Actualidad

Un ‘Parque Jurásico en el Ártico’, el plan de científicos rusos contra el calentamiento

Las emisiones procedentes del permafrost que se está descongelando en Rusia representan una gigantesca amenaza climática para el planeta.

Montañas aledañas a la carretera que atraviesa el Extremo Oriente ruso, anteriormente Siberia, a través de la región de Kolimá.
13 de noviembre, 2021 | 07:44 PM

Bloomberg — Las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del permafrost ártico que se está descongelando en Rusia representan una gigantesca amenaza climática para el planeta. Un par de científicos rusos afirman que la solución puede estar en el pastoreo de un gran número de animales en esa zona, y posiblemente incluso de un mamut, del tipo lanudo.

Nikita Zimov y su padre, el geofísico Sergey, tienen un plan para devolver al ecosistema ártico el aspecto que tenía hace unos 14.000 años en su proyecto de Parque del Pleistoceno en Siberia. También se han asociado con una empresa estadounidense de “desextinción”, Colossal Laboratories and Biosciences, que está trabajando para criar mamuts lanudos.

“Estamos restaurando ecosistemas de pastos altamente productivos en el Ártico, similares a los que existían aquí antes de la llegada del hombre prehistórico”, dijo Nikita, de 38 años, director del parque. “Este ecosistema se llamaba la Estepa del Mamut y en cada kilómetro cuadrado vivían decenas de grandes herbívoros”.

PUBLICIDAD

Ver más: COP26 alcanza acuerdo climático con una clave sin precedentes sobre combustibles fósiles

Las temperaturas récord del Ártico en los últimos años han acelerado el deshielo del permafrost ruso que cubre dos tercios del país más grande del mundo, según un informe de julio del Grupo Asesor sobre la Crisis Climática, que es independiente. La pérdida del permafrost ártico podría liberar hasta 240.000 millones de toneladas de metano y dióxido de carbono a la atmósfera para el año 2100, advirtió el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas en un estudio de 2019.

Las temperaturas récord del Ártico en los últimos años han acelerado el deshielo del permafrost ruso que cubre dos tercios del país más grande del mundodfd

La teoría de los Zimov es que los animales que pisan la nieve en invierno ralentizan o detienen el derretimiento del permafrost, al tiempo que protegen el suelo que permite que crezca la hierba en verano. La hierba refleja la luz del sol, ayudando a enfriar las temperaturas y a mantener los rebaños, mientras que las emisiones derivadas del pastoreo de tantos animales se ven compensadas con creces por el impacto positivo en el ecosistema, según Nikita Zimov.

PUBLICIDAD

Están llevando a cabo un experimento con 150 animales, incluidos 20 camellos transportados al norte en verano, caballos, ciervos y búfalos, que pastan en las 140 hectáreas de terreno del proyecto en la región rusa de Yakutia, que Nikita llama en broma Parque Jurásico en el Ártico.

Según Colossal, una empresa del área de Boston cofundada por el genetista y empresario de la biotecnología George Church, es posible que el mamut se una a ellos. “Nuestro objetivo es tener nuestras primeras crías en un plazo de 4 a 6 años”, dijo Ben Lamm, su cofundador y director ejecutivo, en comentarios enviados por correo electrónico.

Los científicos de Colossal han visitado el Parque del Pleistoceno y están trabajando en la investigación de vientres artificiales en Estados Unidos que permitirían mantener “cientos y potencialmente miles de mamuts lanudos al mismo tiempo”, dijo Lamm.

Ver más: Crisis climática en Latam: el efecto dominó de la sequía y el estrés hídrico

La empresa utiliza tecnologías de edición genética para insertar ADN de mamut en el genoma de células de elefante asiático. El objetivo a largo plazo es producir una manada de mamuts lo suficientemente grande como para ayudar a la repoblación de la tundra ártica, empezando por Siberia, dijo Lamm.

Según Nikita Zimov, Rusia necesitará 20 millones de animales para restaurar el ecosistema en un 20% de su territorio. Esto ayudaría a absorber alrededor del 20% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero causadas por el ser humano, hasta cuatro veces la cantidad que Rusia produce ahora anualmente, dijo.

PUBLICIDAD

Sergey Zimov, de 66 años, fue uno de los primeros científicos en publicar estudios en la década de 1990 advirtiendo de la amenaza climática que supone el deshielo del permafrost. Fue cofundador y director de la Estación Científica del Noreste, cerca de Chersky, en Yakutia. Cuando la Unión Soviética se derrumbó, vendió su propio apartamento para mantener la estación en funcionamiento, rebautizándola como Parque Pleistoceno en 1996.

Su teoría no ha sido probada hasta ahora. Mientras que los animales que pisotean la nieve pueden ayudar a ralentizar la degradación del permafrost, la cuestión de la vegetación “es un poco más complicada”, dijo Dmitry Streletskiy, profesor asociado de la Facultad de Artes y Ciencias Columbian de la Universidad George Washington. Aun así, “Sergey es un científico de talla mundial” y la idea “puede funcionar hasta que se demuestre lo contrario”, dijo.

Los animales que remueven el suelo en verano podrían ayudar a calentar el permafrost, aunque lo enfríen en invierno al pisar la nieve, dijo Ted Schuur, profesor del Centro de Ciencia y Sociedad de los Ecosistemas de la Universidad del Norte de Arizona, que ha publicado artículos con Sergey Zimov sobre el permafrost.

PUBLICIDAD

Aunque restaurar el mamut en el Ártico para evitar el calentamiento global “sería genial”, el proyecto puede funcionar con los animales existentes, dijo Nikita. Alrosa PJSC, la mayor empresa rusa de extracción de diamantes que también trabaja en Yakutia, acordó recientemente patrocinar una expedición para traer bueyes almizcleros al parque, dijo.

A menos que se detenga el deshielo del Ártico, los recortes de emisiones establecidos en el acuerdo climático de París de 2015 “serán insuficientes, por decirlo suavemente”, dijo Zimov. Se “descontarán a cero”.

-- Con la ayuda de Madis Kabash*

PUBLICIDAD