Economía

El fin del dinero fácil provoca un choque financiero mundial de $410.000 millones

Se trata de un cambio radical respecto al año pasado, cuando añadieron 2,8 billones de dólares, lo que eleva la expansión total a más de 8 billones de dólares desde la llegada de Covid-19

El Primer Ministro británico, Boris Johnson, recibió a los demás líderes del Grupo de los Siete en la costa inglesa. Hollie Adams/Bloomberg
Por Enda Curran, Liz McCormick y Anchalee Worrachate
01 de mayo, 2022 | 05:51 PM

El alejamiento mundial del dinero fácil está a punto de acelerarse a medida que el bombardeo pandémico de compra de bonos por parte de los bancos centrales da marcha atrás, amenazando con otra sacudida a las economías y los mercados financieros del mundo.

Bloomberg Economics estima que los responsables políticos de los países del Grupo de los Siete reducirán sus balances en unos 410.000 millones de dólares en lo que queda de 2022. Se trata de un cambio radical respecto al año pasado, cuando añadieron 2,8 billones de dólares, lo que eleva la expansión total a más de 8 billones de dólares desde la llegada de Covid-19.

VER MÁS: Londres supera a Dubai como primera ciudad para inversión extranjera en finanzas

PUBLICIDAD

Esa ola de apoyo monetario ayudó a apuntalar las economías y los precios de los activos a través de una caída pandémica. Los bancos centrales lo están retirando -tardíamente, en opinión de algunos críticos- mientras la inflación se dispara a máximos de varias décadas. El doble impacto de la reducción de los balances y la subida de los tipos de interés supone un reto sin precedentes para una economía mundial que ya se ha visto afectada por la invasión de Rusia en Ucrania y los nuevos cierres de Covid en China.

A diferencia de los anteriores ciclos de endurecimiento, en los que la Reserva Federal de Estados Unidos fue la única que redujo su balance, esta vez se espera que otros hagan lo mismo.

Un “choque importante”

Su nueva política, conocida como endurecimiento cuantitativo -lo contrario de la flexibilización cuantitativa a la que recurrieron los bancos centrales durante la pandemia y la Gran Recesión- probablemente hará subir los costes de los préstamos y secará la liquidez.

PUBLICIDAD

El aumento de los rendimientos de los bonos, la caída de los precios de las acciones y el fortalecimiento del dólar estadounidense ya están endureciendo las condiciones financieras, incluso antes de que el impulso de la Reserva Federal para subir los tipos de interés entre en acción.

“Se trata de una gran conmoción financiera para el mundo”, dijo Alicia García Herrero, economista jefe para Asia-Pacífico de Natixis SA, que anteriormente trabajó para el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. “Ya se están viendo las consecuencias del tapering en la reducción de la liquidez en dólares y la apreciación del dólar”.

VER MÁS: Primark aumentará los precios; inflación afecta a su cadena presupuestaria

Se espera que la Fed suba los tipos de interés en 50 puntos básicos en su reunión de política monetaria del 3 al 4 de mayo y en varias ocasiones a partir de entonces, y los operadores prevén un endurecimiento de unos 250 puntos básicos de aquí a finales de año. También se espera que los funcionarios empiecen a reducir el balance a un ritmo máximo de 95.000 millones de dólares al mes, un cambio más rápido de lo que la mayoría preveía a principios de año.

El banco central estadounidense lo logrará dejando que venzan sus tenencias de bonos del Estado y valores respaldados por hipotecas, en lugar de vender activamente los activos que compró. Los responsables de la política monetaria han dejado abierta la opción de que, más adelante, vendan bonos hipotecarios y vuelvan a una cartera exclusivamente de títulos.

En 2013, los planes de balance de la Fed cogieron por sorpresa a los inversores y desencadenaron un episodio de agitación financiera que se conoció como el “taper tantrum”. Esta vez, la política ha sido bien telegrafiada, en Estados Unidos y en otros países. Los gestores de activos han tenido tiempo para calcular los efectos, lo que debería hacer menos probable una sacudida en los mercados.

PUBLICIDAD

El primero de la historia

Hasta ahora, la propuesta de retirada de la Fed ha llevado a los inversores a exigir un colchón para los riesgos de poseer bonos del Tesoro estadounidense a largo plazo. La prima por plazo -la compensación extra que los inversores exigen por poseer deuda de mayor vencimiento en lugar de renovar continuamente las obligaciones de menor duración- ha ido en aumento.

Los funcionarios de la Fed han dicho que la QE ayudó a deprimir los rendimientos al reducir la prima por plazo, proporcionando un colchón para la economía durante la recesión de 2020. Los inversores esperan que la QT haga lo contrario.

VER MÁS: ¿Comprar o alquilar? Nunca ha sido tan difícil la decisión en EE.UU.

