EE.UU.

Biden ya no puede presumir ante China: la economía de EE.UU. se debilita

Un informe mostró que el Producto Interno Bruto de EE.UU. se contrajo inesperadamente a una tasa anual del 0,9% el pasado trimestre

El presidente de EE.UU., Joe Biden, habla en el Eisenhower Executive Office Building en Washington, D.C., EE.UU., el jueves 28 de julio de 2022.
Por Christopher Anstey
28 de julio, 2022 | 09:59 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Fue un gran tema de conversación para el presidente Joe Biden mientras duró: una previsión de que la economía estadounidense crecerá más rápido que la de China por primera vez desde 1976.

Biden lo destacó en un viaje a Asia en mayo, y su asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, lo calificó como “un ejemplo bastante llamativo de cómo los países de esta región deberían considerar la cuestión de las tendencias y las trayectorias”.

PUBLICIDAD

Pero un informe del jueves mostró que el Producto Interno Bruto (PIB) de EE.UU. se contrajo inesperadamente a una tasa anual del 0,9% el pasado trimestre, lo que hace improbable que supere la expansión de China este año.

A mediados de mayo, Bloomberg Economics preveía que China crecería un 2% este año, frente al 2,8% de EE.UU., lo que supondría el primer retroceso desde 1976. Como reflejo de un segundo trimestre mejor de lo esperado en China, y de la creciente evidencia de una caída en Estados Unidos, las últimas previsiones del equipo son del 3,6% para China y del 1,5% para Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“No queremos dejarnos llevar demasiado por las cifras de un mes o de un trimestre”, dijo Heather Boushey, miembro del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, al ser preguntada por las perspectivas de crecimiento de los dos países.

El PIB estadounidense se contrajo en los dos primeros trimestres de 2022. Medido en términos intertrimestrales, China se contrajo el pasado trimestre, pero un repunte en los datos de junio aumentó las posibilidades de una modesta recuperación de cara al segundo semestre.

Superar a China habría sido notable, dado que el PIB de EE.UU. es, medido per cápita, más de cinco veces mayor que el de su rival, lo que deja a la economía asiática un enorme margen para ponerse al día. Pero hace unas semanas, con una nueva oleada de cierres de Covid que afectaba al gasto y una recesión inmobiliaria que se profundizaba, parecía posible.

Potencial de recuperacióndfd

Más allá de los datos, el gobierno de Biden está destacando esta semana el movimiento de dos leyes económicas que son clave para la campaña más amplia del presidente para “ganar la competencia económica del siglo XXI” con China, como dijo en su discurso sobre el Estado de la Unión a principios de este año.

PUBLICIDAD

“Queremos que la economía de EE.UU. sea beneficiosa para el pueblo estadounidense a largo plazo”, dijo Boushey en el programa Bloomberg Balance of Power With David Westin de Bloomberg Television. “Por eso estamos tan centrados en la legislación sobre chips y en la Ley de Reducción de la Inflación. Ambas, especialmente juntas, van a impulsar la competitividad estadounidense”.

El jueves, la Cámara de Representantes aprobó una ley que supone la mayor ampliación del apoyo a la industria y la investigación estadounidenses en años, con US$52.000 millones en subvenciones e incentivos para la fabricación nacional de semiconductores. El proyecto de ley pasa ahora a Biden para que lo firme.

PUBLICIDAD

En el Senado, esta semana ha surgido un nuevo proyecto de ley de compromiso, sólo de los demócratas, que incluiría una serie de inversiones en energías limpias, reforzando la competitividad de Estados Unidos en un área en la que se ha quedado atrás.

Mientras tanto, el Presidente Xi Jinping y sus colaboradores han empezado a restar importancia al objetivo de crecimiento de alrededor del 5,5% adoptado por el gobierno en marzo. El país debe lograr “el mejor resultado” posible en cuanto a crecimiento este año, al tiempo que se ciñe a una estricta política de Covid Cero, según una declaración tras una reunión del Politburó -el máximo órgano de decisión del Partido Comunista-.

Xi y su homólogo estadounidense podrían tener la oportunidad de discutir en persona las tasas de crecimiento relativas de sus economías. Los dos han pedido a sus ayudantes que planifiquen una reunión durante una llamada telefónica el jueves, en lo que sería su primera conversación cara a cara desde que Biden llegó a la presidencia.

PUBLICIDAD