Actualidad

Europa empieza a dividirse en su respuesta a la amenaza del gas de Rusia

Rusia ha dicho que el pago tiene que convertirse en rublos y depositarse en una cuenta de Gazprombank antes de considerarse realizado

Las empresas, algunas de las cuales siguen siendo, al menos en parte, de propiedad estatal, piden claridad a la Comisión Europea.
Por Ewa Krukowska, Alberto Nardelli y Jonathan Tirone
29 de abril, 2022 | 08:30 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Polonia y Bulgaria ya han sido cortadas por no acatar las nuevas condiciones de Vladimir Putin. Pero Austria confía en que su gas siga fluyendo y Hungría dice que no tiene más remedio que aceptar las exigencias de Moscú. Alemania parece buscar un compromiso y dice que la pelota está ahora en el tejado de Putin.

A medida que se van cumpliendo los plazos de pago, los gobiernos y las empresas se enfrentan al dilema de ceder a las exigencias de Rusia y reforzar a Putin en su guerra contra Ucrania o arriesgarse a sumir a sus ciudadanos en el racionamiento energético. Está en juego la credibilidad de la Unión Europea.

Proporción de las importaciones de gas natural procedentes de Rusia, 2020dfd

Las empresas, algunas de las cuales siguen siendo, al menos en parte, de propiedad estatal, piden claridad a la Comisión Europea.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, la UE ha emitido unas directrices vagamente redactadas en las que se indica a las empresas que paguen en euros y pidan confirmación a Moscú de que la transacción se considerará liquidada en ese momento. Rusia ha dicho que el pago tiene que convertirse en rublos y depositarse en una cuenta de Gazprombank antes de considerarse realizado. Los funcionarios de la UE han dicho -aunque todavía no lo han hecho explícitamente en papel- que la apertura de una cuenta en rublos infringiría las sanciones que el bloque ha impuesto al banco central de Rusia.

La presidenta de la UE, Ursula von der Leyen, ha declarado claramente que las empresas no deben pagar en rublos. Pero hasta ahora, las directrices escritas del bloque parecen permitir un mayor margen de maniobra.

Los precios del gas están bajando ahora, ya que los operadores apuestan por un amaño. Y un enfoque fragmentario en Europa tendría la ventaja de mantener el funcionamiento de los mercados: Alemania está enviando gas a Polonia, una situación que sólo puede mantenerse mientras Alemania no se quede sin suministro.

PUBLICIDAD
Principales compradores europeos de gas rusodfd

La respuesta de Alemania está en el aire. Uniper SE, uno de los principales compradores de gas ruso, lleva tiempo diciendo que cree que puede encontrar una solución, una opinión que su portavoz reiteró el viernes. El ministro de Economía, Robert Habeck, dijo a principios de esta semana que las empresas pagarán en euros y dejarán que Rusia haga la conversión. Dijo que está por ver “si esto ayuda, y esto es suficiente para salvar la cara de Putin, para que pueda decir, mira estos son rublos”.

“Ahora depende del Kremlin y de Gazprom si dicen que esto es suficiente o no”, dijo.

La experiencia de Bulgaria sugiere que podría no serlo. El ministro búlgaro de Energía, Alexander Nikolov, explicó el jueves por qué su gobierno decidió no aceptar las condiciones de Rusia, que provocaron un corte de flujos.

“La petición era autorizar a Gazprombank a ejecutar la transacción en una entidad externa, es decir, la bolsa de Moscú”, dijo. “Por lo tanto, no tiene ningún control sobre sus propios fondos y, al final, el pago se considera ejecutado cuando está en rublos rusos”, dijo a los periodistas.

“Así que hay una cantidad de tiempo significativa en la que no tienes ningún control sobre tus fondos y no tienes control sobre la entrega del gas natural”, dijo. “Si lo miras desde una perspectiva empresarial, no hay una persona sensata que lo firme”.

Por su parte, Eslovaquia busca orientación en el bloque para evitar incumplir las sanciones. El viceministro de Economía, Karol Galek, dijo en una entrevista que siguen existiendo grandes interrogantes sobre el sistema de pagos.

PUBLICIDAD

Austria, que tiene una de las conexiones más antiguas y profundas de Europa con la energía rusa, parece menos preocupada. La ministra Karoline Edtstadler dijo el jueves que la Comisión Europea había aprobado los pagos de su empresa petrolera OMV por el combustible ruso, aunque no detalló qué discusiones habían tenido lugar y no hubo confirmación por parte de Bruselas.

La aplicación de las sanciones depende principalmente de los gobiernos nacionales. Antes de que el asunto acabe en los tribunales, serán los gobiernos los que decidan cómo tratar a las empresas que incumplen las normas.

Al final, algunos países se verán obligados a tomar sus decisiones en función de la realidad económica. Hungría ha dejado claras sus prioridades.

PUBLICIDAD

“O compramos gas natural y petróleo crudo o no hay combustible, no hay calefacción y la economía se paraliza”, dijo el ministro del gabinete Gergely Gulyas.

-- Con la ayuda de Zoltan Simon y John Ainger.

PUBLICIDAD