Economía

México consideraría otro uso para US$7.000M que eran para Pemex

Es probable que estos fondos no vayan a parar a Pemex en absoluto, según tres personas con conocimiento del asunto.

Tiempo de lectura: 1 minuto

México estaría considerando usar los US$7.000 millones de reservas internacionales que compró este mes al banco central para fines distintos al prepago de la deuda del gigante petrolero de la nación, Pemex, según tres personas con conocimiento del asunto.

México compró las reservas la misma semana que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su Gobierno había comenzado un proceso para refinanciar la costosa deuda pública, y su portavoz dijo que se refería a la deuda de Petróleos Mexicanos, como se conoce a Pemex. La medida fue el último giro en el intento de López Obrador de ayudar a la empresa estatal, que es la petrolera estatal más endeudada del mundo.

Sin embargo, es probable que estos fondos no vayan a parar a Pemex en absoluto, según tres personas con conocimiento del asunto, que pidieron no ser identificadas porque el tema no es público. Dos dijeron que México compró los dólares para realizar los próximos pagos de la deuda soberana. Un tercero dijo que si bien los fondos pueden usarse para la recompra de deuda de Pemex al final, hay actualmente otras posibilidades bajo análisis, sin dar más detalles.

La presidencia de México declinó hacer comentarios.

Ver más: Gobierno compra a Banxico US$7.000 millones de reservas sin tocar recursos del FMI

Después de que el 6 de septiembre el presidente comenzara a hablar sobre sus planes de refinanciamiento para Pemex, los bonos de la empresa se dispararon, lo que probablemente encareció la operación. La semana pasada, tras el anuncio de la compra de reservas, subieron nuevamente.

Los US$7.000 millones se compraron con los propios recursos del Gobierno y no se necesitaron ventas de deuda para implementar el acuerdo, dijo una de las personas.

El repunte de los bonos de Pemex no es el primer obstáculo para las ideas de refinanciamiento de López Obrador. Originalmente, el presidente dijo que México podría usar los US$12.000 millones transferidos al banco central por el Fondo Monetario Internacional para pagar la deuda más costosa de México. El principal problema: el banco central dice que sus reglas impiden que el Gobierno use legalmente los fondos sin antes comprarlos directamente.

El secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, dijo en una entrevista este mes que cualquier plan de pago de deuda tomaría tiempo en implementarse.