Actualidad

Senado de EE.UU. abre debate por proyecto clave de impuestos, energía y medicamentos

La iniciativa de US$437.000 millones está en vías de ser aprobado tras más de un año de discusión

Los demócratas buscan allanar el camino a la votación de los impuestos. Fotografía: Ting Shen/Bloomberg
Por Erik Wasson
06 de agosto, 2022 | 08:45 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El Senado de los Estados Unidos votó este sábado para abrir el debate sobre un proyecto de ley clave para el presidente Joe Biden sobre impuestos, cambio climático y precios de los medicamentos.

El proyecto de ley de US$437.000 millones y 755 páginas, una versión reducida de la multimillonaria agenda doméstica de Biden, está en vías de ser aprobado tras un año de discusiones con dos demócratas que resistían el contenido de la iniciativa, los senadores Joe Manchin y Kyrsten Sinema.

PUBLICIDAD

“Este es uno de los proyectos de ley más consecuentes e impactantes que el Congreso ha visto en décadas”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, al iniciarse el debate y ante una maratón de decenas de enmiendas propuestas.

La votación fue 51-50, con la vicepresidenta Kamala Harris deshaciendo el empate. El senador demócrata de Vermont, Patrick Leahy, llegó en silla de ruedas para emitir el voto, después de estar ausente durante semanas debido a una operación de cadera.

PUBLICIDAD

El proyecto

La legislación permitiría a Medicare negociar los precios de los medicamentos por primera vez, comenzando con 10 medicamentos de alto precio a mediados de esta década y con la posibilidad de ampliarlo. Además limitaría los gastos de los ancianos inscritos en la Parte D a US$2.000 al año y su gasto en insulina a US$35 al mes. El ahorro de estos precios más bajos de los medicamentos se utiliza para pagar tres años de primas subvencionadas de Obamacare. Sin una prórroga, las primas con descuento disponibles durante la pandemia de Covid-19 expirarán en enero.

El proyecto de ley también proporcionaría unos US$374.000 millones en gastos de clima y energía, incluyendo la ampliación de los créditos fiscales para la compra de vehículos eléctricos y para financiar proyectos de energía renovable. La financiación proviene del establecimiento de un impuesto mínimo de sociedades del 15% para las grandes empresas, un impuesto especial del 1% sobre el valor de las recompras de acciones y los ingresos obtenidos por un aumento de US$80.000 millones en el presupuesto del Servicio de Impuestos Internos para la aplicación de los impuestos.

Las negociaciones y la oposición

Manchin, de West Virginia, aceptó las líneas generales del acuerdo el mes pasado en un pacto que negoció en secreto con el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, y después de haber conseguido financiación para proyectos relacionados con el carbón, la exigencia de que los terrenos públicos se abran a proyectos de combustibles fósiles cuando se abran a proyectos renovables, y la promesa de aprobar un proyecto de ley independiente que facilite las revisiones medioambientales de los proyectos energéticos.

La senadora Sinema, de Arizona, lo apoyó esta semana después de que se eliminara una propuesta para reducir la laguna jurídica de los intereses transferidos y se hiciera una excepción al impuesto mínimo corporativo para deducciones fiscales por depreciación acelerada que utilizan muchos fabricantes. También ayudó a conseguir un aumento de US$4.000 millones para la Oficina de Reclamación con el objetivo de hacer frente a la grave sequía en la cuenca del río Colorado.

PUBLICIDAD

Los demócratas están utilizando un proceso presupuestario de vía rápida para evitar a los republicanos, que están unidos en la oposición al proyecto de ley y que dicen que sus aumentos de impuestos y gastos podrían empeorar la inflación y una recesión inminente.

“Cientos de miles de millones de dólares en aumentos de impuestos durante una recesión acabarán con los puestos de trabajo”, dijo el sábado en el pleno del Senado el líder del Partido Republicano, Mitch McConnell. “El pueblo estadounidense no quiere cientos de miles de millones de dólares de despilfarro del Green New Deal”, añadió.

PUBLICIDAD

Los demócratas respondieron con sus propios estudios que muestran pequeñas disminuciones de la inflación en el tiempo debido al proyecto de ley.

El proceso de vía rápida se activó cuando los demócratas adoptaron el pasado agosto una resolución presupuestaria para el año fiscal 2022 con el objetivo de promulgar rápidamente una medida de US$3,5 trillones con importantes cambios en la red de seguridad social y un aumento de los impuestos a las empresas y los ricos.

PUBLICIDAD

Meses de negociaciones con Manchin se derrumbaron en diciembre, cuando el legislador se apartó de una versión de US$2 trillones del programa de Biden, que habría proporcionado permisos familiares remunerados, ampliación de los créditos fiscales por hijos, ampliación de la cobertura de Medicaid, subsidios para el cuidado de los niños y cobertura auditiva de Medicare.

El debate y la táctica

El proceso presupuestario cuenta con ciertas peculiaridades de procedimiento, entre las que se incluye la posibilidad de que los republicanos ofrezcan enmiendas ilimitadas. El Partido Republicano ha prometido convertir el proceso de aprobación del proyecto de ley este fin de semana en un “infierno”, y los demócratas esperan permanecer en la sesión durante la noche para cansar a la oposición y desalentar más votaciones de enmiendas.

PUBLICIDAD

Los demócratas dijeron que esperan que los republicanos no utilicen las 10 horas de debate a las que tienen derecho el sábado y se abstengan de realizar otros retrasos de procedimiento. Las tácticas de los republicanos determinarán si la votación final se produce a última hora del sábado, el domingo o más tarde. El domingo se considera lo más probable.

La aprobación del proyecto de ley supondría una gran victoria para Biden, aunque haya desempeñado un papel más limitado en las conversaciones finales que el año pasado, cuando trató de conseguir la aprobación de una versión mucho más amplia del proyecto.

PUBLICIDAD

También sería un golpe de efecto para Schumer después de que la agenda de Biden pareciera totalmente estancada por las luchas internas del partido. Schumer citó una serie de victorias legislativas recientes, como la aprobación de una nueva ley de armas, las prestaciones sanitarias a los veteranos y un proyecto de ley que impulsa la fabricación de semiconductores en Estados Unidos.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD