Viajes

En señal de esperanza, aerolíneas añaden vuelos invernales entre EE.UU. y Europa

Reino Unido y Alemania han visto el mayor aumento de frecuencias hacia Estados Unidos previstas para los próximos meses tras la flexibilización de requisitos de viaje.

Viajeros usan mascarillas en el Aeropuerto Internacional de Tocumán, en Ciudad de Panamá, Panamá, el viernes 28 de febrero de 2020.
Por Siddharth Philip
28 de septiembre, 2021 | 03:46 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Las aerolíneas están añadiendo con cautela vuelos entre EE.UU. y Europa durante el invierno del Hemisferio Norte, a medida que las compañías intentan sacar provecho de la flexibilización de las restricciones de viaje (aunque sin excederse) durante los meses más flojos de la temporada.

Según datos de BloombergNEF, está previsto que el número de vuelos desde Europa Occidental a Norteamérica aumente un 7,5% entre finales de octubre y principios de noviembre, cuando se levante la prohibición de viajar a EE.UU. desde la mayoría de los países europeos. El tráfico se dirigirá entonces a un máximo a fines de diciembre.

Las aerolineas agregan vuelos entre EE.UU. y Europa a medida que las restricciones se relajan.dfd


PUBLICIDAD

Si bien las compañías aéreas europeas han ampliado su oferta a lo largo de la pandemia de coronavirus, para luego ver como la demanda no se materializa, “hemos visto muchas menos cancelaciones en las últimas semanas”, dijo David Doherty, analista de BloombergNEF. Eso “demuestra que las aerolíneas tienen cada vez más confianza en los factores de ocupación”.

Los países más fríos, como Reino Unido y Alemania, están preparados para ocupar la mayor parte de los vuelos de invierno, ya que las compañías aéreas están reduciendo los calendarios de verano entre EE.UU. y las naciones más cálidas.

La capacidad de los vuelos de EE.UU. hacia Reino Unido aumentará un 79% entre septiembre y diciembre según los calendarios actuales del rastreador de vuelos OAG. Para Alemania, el aumento es del 21%, mientras que las plazas ofrecidas para España e Italia disminuyen. OAG prevé que algunos de los vuelos al Reino Unido y Alemania se reduzcan a medida que las compañías aéreas ajusten sus calendarios.

PUBLICIDAD
Planes de inviernodfd

La decisión adoptada la semana pasada por EE.UU. de permitir la entrada de visitantes vacunados (poniendo fin a la prohibición impuesta a la mayoría de los viajeros europeos desde marzo de 2020) hizo que las acciones de las aerolíneas se dispararan.

Las restricciones han afectado especialmente a las grandes compañías aéreas europeas como Deutsche Lufthansa AG y British Airways, que dependen en mayor medida del corredor del Atlántico Norte, la sección más lucrativa del mercado aéreo mundial. Contrapartes estadounidenses como United Airlines Holdings Inc. y Delta Air Lines Inc. tienen vastas operaciones nacionales que han resistido mejor la pandemia.

Demanda alemana

Lufthansa dijo el martes que la demanda para algunas rutas a EE.UU. había alcanzado los niveles anteriores a la crisis, con ventas de asientos premium en vuelos a Nueva York y Florida que superan los niveles de 2019. El grupo aéreo alemán, propietario de las antiguas aerolíneas nacionales de Suiza, Austria y Bélgica, dijo que está preparado para aumentar la capacidad en poco tiempo.

British Airways, cuya ruta desde Londres Heathrow al aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York generaba más de US$1.000 millones de ingresos anuales antes de la pandemia, informó de un aumento de las búsquedas tras la medida estadounidense, pero no ha comentado nada sobre las ventas.

Los horizontes de reserva europeos siguen siendo cortos, con la demanda centrada en destinos de ocio y fortaleciéndose en diciembre, dijo Hugh Aitken, vicepresidente de vuelos de Skyscanner.net, que rastrea la demanda de las aerolíneas.

“Según nuestro análisis, Nueva York es la ciudad con más demanda, seguida de Miami y otros destinos de ocio como Orlando, Los Ángeles y San Francisco”, dijo.

PUBLICIDAD

Es probable que el invierno siga siendo un desafío para las aerolíneas, dijo John Grant, analista jefe de OAG. Mientras que las compañías aéreas suelen modificar la capacidad en incrementos del 10%, la demanda puede no moverse tanto de una sola vez. Esto deja a los transportistas en la incertidumbre.

“Por un lado, tienes que demostrar a tus accionistas que te estás preparando para generar efectivo”, dijo. “Al mismo tiempo, no quieres añadir demasiada capacidad que te haga perder vuelos rentables”.

PUBLICIDAD