Perú

Caos político en Perú no afecta exportaciones de superalimentos

El país reportó un incremento del 120% en las exportaciones de arándanos en septiembre comparado con el mismo mes de 2019.

Un trabajador inspecciona aguacates en una planta de procesamiento.
Por María Cervantes y James Attwood
17 de noviembre, 2021 | 05:43 AM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Los amantes de superalimentos como los arándanos y los aguacates estarán encantados de saber que la política no se interpone en el camino de las abundantes cosechas en uno de los mayores exportadores del mundo. Al menos no todavía.

En un grato respiro para las atribuladas cadenas de suministro y la inflación de los alimentos, Perú reportó un incremento de 120% en sus exportaciones de arándanos para septiembre en comparación con el mismo mes de 2019. El resultado también estuvo muy por delante de las exportaciones de 2020, que crecieron pero se vieron limitadas por las restricciones del Covid-19 .

Pese a la agitación política y las protestas sociales que han perturbado a la industria minera local, el aumento de las exportaciones de frutas en Perú está superando a los rivales regionales. Hasta ahora, el presidente de izquierda, Pedro Castillo, ha mantenido los acuerdos de libre comercio que las sustentan. Sin embargo, el sector teme que los intentos por restringir las importaciones de alimentos provoquen represalias.

PUBLICIDAD

Actualmente Perú se consolida como el mayor exportador de arándanos. También está aumentando su participación en el mercado del aguacate fresco gracias a un aumento del 86% en los envíos por encima de los niveles previos a la pandemia. Los antioxidantes en los arándanos y la grasa saludable en los aguacates los han convertido en productos populares entre los consumidores conscientes de su salud en todo el mundo.

Ver más: Perú: PBI creció 9,71% en setiembre y producción anualizada ya superó nivel del 2019

Las inversiones en los últimos años significan que las exportaciones de frutas peruanas continuarán creciendo, aunque a un ritmo más lento, dijo Gabriel Amaro, jefe de la asociación agrícola AGAP.

Con la asistencia de Michael Hirtzer.

PUBLICIDAD