Actualidad

Líder de Sri Lanka saldrá finalmente del poder el próximo miércoles

Se da después de manifestaciones de días que llevaron hasta la toma de la Cámara de ese país

Mahinda Rajapaksa, líder de Sri Lanka.
Por Anusha Ondaatjie
10 de julio, 2022 | 07:43 PM

Bloomberg — El líder de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, está finalmente a punto de ser destituido. Esto se da tras meses de persistentes protestas callejeras por la escasez de combustible, la subida de precios y la mala gestión financiera.

El presidente huyó el sábado a un lugar no revelado poco antes de que los manifestantes asaltaran su residencia oficial junto al mar, bajo el efecto de los gases lacrimógenos y las balas de goma. En escenas dramáticas, deambularon por las habitaciones, retozaron en la piscina y se sirvieron comida y bebida, un recordatorio de la lucha por encontrar bienes básicos con una inflación que va a alcanzar el 70%.

Horas después, el presidente del Parlamento, Mahinda Yapa Abeywardena, anunció en la televisión nacional que Rajapaksa dimitiría el miércoles. Aunque el presidente se había comprometido a cumplir los dos años que le quedan de mandato, le sorprendió que los manifestantes irrumpieran en su residencia, incluso con un toque de queda nocturno, un transporte público limitado y la falta de gasolina, según un funcionario del gobierno familiarizado con los acontecimientos.

PUBLICIDAD

Los manifestantes también irrumpieron en las residencias oficiales y privadas del Primer Ministro Ranil Wickremesinghe, que también ofreció su dimisión. También se mantuvo en secreto su paradero después de que se incendiara una de sus casas y de que las fuerzas de seguridad agredieran al personal de los medios de comunicación, uno de los pocos casos de violencia que se produjeron durante las horas que duró la protesta masiva.

“La gente está harta de la situación económica”, dijo Bhavani Fonseka, investigador principal del Center for Policy Alternatives, con sede en Colombo. “La frustración es palpable y es preocupante, ya que el país necesita una transición de poder pacífica ahora con los problemas económicos que tenemos. Habrá que abordar el vacío de poder”.

Aunque Rajapaksa ya había sobrevivido a muestras de violencia, incluido el incendio de la casa solariega de su familia en el sur de Sri Lanka el 9 de mayo, el enfado de la población se intensificó al agravarse la escasez de combustible. El asalto a su residencia se produjo menos de dos semanas después de que el gobierno restringiera bruscamente el suministro de combustible y pidiera a los residentes que se quedaran en casa.

PUBLICIDAD

La incertidumbre plantea más dudas sobre las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional sobre un programa de préstamos para ayudar a apuntalar las reservas y pagar las importaciones de alimentos y combustible. El organismo monetario mundial dijo el fin de semana que continuaría las discusiones técnicas con el Ministerio de Finanzas y el banco central de Sri Lanka.

No está claro qué pasará a partir de ahora. En una reunión de todos los partidos celebrada el sábado, los líderes exigieron la dimisión tanto de Rajapaksa como de Wickremesinghe. El presidente del parlamento actuaría entonces como presidente interino durante 30 días antes de que la legislatura vote a un nuevo líder y gobierno. Después se celebrarían elecciones.

Ambos líderes señalaron que se harían a un lado, pero eso aún no ha ocurrido oficialmente.

Rajapaksa no ha hecho ninguna declaración pública, a pesar de haber comunicado al presidente del Parlamento que dejaría el cargo. Poco antes de que se hiciera pública la decisión, el presidente meditó sobre la posibilidad de imponer otro estado de emergencia y un toque de queda, pero se le aconsejó que no lo hiciera, dijo el funcionario del gobierno, que pidió no ser identificado al hablar de deliberaciones privadas.

El domingo, Rajapaksa ordenó a los funcionarios del gobierno que agilizaran la distribución de gas al público tan pronto como llegara un cargamento a lo largo del día, según un comunicado de su oficina. Está previsto que el lunes llegue otro cargamento de gas.

Las llamadas a los representantes de Rajapakasa en los medios de comunicación no obtuvieron respuesta durante el fin de semana.

PUBLICIDAD

Los militares en el punto de mira

La oficina de medios de comunicación de Wickremesinghe dijo que permanecería como primer ministro interino hasta que un nuevo gobierno jurara su cargo, para ayudar a supervisar la distribución de combustible y presentar un informe de sostenibilidad de la deuda al FMI. Ha estado dirigiendo las conversaciones con el prestamista multilateral en su función conjunta de ministro de finanzas.

Si Rajapaksa dimite primero, Wickremesinghe puede convertirse en presidente interino y desempeñar un papel en la formación del gobierno entrante, una situación a la que probablemente se opongan los manifestantes y muchos legisladores.

Algunos analistas también han expresado su preocupación por la posibilidad de que los militares intervengan. El general Shavendra Silva, un aliado de Rajapaksa que fue nombrado Jefe del Estado Mayor de la Defensa el mes pasado, pidió a los srilankeses que apoyaran a las fuerzas armadas y a la policía para garantizar la paz en el país.

PUBLICIDAD

Problemas por delante

Entre los políticos elegidos, uno de los favoritos para la presidencia es el líder de la oposición Sajith Premadasa, que fue rechazado por Rajapaksa hace dos meses para el puesto de primer ministro.

También es probable que haya una presión para un candidato del partido gobernante Sri Lanka Podujuna Peramuna, para que el poder siga en manos de Rajapaksa y su familia. Sin embargo, los candidatos rivales del partido, que goza de mayoría en el parlamento, podrían dividir el voto.

PUBLICIDAD

Quienquiera que asuma el poder se enfrenta a un duro camino: El ex ministro de Finanzas, Ali Sabry, dijo en mayo al Parlamento que Sri Lanka tardaría dos años en salir de la crisis. El gobierno también debe acordar las condiciones de reestructuración con los tenedores de bonos antes de obtener fondos del FMI, un proceso que la historia sugiere que puede llevar de uno a tres años, según Barclays.

Mientras tanto, los manifestantes han prometido seguir ocupando la residencia oficial de Rajapaksa hasta que se vaya.

“El gobierno interino tendrá que aceptar un programa económico que le resultará políticamente costoso”, dijo Jehan Perera, director ejecutivo del Consejo Nacional de Paz de Sri Lanka. “El líder tiene que ser lo suficientemente convincente y confiable para que la gente lo acepte”.

PUBLICIDAD