Ecuador

¿Cómo usar inteligentemente un crédito?

Identificar la capacidad de pago y tener un objetivo claro son algunas de las claves

Si va a acceder a un crédito, piense bien en su uso y la forma de pagarlo.
14 de agosto, 2022 | 05:00 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

QUITO — El crédito es una herramienta financiera que le permite a una persona acceder a una cantidad de dinero que debe ser pagada en un plazo específico bajo ciertas condiciones. La palabra crédito proviene del latín creditum, que significa “fue confiado”, por ello, una operación crediticia se basa en el cumplimiento de la garantía de pago.

Asimismo, es sinónimo de oportunidades, pues al recibir un financiamiento se pueden alcanzar metas financieras o proyectos personales cada vez mayores.

De acuerdo con cifras de Equifax, buró de crédito en Ecuador y empresa global de Big Data y analítica, en los últimos tres años se han concedido más de 38 millones de operaciones crediticias entre las casas comerciales, cooperativas y bancos del país, tanto a personas naturales como jurídicas.

PUBLICIDAD

Asimismo, se calcula que al menos 9 millones de personas han registrado una operación crediticia entre junio de 2019 y mayo de 2022. En la siguiente nota, un experto en educación financiera brinda consejos para que el uso de esos créditos sea beneficioso.

José Luis Cortez, líder de Canales y experto en educación financiera de Equifax Ecuador, explica que el uso adecuado de un crédito está relacionado con un mayor bienestar económico de las personas y puede ser el aliado ideal para alcanzar objetivos dependiendo de cómo se use.

Identificar la capacidad de pago, tener un objetivo claro y contar con la mayor cantidad de información son tres claves que el especialista brinda para un uso inteligente de este producto financiero.

PUBLICIDAD

CONOZCA SUS POSIBILIDADES DE PAGO

Antes de adquirir una deuda nueva, lo recomendable es asegurarse de contar con los recursos suficientes para cumplir con este compromiso. ¿Cómo saber su capacidad de pago? La respuesta es sencilla: mediante el presupuesto mensual.

Se debe sumar, por un lado, sus ingresos y, por el otro, sus gastos, y restar esta última cifra de la primera, de ese resultado se destina una cantidad para el ahorro, lo recomendable es el 10%. Lo que sobra de esa operación es con lo se cuenta para una nueva deuda. “Recuerde esta cifra al momento de decidirse por un crédito y mirar la tabla de amortización, pues será la cuota que pueda cubrir con tranquilidad cada mes”, explica Cortez.

TENGA UNA IDEA CLARA PARA EL DESTINO DEL CRÉDITO

¿Cuál es el objetivo del crédito? Es una pregunta que debe tener una respuesta clara y precisa, pues es importante que el destino de ese dinero se visualice con honestidad, lo ideal es que el préstamo represente un beneficio, por ejemplo, si se invierte en una actividad productiva, lo deseable es la obtención de un retorno; si se utiliza para adquirir un bien, puede representar mayor bienestar y la posibilidad de poseer un activo.

Un crédito educativo representa crecimiento profesional. “Hay que procurar que ese dinero rinda un fruto y no diluirlo en gastos innecesarios o volverlo en efectivo del día a día” enfatiza el ejecutivo.

PREGUNTE, PREGUNTE, PREGUNTE

Antes de tomar esta responsabilidad, es necesario tener toda la información y para ello es necesario preguntar todo sobre lo que se tenga dudas en la entidad financiera y/o comercial. ¿Cuáles son algunas de las preguntas que se debe plantear? El experto considera a las siguientes como las indispensables:

  • El monto total. Es decir, no solo el dinero que se recibirá, sino el que se pagará finalmente en el tiempo acordado y con el interés respectivo.
  • El monto que se desembolsa luego de retenciones, impuestos y contribuciones. Esto es esencial para saber si se debe ajustar el presupuesto o recurrir a un ingreso adicional para completar, por ejemplo, la entrada de una propiedad.
  • El interés y el sistema que se utiliza para su pago. Así se sabrá exactamente cuánto se está pagando y la cantidad de ingresos que se requieren al mes para cumplir con la garantía de pago.
  • El número de cuotas. Con esta información se puede hacer una proyección de los ingresos que se requieren en el futuro.
  • La cuota mensual por pagar. Lo ideal es que no exceda a la cifra que resultó luego de la operación del presupuesto mensual y personal.
  • La fecha de pago. Esto es importante para saber hasta qué día se debe cumplir con el pago y cultivar un comportamiento positivo. “De acuerdo con la Superintendencia de Bancos y la de Economía Popular y Solidaria, el 90% de los ecuatorianos tienen un comportamiento de pago a tiempo, la idea es que cada persona que adquiere un crédito siga siendo parte de esa cifra, pues así se puede acceder a financiamientos mayores”, detalla Cortez.

Finalmente, si por alguna razón se experimenta una dificultad para realizar los pagos, el especialista recomienda conversar con la entidad en la que se tomó el crédito para conocer las opciones que cada institución brinda.

PUBLICIDAD