Actualidad

Cómo la prohibición del gas ruso impacta en el centro de la industria europea

La medida ha dejado al resto de Europa (en particular, a Alemania) preocupada por si será la siguiente en quedarse sin suministro

WLOCLAWEK, POLONIA - 19 DE FEBRERO: Vista de uno de los puntos de salida físicos y de la estación de gas compresor del gasoducto YamalEurope el 19 de febrero de 2022 en Wloclawek, Polonia.  (Foto de Omar Marques/Getty Images)
Por Joshua Gallu
27 de abril, 2022 | 10:23 AM

Bloomberg — Rusia ha intensificado la militarización de sus recursos energéticos, agravando el dolor de la industria europea y exacerbando un panorama ya sombrío para la economía.

Gazprom PJSC (GAZP) ha interrumpido el suministro de gas a Polonia y Bulgaria y ha dicho que lo mantendrá cortado hasta que los países acepten pagar el combustible en rublos (RUB). La medida ha dejado al resto de Europa (en particular, a Alemania) preocupada por si será la siguiente en quedarse sin suministro.

La mayor economía de Europa no podría soportar ningún corte en el suministro de gas ruso y el costo económico sería “dramático”, dijo el miércoles la empresa de servicios públicos Uniper SE (UN01).

PUBLICIDAD

Incluso si Rusia no amplía la prohibición a otros países, las consecuencias ya se están extendiendo por el continente. Los precios del gas en Europa subieron hasta un 24% el miércoles, lo que supone una presión adicional sobre los costos en un momento en el que la inflación se dispara y la recuperación post Covid-19 está amenazada.

Ursula von der Leyen (@vonderleyen): El anuncio de Gazprom es otro intento de Rusia de chantajearnos con el gas. Estamos preparados para este escenario. Estamos diseñando nuestra respuesta coordinada de la UE. Los europeos pueden confiar en que estamos unidos y somos solidarios con los Estados miembros afectados.

Europa ya está muy expuesta a las consecuencias de la guerra en Ucrania. A principios de este mes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su previsión de crecimiento de la zona euro para 2022 en 1,1 puntos porcentuales, hasta el 2,8%.

PUBLICIDAD

A continuación se muestran algunas de las principales empresas más afectadas y cómo los problemas de producción afectan a otras empresas y consumidores:

BASF SE (BAS)

El gigante químico alemán depende de los gasoductos rusos para producir los componentes básicos de las potentes industrias automovilística, farmacéutica y agrícola del país. Hasta ahora, la empresa está manejando la crisis con un aumento de los precios, pero una interrupción importante del suministro de gas podría detener la producción de sus productos químicos más avanzados, como la espuma de poliuretano para los paneles de plástico, los volantes y los asientos de los autos de BMW (BMW), Mercedes-Benz y Volkswagen (VOW3).

YARA International ASA

El fabricante noruego de fertilizantes ya ha recortado la producción de amoníaco y urea en sus instalaciones europeas a menos de la mitad de su capacidad, y otros miembros del sector han tomado medidas similares. El gas natural se utiliza como materia prima para los fertilizantes nitrogenados, y suele suponer alrededor del 80% de los costes del fabricante.

Prácticamente todos los cultivos importantes del mundo dependen de insumos como el nitrógeno, y sin un flujo constante, los agricultores tendrán más dificultades para cultivar todo tipo de productos, desde café hasta arroz y soja. La escasez de la industria de los fertilizantes ha disparado los precios de los alimentos, con un índice de las Naciones Unidas que ya ha subido un 20% este año, alcanzando un récord.

Proporción de las importaciones de gas natural procedentes de Rusia, 2020dfd

Aluminium Dunkerque Industries France

La mayor fundición de aluminio de Europa había planeado aumentar una producción que se había reducido después de que las ayudas del gobierno francés ayudaran a cubrir gran parte de la subida de los precios de la energía. Pero la empresa tuvo que congelar esa idea tras la invasión de febrero, y el nuevo aumento de los precios enturbia aún más las perspectivas.

Varias fundiciones de aluminio y plantas siderúrgicas que utilizan hornos de arco eléctrico (entre las industrias que más energía consumen) se han visto obligadas a reducir la producción o a trabajar de forma intermitente para evitar las horas del día en que la electricidad es más cara.

PUBLICIDAD

La empresa alemana Trimet Aluminium SE dijo antes de la subida de esta semana que fabricar el metal ya no era rentable. El pasado mes de octubre redujo la producción en un tercio en tres de sus cinco fundiciones alemanas. El mes pasado, redujo a la mitad la producción de una planta en Essen, alegando de nuevo la presión de los costos.

Acerinox SA (ACX)

Los fabricantes de acero de toda Europa ya habían recortado la producción antes de la última subida de precios. Acerinox suspendió sus operaciones en varias instalaciones de España hace más de un mes. La empresa puso en marcha un programa de despidos para 1.800 empleados, según dijo.

Con la asistencia de Wilfried Eckl-Dorna, William Wilkes, Eddie Spence, Megan Durisin y Mark Burton.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD