PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

EE.UU. busca que Rusia cierre acuerdos de fertilizantes para desbloquear granos

El esfuerzo es parte de negociaciones que se llevan a cabo con la participación de las Naciones Unidas para impulsar las entregas de fertilizantes, granos y otros productos agrícolas de Rusia y Ucrania

Un trabajador maneja un cargador frontal para mover gránulos de fertilizante de fosfato en un almacén de una planta de fertilizantes, en Cherepovets, Rusia.
Por Elizabeth Elkin, Daniel Flatley y Jennifer Jacobs
13 de junio, 2022 | 06:26 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El gobierno de los Estados Unidos está alentando silenciosamente a las empresas agrícolas y de transporte para que compren y transporten más fertilizantes rusos, según personas familiarizadas con los esfuerzos, ya que los temores a las sanciones han provocado una fuerte caída en los suministros, impulsando la espiral de costos de los alimentos a nivel mundial.

El esfuerzo forma parte de las complejas y difíciles negociaciones que se están llevando a cabo con la participación de las Naciones Unidas para impulsar las entregas de fertilizantes, granos y otros productos agrícolas de Rusia y Ucrania que se han visto interrumpidas por la invasión del presidente Vladimir Putin a su vecino del sur.

PUBLICIDAD

Funcionarios estadounidenses y europeos han acusado al Kremlin de utilizar los alimentos como arma, impidiendo a Ucrania exportar. Rusia lo niega, incluso cuando ha atacado puertos clave, culpando de las interrupciones de los envíos a las sanciones impuestas por EE.UU. y sus aliados por la invasión.

La Unión Europea (UE) y EE.UU. han incluido excepciones en sus restricciones a los negocios con Rusia para permitir el comercio de fertilizantes, de los que Moscú es un proveedor mundial clave. Pero muchos transportistas, bancos y aseguradoras se han mantenido al margen de este comercio por temor a violar inadvertidamente las normas. Las exportaciones rusas de fertilizantes han descendido un 24% este año. Los funcionarios estadounidenses, sorprendidos por el alcance de la cautela, se encuentran en la posición aparentemente paradójica de buscar formas de impulsarlas.

PUBLICIDAD

Daños colaterales

La presión de EE.UU. subraya el reto al que se enfrentan Washington y sus aliados en su intento de aumentar la presión sobre Putin por su invasión, pero también de limitar los daños colaterales a una economía mundial que depende en gran medida del suministro de materias primas de Rusia, desde el gas natural y el petróleo hasta los fertilizantes y los granos. Los precios de todos ellos se han disparado aún más desde el inicio de la guerra en febrero, un punto que Putin hace regularmente en sus esfuerzos públicos para socavar el apoyo a las sanciones.

Rusia y Ucrania representan una cuarta parte del comercio mundial de granosdfd

Washington envió un representante a las conversaciones dirigidas por la ONU en Moscú a principios de este mes sobre los problemas de suministro, según personas familiarizadas con la situación que hablaron bajo condición de anonimato para discutir asuntos que no son públicos. Las entregas insuficientes de fertilizantes de este año también podrían afectar a las cosechas del año que viene.

La Casa Blanca no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El Kremlin ha pedido a EE.UU. que garantice a los compradores y transportistas de sus fertilizantes y granos que no están sujetos a sanciones, sugiriendo que es una condición para cualquier medida que desbloquee ahora los envíos de productos agrícolas ucranianos.

PUBLICIDAD

“Para Rusia, es realmente importante que las autoridades estadounidenses envíen una señal clara de que estos acuerdos están permitidos y son en interés de la seguridad alimentaria mundial y no deben negarse a llevarlos a cabo”, dijo Ivan Timofeev, especialista en sanciones del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, fundado por el Kremlin.

Aunque Rusia afirma que el temor a las sanciones también está frenando sus exportaciones de grano, los envíos totales de esta temporada sólo han bajado un 14%, y las exportaciones de trigo se duplicaron en mayo, según la Unión de Cereales del país.

PUBLICIDAD
Rusia representó casi una quinta parte de las exportaciones de fertilizantes de 2021dfd

Por el contrario, más de 25 millones de toneladas de grano, aceite de girasol y otros productos básicos están atascados en Ucrania debido a los temores de seguridad en los puertos del Mar Negro y las rutas marítimas tradicionalmente utilizadas para transportarlos a los mercados mundiales. Las autoridades advierten que la situación se agravará con el comienzo de la nueva cosecha.

Las conversaciones para liberar esos envíos han ido despacio, con Putin tratando de culpar a Ucrania por no querer retirar las minas de los puertos colocadas para defenderlos de posibles ataques de las fuerzas rusas. Kiev ha dicho que no le convencen las garantías de Moscú de que no atacará, señalando que Rusia también insistió antes de la guerra en que no invadiría.

PUBLICIDAD

Rusia se ganó el apoyo de Turquía en sus peticiones de alivio de las sanciones la semana pasada, pero los esfuerzos de Ankara por mediar en una solución para reanudar los envíos hasta ahora no han dado resultados.

Países de África y Asia que se encuentran entre los más dependientes de los granos de Ucraniadfd

Las compañías navieras siguen siendo muy cautelosas con el Mar Negro debido a las sanciones y a los temores de seguridad, y los funcionarios del sector dicen que será necesario un impulso internacional más concertado para tranquilizarlas. Los esfuerzos por enviar productos ucranianos por ferrocarril a Europa han dado resultados limitados debido a los diferentes anchos de vía y otros problemas logísticos.

PUBLICIDAD

“Estamos trabajando con nuestros socios para sacar la mitad de lo que Ucrania exporta cada mes”, pero eso llevará algún tiempo, dijo James O’Brien, jefe de la Oficina de Coordinación de Sanciones del Departamento de Estado, en una sesión informativa en línea el 9 de junio. “Así que estamos ante un déficit sustancial”.

Con la asistencia de Áine Quinn y Katarina Hoije.

PUBLICIDAD