PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

Bancos globales huyen del monstruoso mercado de SPACs que ayudaron a crear

Goldman Sachs y Bank of America se retiran de algunas empresas de cheques en blanco ante nuevas normas impuestas por el regulador de valores de EE.UU.

La Bolsa de Nueva York (NYSE) se refleja en el edificio Federal Hall en Nueva York, Estados Unidos, el lunes 4 de enero de 2021.
Por Katherine Doherty
10 de mayo, 2022 | 03:49 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Solo unos años después de que los bancos ayudaran a crear un mercado gigantesco para las empresas de cheques en blanco, se están alejando, temerosos de los riesgos

Goldman Sachs Group Inc. (GS) está poniendo fin a su participación en la mayoría de las empresas de adquisiciones de propósito especial (SPAC por su sigla en inglés) que llevó a la bolsa y está pausando la emisión de nuevas SPAC en Estados Unidos, según informó Bloomberg el lunes. Bank of America Corp. (BAC) redujo su actividad con algunas SPAC y podría retirarse aún más mientras evalúa sus políticas en torno a las operaciones, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

PUBLICIDAD

Su retirada se produce tras un intenso auge de estos vehículos de inversión en los últimos dos años, cuando financieros, políticos y celebridades se volcaron en las SPAC que cotizan en las bolsas de valores para recaudar dinero y poder comprar otras empresas. Pero las nuevas directrices de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) han desinflado el interés, que ya se estaba desvaneciendo rápidamente debido al deterioro de los mercados, el nerviosismo de los reguladores y la disminución de los beneficios de las operaciones.

“La SEC sigue estropeando una fiesta de SPAC que ya era bastante floja”, dijo Oliver Scharping, administradora de carteras de Bantleon. “Prácticamente no se puede ganar dinero con las nuevas emisiones en estos momentos”.

Las recientes preocupaciones de los bancos se centran en los riesgos de responsabilidad derivados de las nuevas normas, cuyo objetivo es reforzar la supervisión de un mercado que ha batido récords anuales consecutivos. Las propuestas requerirían que las SPACs revelaran más información sobre potenciales conflictos de intereses y facilitarían que los inversores pudieran demandar por proyecciones falsas.

PUBLICIDAD

Además, exigen que los suscriptores de una oferta en blanco sean también suscriptores de la posterior compra de una empresa objetivo por parte de la SPAC, lo que se conoce como de-SPAC. Esta ampliación de la responsabilidad de los suscriptores supone un mayor riesgo para los bancos de inversión, según han advertido destacados bufetes de abogados.

Y hasta ahora, ha frenado a los mayores bancos de Wall Street y se espera que otros les sigan. Citigroup Inc. (C) ha suspendido las ofertas públicas iniciales de nuevas SPAC estadounidenses hasta que se aclaren los posibles riesgos legales que plantean las directrices, según informó Bloomberg el mes pasado.

Goldman se está retirando a causa de las normas propuestas, aunque puede optar por continuar el trabajo de asesoramiento con un pequeño número de clientes de SPAC en casos excepcionales. Bank of America, que también sigue trabajando de forma selectiva con algunas operaciones, ha puesto fin a sus relaciones con algunas SPAC y ha mantenido conversaciones con sus clientes sobre cómo navegar por el entorno actual, informó Bloomberg.

Juntos, Bank of America, Citigroup y Goldman representan más del 27% de las operaciones de SPAC en EE.UU. desde principios del año pasado, supervisando unos US$47.000 millones de las transacciones, según datos recopilados por Bloomberg.

Una SPAC trabaja con su asesor incluso después de salir a bolsa para completar su fusión con una empresa objetivo, lo que se conoce como transacción de-SPAC. Si no logra completar ese acuerdo, se ve obligado a devolver el capital a los inversionistas

Es probable que la reciente retirada enfade a los clientes que habían aumentado el capital para poner en marcha sus SPAC y que siguen buscando objetivos de adquisición para completar sus fusiones. No es habitual que un banco se retire de una firma activa de cheques en blanco porque normalmente también trabaja en la de-SPAC. El movimiento corre el riesgo de dejar al patrocinador de la SPAC -su cliente- en la estacada y descontento.

PUBLICIDAD

El sentimiento también pesó en las acciones, con el Índice De-SPAC (que sigue a 25 empresas que han salido a bolsa a través de una fusión con un SPAC) cayendo un 10,4% el lunes. Las empresas de adquisiciones con fines especiales que cotizan en EE.UU. recaudaron US$679,3 millones a través de ofertas públicas iniciales en abril, un 89% menos que la media mensual de US$5.950 millones del último año, según datos de Bloomberg.

Con la asistencia de Sridhar Natarajan, Swetha Gopinath, Ruth David y Ed Hammond.

PUBLICIDAD