PUBLICIDAD

Se espera que el ritmo de reducción del balance de la Fed sea aproximadamente el doble de rápido que en 2017, cuando redujo por última vez sus tenencias.

La magnitud de esa contracción y su trayectoria prevista son una novedad en la historia de las políticas monetarias, según el gestor de fondos Gavekal Research Ltd. Didier Darcet.

PUBLICIDAD

Otros se mueven en la misma dirección:

  • El Banco Central Europeo ha señalado que pondrá fin al QE en el tercer trimestre, un calendario que se complica por los efectos de la guerra en Ucrania.
  • El Banco de Inglaterra ya ha empezado a reducir su balance al poner fin a las reinversiones de bonos en febrero. Se espera que vuelva a subir los tipos en mayo, llevando el tipo clave al umbral en el que los responsables políticos sopesarán las ventas activas de su cartera de activos.
  • Se espera que el Banco de Canadá reduzca su balance de forma pasiva -optando por no comprar nuevos bonos cuando venzan los que posee- y que sus tenencias de deuda pública se reduzcan un 40% en los próximos dos años.

El Banco de Japón es el más destacado y sigue aferrado a las compras de activos, que ha tenido que aumentar en las últimas semanas para defender su política de control de los rendimientos de los bonos. En este proceso, el yen se ha debilitado hasta alcanzar el nivel más bajo de los últimos 20 años.

China, que evitó la QE durante la crisis, ha pasado al modo de estímulo con medidas específicas destinadas a proporcionar financiación a las empresas más pequeñas, mientras lucha por contener el peor brote de Covid del país desde 2020. Los líderes chinos prometieron el viernes impulsar los estímulos para estimular el crecimiento.

Los inversores temen lo desconocido a medida que se drena la liquidez de los mercados de bonos que han sido inundados con dinero del banco central durante un período que se remonta a la crisis financiera de 2008. Mercados como el de la vivienda y el de las criptomonedas, que se dispararon en los años del dinero fácil, se enfrentarán a una prueba a medida que la liquidez se vaya reduciendo.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Amenaza de recesión se cierne sobre el frágil crecimiento económico de Europa

“Con todo este endurecimiento de los bancos centrales que ya se está produciendo una desaceleración, todo dependerá de si los bancos centrales nos llevan a la recesión”, dijo Kathy Jones, estratega jefe de renta fija de Charles Schwab & Co., que gestiona más de 7 billones de dólares en activos totales.

Algunos están reduciendo los activos de riesgo en previsión.

PUBLICIDAD

Robeco Institutional Asset Management ha comprado bonos a corto plazo y ha recortado sus tenencias de bonos de alto rendimiento, créditos y bonos de mercados emergentes en moneda fuerte, ya que espera que la economía se ralentice o incluso entre en recesión este año.

El gestor de patrimonios Brewin Dolphin Ltd. se está volviendo más defensivo, ya que busca reducir las participaciones en renta variable cuando se produce un repunte.

El estratega de Citigroup, Matt King, dijo que los flujos de liquidez son mucho más importantes, y tienen mejor correlación con la renta variable, que los rendimientos reales. Calcula que cada 1 billón de dólares de QT equivaldrá a un descenso de aproximadamente el 10% en las acciones durante los próximos 12 meses aproximadamente.

¿Mirar cómo se seca la pintura?

Para Chris Iggo, director de inversiones de Axa Investment Managers, es un buen momento para comprar bonos como cobertura de seguridad en caso de que las acciones reaccionen mal a la QT y a la subida de los tipos de interés.

“La renta variable tiende a ir peor cuando la economía se hunde de verdad y los beneficios se reducen. Eso va precedido de una subida de los tipos”, afirma Iggo. “En esa línea de tiempo aún no estamos ahí. Pero añadir renta fija poco a poco, a medida que los rendimientos suben, acabará proporcionando una cobertura más eficiente en una cartera multiactiva cuando y si los rendimientos de la renta variable se vuelven más negativos”.

VER MÁS:

Los bancos centrales han argumentado que la reducción de sus balances al permitir que los bonos se reduzcan, en lugar de venderlos abruptamente, no debería ser demasiado perturbadora. El proceso fue descrito en una ocasión por la entonces presidenta de la Reserva Federal y actual secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, como algo parecido a “ver cómo se seca la pintura”.

Aun así, la combinación de la QT, la subida de los tipos a corto plazo, la fortaleza del dólar, la subida de los precios de las materias primas y la contracción fiscal de EE.UU. supone un importante viento en contra para EE.UU. y el mundo, según Gene Tannuzzo, responsable global de renta fija de Columbia Threadneedle Investments.

“Eso es mucho para la economía”, dijo Tannuzzo. “No hace falta que haya una recesión para decir que el crecimiento va a ser bastante flojo a finales de año”.

PUBLICIDAD