Economía

¿Se equivoca Claudia López al querer vender parte del GEB en vez de la ETB?

En la primera alcaldía de Enrique Peñalosa se trató de vender ETB, pero fracasó. En su segundo periodo lo reintentó y tampoco pudo. ¿Este era el momento justo?

¿Se equivoca Claudia López al querer vender parte del GEB en vez de la ETB?
Por Daniel Guerrero
18 de noviembre, 2021 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bogotá — El 5 de abril de 1957 el diario El Tiempo tituló en primera página “Bogotá tendrá Metro en tres años”. Han pasado 64 años y algunos meses desde entonces y la capital colombiana aún basa su sistema de transporte en buses, ahora, con carriles exclusivos.

Metro de Bogotàdfd

Pero del Metro de Bogotá ya se venía hablando desde mucho antes. Mucho ha cambiado, El Tiempo dominical pasó de $60 a $3.200, dejó el tradicional color negro en el cabezote por un tono azulado, las cuatro secciones hoy son muchas más y las 70 páginas hoy son poco más de 30. Lo que sigue igual es Bogotá. Sin Metro.

Ver más: Metro de Bogotá cierra contrato para expandir la obra hasta la calle 100

PUBLICIDAD

Tras varias peleas políticas entre Enrique Peñalosa, Gustavo Petro, Claudia López, y los gobiernos nacionales de turno, Álvaro Uribe, I y II, Juan Manuel Santos, I y II, e Iván Duque, la capital de la república por fin asignó los recursos, contrató diseños y constructora e inició un plan para comience a operar en 2028.

Aunque aún no esté construida la primera línea del Metro de Bogotá, la ciudad ya piensa en complementarla con lo que será la segunda línea del Metro, y para financiarla está pensando obtener recursos a partir de la venta de una parte del Grupo Energía Bogotá, la joya de la corona capitalina.

Invertir en infraestructura

Bogotá, a través de la Alcaldía de la ciudad, controla el 65,68% de las acciones del Grupo Energía Bogotá, una empresa cuya capitalización bursátil es de $23,68 billones.

PUBLICIDAD

La alcaldesa Claudia López, representante del máximo accionista, busca vender el 9,4% de la participación del Distrito en la empresa para tener la cuota inicial de la infraestructura del Metro en su segunda línea.

Hay que tener presente que a la alcaldía se le autorizó en 2017 enajenar hasta el 20%, y sólo ha vendido el 10,6% de dicho paquete que se le permitió.

El proceso de venta será sobre 863.060.576 acciones del Grupo Energía Bogotá, esto es alrededor de $2,2 billones, teniendo en cuenta que al cierre de la jornada del miércoles la acción de la ETB se cotizaba a $2.580.

¿Acierto o desacierto de López?

Aunque nadie cuestiona la solidez del Grupo Energía Bogotá, sí se le cuestiona a la alcaldesa que decida vender una parte de la compañía, a la cual se le augura un futuro próspero tras resolver su pleito de años con Enel, por Emgesa, con lo cual asegurará una cuota de dividendos importantes.

Ver más: Metro de Bogotá buscará concretar cofinanciación de la Línea 2 en este Gobierno

En cambio, la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB, es una compañía en la que algunos no encuentran sentido a que el Distrito mantenga su inversión.

PUBLICIDAD

“Para Bogotá es mucho mejor vender ETB porque tiene mucho menos futuro económico. Además, es una empresa en la que el Distrito tiene mayor participación, pero Claudia López no puede vender ETB porque en campaña acordó con los sindicatos no vender la compañía a cambio de apoyo electoral. Por eso está maniatada con los sindicatos”, dice Andrés Moreno, asesore financiero y experto bursátil.

Sin embargo, también es importante precisar que no todos creen que sea un error vender parte del GEB, en lugar de la ETB, aunque sí coinciden en que se debe buscar una alternativa para que en el mediano plazo la alcaldía venda y busque un socio en la compañía de telecomunicaciones.

“Yo creo que el comportamiento que ha tenido el GEB en bolsa, y con el negocio tan sólido que tiene la compañía, el Distrito puede aprovechar el buen precio que están pagando en este momento por las acciones de la empresa y vender una parte, porque aún así tendrían el control de la empresa. En el caso de ETB es distinto, es un negocio más competido y el precio que reconoce hoy el mercado por la participación de ETB es muy bajo, entonces lo que podría hacer el distrito es rentabilizar la empresa, y ahí sí ver a la vuelta de unos años la forma de vender, de lo contrario cedería una participación a precios muy bajos”, dice Germán Cristancho, de Investigaciones Económicas de Corredores Davivienda.

PUBLICIDAD

Vender la ETB ha sido una de las propuestas de Enrique Peñalosa durante sus dos pasos por la Alcaldía de Bogotá. Sin embargo, en las dos oportunidades ha fracaso en su intento.

Ver más: Gobierno de Claudia López evalúa vender el 9,4% del Grupo Energía de Bogotá

PUBLICIDAD

La ETB salió al mercado en 2003 con un paquete de acciones cercano al 15%, hoy en manos de inversionistas privados. Quienes piden que se venda en lugar del GEB también sostiene que la compañía no tiene el músculo financiero para competir hoy en día, por lo cual sería ideal, buscarle un socio.

Hoy, la ETB compite con gigantes como Claro (antes Comcel) del mexicano Carlos Slim, la española Telefónica (Movistar), y la sueca Millicon que se fusionó con UNE-EPM y que maneja Tigo. Estas empresas entraron jugando duro con grandes inversiones en telefonía móvil, datos y video, internet y televisión digital.

Los recursos igual se necesitan

Aunque considera que sería mejor la enajenación de la ETB, Andrés Moreno igual destaca que es un gran negocio el que tiene el GEB.

PUBLICIDAD

“Es una caja que se necesita. Puede que vendan lo que se necesita, y es bueno que el Distrito vaya vendiendo en la medida en que necesite dinero para recuperar la ciudad que está totalmente destruida. Es más fácil vender GEB. Seguro le encontrará compradores más fácil que a la ETB, que es una empresa que debió venderse hace muchos años, ojalá el próximo alcalde lo intente y no acuerde su no venta con los sindicatos”, agrega Moreno.

Sobre cuál de las dos compañías sea más atractiva para venderse, Diego Franco, jefe de inversiones de Franco Capital Management, asegura que “quizá ETB pues anda muy deprimida y creo que un socio podría mitigar los efectos de competencia y de paso valorar mejor la acción y por consiguiente darle un mejor escenario a accionistas”.

Lo cierto es que el 2022 tendrá ese como uno de los grandes negocios que se esperan en la Bolsa de Valores de Colombia, pues si se realiza una emisión de acciones podrían llegar a la especie nuevos inversionistas personas naturales.

PUBLICIDAD

También para el próximo año se espera el arriba de Leasing Bogotá al mercado de capitales de la BVC, junto con la emisión que ya adelanta Mineros entre Canadá y Colombia.

Mientras tanto, Bogotá seguirá adelante con su estudio de la conveniencia de vender o no parte del GEB, y ahora sí, materializar las promesas de mediados de siglo pasado, y quizá, echar a andar el Meto de Bogotá en 2028.

PUBLICIDAD