Economía

Colombia es el segundo de América Latina con la desigualdad de ingresos más alta

Frente a países OCDE, Colombia lidera con la mayor desigualdad de este tipo. Hacer ajustes en el salario mínimo, entre las recomendaciones del Banco Mundial.

Colombia es el segundo de América Latina con la desigualdad de ingresos más alta.
27 de octubre, 2021 | 11:50 am
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bogotá — El multilateral emitió un informe este miércoles en el que detalla que el nivel de desigualdad que tiene Colombia resulta siendo una limitación para el crecimiento económico y el progreso social. El país no solo es líder en esta materia en América Latina, sino también en el mundo.

El informe resalta que Colombia es el segundo país con la desigualdad de ingresos más alta en América Latina y el primero frente a las naciones que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Estos apenas son algunos de los hallazgos clave.

PUBLICIDAD

Ver más: “Hacen falta reformas fuertes para un crecimiento más dinámico”: VP del Banco Mundial para Latam

El Banco Mundial detalla que las brechas que se abren desde la vida temprana para las personas en Colombia en términos de acceso a oportunidades de alta calidad en desarrollo infantil, educación y servicios de atención médica, resultan siendo un factor determinante en las disparidades de ingresos entre los adultos.

PUBLICIDAD

Además, la desigualdad en el acceso a empleos de calidad termina agregando más ingredientes para que la brecha de ingresos se agrande. Precisamente este es uno de los factores que hace que Colombia sea uno de los países del mundo en el que las desigualdades terminan siendo más persistentes entre generaciones.

Ver más: La riqueza mundial ha crecido en las últimas décadas, pero la desigualdad también: Banco Mundial

“La desigualdad de larga data entre las regiones se superpone con las grandes brechas en el bienestar entre los afrodescendientes e indígenas colombianos y el resto de la población”,

Banco Mundial.

Aunque la pandemia del coronavirus amenaza con tener efectos negativos prolongados en la desigualdad de ingresos del país, el cambio climático podría terminar ampliando dichas brechas. Sobre este punto, desde el Banco Mundial indican que pese a que las políticas tributarias y de transferencias actuales pueden ayudar a estos desequilibrios, “existe un amplio potencial para mejorar el papel redistributivo de la política fiscal en Colombia”.

El multilateral es reiterativo en que Colombia debe hacer diversas reformas que le permitan trazarse un futuro más equitativo.

PUBLICIDAD

Ver más: Colombia se alista para recibir hasta US$2.000 millones del Banco Mundial

Las oportunidades de aprendizaje no son las mismas para todos los niños en Colombia. Las poblaciones afrocolombianas e indígenas pierden el equivalente a 4,7 y 4,5 años de educación, respectivamente, al ajustar los años de escolaridad con los resultados reales de aprendizaje, cifras que superan lo que otros grupos pierden en un año completo o más”,

Banco Mundial.

Desde el multilateral también se destaca que aunque los programas sociales benefician a los más pobres, “todavía llegan a hogares que no lo necesitan”.

PUBLICIDAD

Por lo anterior, recomiendan “crear un registro social único dinámico, confiable e integrado, mediante: (1) la integración del Sisbén con fuentes de datos administrativos y registros de programas sociales nominalizados, para mantener actualizada la información; (2) implementar una cláusula de corresponsabilidad en el registro de programas sociales para asegurar que los ciudadanos actualicen su información en el Sisbén”.

Algunas recomendaciones para el país

  • Permitir que el salario mínimo se ajuste de acuerdo con el contexto económico (por ejemplo, teniendo en cuenta la productividad y los indicadores del mercado laboral), y no se ajuste automáticamente a la inflación, como en el marco legal actual.
  • Aumentar la participación y la cobertura del sistema pensional colombiano.
  • Incrementar la oferta de educación secundaria superior en áreas rurales.
  • Reducir los costos de formalización mediante: reducción del número de días que se necesitan para registrar una empresa, de los costos de registro de empresas (registro mercantil), desarrollar un formulario único para facilitar el registro de empleados, entre otros.
  • Limitar el crecimiento del salario mínimo, a la tasa de inflación, durante algunos años (hasta que el salario mínimo alcance un nivel más favorable a la creación de empleo), y establecer un salario mínimo por hora (para que no se penalice el trabajo a tiempo parcial).
  • Evitar leyes y regulaciones con sesgo de género: hacer contribuciones al seguro social proporcionales a las horas trabajadas (en lugar de por tiempo completo o semanal), lo que promovería la formalización entre las trabajadoras.
    • Igualar la edad en la que hombres y mujeres pueden jubilarse con beneficios de pensión completos, en todos los sectores (como en Eslovenia).
    • Introducir legislación que prohíba la discriminación por motivos de género en el acceso al crédito (como en Uzbekistán, Bahrein, Jordania, Maldivas).
  • Disminuir o eliminar exenciones del IVA y tarifas reducidas: mantener las tasas cero solo para unos pocos bienes que son consumidos principalmente por personas de bajos ingresos. Para todos los demás bienes, utilizar una tasa de IVA del 5, 12 y el 19%, según la proporción del consumo total al que contribuyan las personas de altos ingresos. Al mismo tiempo, aumentar la cobertura del programa de devolución del IVA.
  • Mejorar el sistema de focalización de subsidios, al complementar el sistema de estratos con información del Sisbén.
  • Ampliar la conectividad desde las zonas residenciales de las zonas periurbanas y los municipios más pequeños, hasta la red de carreteras terciarias y secundarias, para mejorar el acceso general a los puestos de trabajo, los mercados y los servicios, que tienden a concentrarse en las zonas urbanas más grandes.


PUBLICIDAD