida, diciendo que la tormenta probablemente causó entre US$20.000 y US$30.000 millones en pérdidas aseguradas. Las estimaciones anteriores oscilaban en torno a los US$18.000 millones.

Ver más: Ningún huracán ha golpeado los mercados energéticos de EE.UU. tanto como Ida

Se espera que la última tormenta afecte a zonas de Luisiana que todavía se están recuperando del huracán Laura del año pasado y es probable que traiga fuertes lluvias a las zonas azotadas por Ida, dijo Edwards. Esto también podría interrumpir los esfuerzos para restablecer la electricidad.

Nicolás también podría interrumpir los esfuerzos de restauración de las plataformas petrolíferas y oleoductos del Golfo de México que han permanecido fuera de servicio desde Ida. Casi el 50% del suministro de petróleo sigue sin funcionar en el Golfo y el volumen de la producción cerrada puede empezar a crecer de nuevo. Los precios del crudo físico de la Costa del Golfo de EE.UU. podrían aumentar si no se restablece el suministro con prontitud.

Con asistencia de Sheela Tobben y Yueqi Yang.

PUBLICIDAD