Europa

Amenaza de recesión se cierne sobre el frágil crecimiento económico de Europa

Con una inflación que alcanzó el 7,5% en abril, se espera que la crisis del costo de vida se profundice

Inflación en Francia
Por Jana Randow
01 de mayo, 2022 | 08:11 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La recuperación de la zona euro de la pandemia ya está mostrando signos de decaimiento incluso antes de que se encuentre con las nubes de tormenta económica que se avecinan.

El peligro de una recesión apareció esta semana después de que Rusia detuviera los flujos de gas a Polonia y Bulgaria, ofreciendo un anticipo de lo que la región podría tener reservado. Pero incluso sin el racionamiento de energía que tal medida podría provocar, el panorama parece ominoso, subrayado por un crecimiento más débil de lo esperado informado el viernes.

PUBLICIDAD
Europa se debilitadfd

El economista jefe del Banco Central Europeo, Philip Lane, insistió después de los datos en que “todavía hay mucho impulso” en la recuperación.

Aun así, las fábricas europeas están dando señales de angustia en medio de una inflación récord y una obstinada restricción de la oferta, agravada por los estrictos cierres en China. Mientras tanto, cualquier recuperación en el ocio y los viajes por parte de los consumidores liberados de Covid-19 puede desvanecerse, sobre todo porque los aumentos de precios reducen los ingresos. El propio coronavirus podría volver con fuerza.

PUBLICIDAD

Los mercados financieros europeos reflejan el pesimismo y los economistas de Morgan Stanley (MS) se encuentran entre los que ven una “desaceleración significativa” en la segunda mitad. Los gigantes corporativos, incluida la alemana BASF SE (BAS), se preparan para “graves interrupciones”, y la OCDE advierte que los gobiernos subestiman el impacto de la guerra en Ucrania.

Lo que eso sugiere es que un año que comenzó con la región extendiendo su crecimiento más allá de los niveles anteriores al Covid-19 y que ofrecía la perspectiva de nuevos vientos de cola de la ayuda fiscal de la Unión Europea, ahora corre el riesgo de convertirse en otro lamentable episodio en la historia de frustrantes reveses en el crecimiento de la moneda única.

“La economía puede mostrar resiliencia en los próximos trimestres, pero el problema es, ¿qué pasará a fin de año?”, dijo Anatoli Annenkov, economista de Societe Generale SA (GLE) en Londres. “No sabemos qué sucederá con el crecimiento de los salarios y el estímulo fiscal en 2023, hay tanta preocupación por China como por los costos de la energía, y es fácil volverse pesimista a la luz de la guerra”.

Dado el contexto, el principal índice de referencia de renta variable de Europa ha tenido problemas para encontrar su equilibrio este año y la ampliación de los diferenciales de los bonos está alimentando las preocupaciones de que la fragmentación volverá a la zona euro de 19 países.

PUBLICIDAD

Lo que dice Bloomberg Economics

“Con una inflación que alcanzó el 7,5% en abril, esperamos que la crisis del costo de vida se profundice y ponga un límite al crecimiento en el segundo trimestre”. Maeva Cousin y Jamie Rush, economistas.

Los datos del producto interno bruto del primer trimestre no ofrecen motivos para la esperanza. La zona del euro creció solo un 0,2%, menos de lo que anticipaban los economistas, afectada por una contracción en Italia, el estancamiento en Francia y un crecimiento más débil de lo esperado en España.

PUBLICIDAD

Los indicadores desde entonces no son mucho mejores. La producción de las fábricas y los nuevos pedidos están a punto de detenerse, y la confianza empresarial en las principales economías ha disminuido desde principios de año. Eso ha hecho que los servicios tengan que cargar con el peso, socavados por la disminución de la confianza de los consumidores.

“La manufactura será muy débil en los próximos meses y es muy probable que se contraiga en el segundo trimestre”, dijo Veronika Roharova, economista de Credit Suisse International (CS), quien pronostica un crecimiento de la zona euro del 2,8% este año. Aún así, “los servicios son sólidos y los ahorros de los hogares son altos, el mercado laboral sigue luciendo saludable y el apoyo fiscal garantiza que no veremos una caída del gasto”.

PUBLICIDAD

Lane, del BCE, entrevistado por Bloomberg Television tras los datos de crecimiento, observó que “no era muy alto, por cierto, pero sigue siendo positivo”.

“Sabemos por los indicadores a corto plazo, por lo que está sucediendo ahora mismo, que todavía parece haber una actividad razonable en este momento aquí a fines de abril”, agregó.

PUBLICIDAD

Aun así, las previsiones económicas para este año se están recortando. El Fondo Monetario Internacional recortó 1,1 puntos porcentuales de su proyección este mes y ahora prevé un crecimiento del 2,8%. El Instituto de Finanzas Internacionales anticipa una expansión de solo el 1%.

Causas del la inflacióndfd

Los funcionarios del BCE reconocieron este mes que los riesgos de crecimiento han aumentado “sustancialmente”, pero siguen siendo optimistas de que pueden ofrecer una salida acelerada del estímulo de la era de la crisis para combatir la inflación en un récord del 7,5% en los datos del viernes.

PUBLICIDAD

Algunos formuladores de políticas están promocionando la primera subida de tasas de interés desde 2011 tan pronto como en julio, e incluso el cese completo de las entregas de gas por parte de Rusia a Polonia y Bulgaria y la perspectiva de que los países de la zona euro también puedan cerrarse a continuación no parece disuadirlos.

Si bien “esto definitivamente tendría un efecto inmediato más negativo y más fuerte”, dijo el miércoles el miembro del Consejo de Gobierno Madis Muller, agregó que “es más probable que el riesgo de una contracción económica en la zona del euro en general sea pequeño”.

El efecto en Alemania, la mayor economía de la región, podría ser más significativo. El crecimiento del 0,2 % en el primer trimestre cumplió con las expectativas, pero el Bundesbank (banco central alemán) ve el riesgo de que se reduzca casi un 2 % este año si la guerra se intensifica y el embargo sobre el carbón, el petróleo y el gas ruso conduce a restricciones en la industria.

Decenas de empresas, incluidas BMW AG (BMW) y ThyssenKrupp AG (TKA), advirtieron que las ganancias podrían verse afectadas, y la empresa de servicios públicos Sniper SE dijo el miércoles que el costo económico de cualquier interrupción en el suministro de gas sería “dramático”.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, insistió esta semana en que un embargo total sobre el petróleo ruso sería “manejable”. Mientras tanto, la UE ha estado discutiendo nuevas sanciones dirigidas a la materia prima y la victoria de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas puede reforzar la cohesión del bloque para abordar los desafíos juntos.

El BCE también destacó este mes que las medidas fiscales para ayudar a los hogares a hacer frente al aumento de la inflación están funcionando. La perspectiva de que tales políticas se extiendan, particularmente en el caso de un corte de energía en Rusia, podría proporcionar un colchón para la economía, aunque a un costo para las finanzas públicas.

Las medidas fiscales, incluso a nivel de la UE, ayudarán a proteger a la zona del euro del impacto de la invasión rusa de Ucrania”, dijo la semana pasada la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en las reuniones del FMI. La próxima decisión de política del banco central es el 9 de junio.

Con la asistencia de Alexander Weber, Jonathan Ferro, Tom Keene, Lisa Abramowicz y Zoe Schneeweiss.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD