Mundo

Defensas rusas se desmoronan en Kharkiv mientras Ucrania retoma el territorio

Informes sugieren que las tropas de Kiev tomaron Velykyi Burluk, una ciudad a unos 90 kilómetros al este de Kharkiv y no muy lejos de la frontera con Rusia

Imagen de Dnipropetrovsk Oblast
Por Ros Krasny y Marc Champion
11 de septiembre, 2022 | 09:24 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Las fuerzas ucranianas continuaron su rápido avance en la región de Kharkiv el domingo, aprovechando un extraordinario colapso de las defensas rusas y planteando la cuestión de hasta dónde pueden llegar.

Informes no confirmados durante la noche sugieren que las tropas de Kiev han tomado Velykyi Burluk, una pequeña ciudad a unos 90 kilómetros (56 millas) al este de Kharkiv y no muy lejos de la frontera entre Rusia y Ucrania. La ciudad de Chkalovske también fue retomada, y todas las miradas están puestas en la estratégica Izyum.

“Estamos empezando a avanzar no sólo hacia el sur y el este en las zonas de Kharkiv, sino también hacia el norte. Quedan 50 kilómetros hasta que lleguemos a la frontera estatal”, dijo el alto comandante ucraniano Valery Zaluzhnyi en un post de Telegram.

PUBLICIDAD

Zaluzhnyi dijo que sus fuerzas habían devuelto 3.000 kilómetros cuadrados (1.158 millas cuadradas) de territorio perdido al control ucraniano desde principios de septiembre. Las estimaciones sobre el terreno recuperado han aumentado constantemente en los últimos días.

Los avances representan las mayores victorias de Ucrania desde que hicieron retroceder a las tropas rusas de Kiev en marzo, y los últimos días han sido calificados como los más importantes de la invasión, que ya dura 200 días.

Las tropas ucranianas también han demostrado claramente su capacidad para llevar a cabo una gran contraofensiva y cambiar el curso del conflicto, ante un invierno difícil para los aliados europeos que apoyan el esfuerzo bélico de Kiev con dinero y armas.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los avances también plantean a los comandantes y líderes ucranianos algunas decisiones difíciles, ya que deben decidir cuándo detener su avance.

“Cuando persigues a un enemigo que está roto, siempre hay un riesgo significativo de que te sobrecargues y expongas tus flancos”, dijo Jack Watling, investigador principal de guerra terrestre en el Royal United Services Institute de Londres.

Watling describió al comandante ucraniano en el teatro de Kharkiv como cuidadoso y poco propenso a dejarse llevar, lo que significa que la contraofensiva probablemente tardará en consolidarse y dejará cualquier intento de barrer las fuerzas rusas de la región hasta 2023.

Sin embargo, la velocidad de la derrota probablemente ha sorprendido a los propios ucranianos, que habían intentado cortar las líneas de suministro críticas para las fuerzas rusas en Izyum, un punto de lanzamiento clave para la ofensiva rusa en la región oriental de Donbas. En cambio, las fuerzas rusas huyeron.

“La moral rusa es muy baja y cuando la moral es baja, entonces un choque puede llevar a la desintegración”, dijo Watling. “Los rusos se derrumbaron y se retiraron por completo, y estoy seguro de que los ucranianos no lo esperaban”.

Los combates continúan en torno a Izyum y al centro logístico de Kupyansk, según informó el domingo el Ministerio de Defensa británico en una actualización del conflicto.

PUBLICIDAD

El Instituto para el Estudio de la Guerra, un centro de estudios con sede en EE.UU., dijo que era probable que Ucrania capturara Izyum en el próximo día o dos “si no lo han hecho ya”. Las tropas ucranianas han tomado efectivamente Izyum, dijo en la televisión nacional Mykyta Karakay, militar de la guardia nacional y ex diputado del consejo de Izyum. La afirmación no pudo ser verificada inmediatamente.

El Ministerio de Defensa de Rusia confirmó el sábado la retirada de las tropas, aunque la calificó como parte de un plan para redistribuir las fuerzas más al este para “lograr los objetivos declarados de liberar Donbas.”

En el exterior, el Kremlin no ha dado muestras de pánico. El presidente ruso, Vladímir Putin, cumplió el sábado con su agenda anunciada, incluso presidiendo la inauguración de un nuevo gimnasio de boxeo y una noria gigante en un parque de Moscú. Las autoridades de Moscú celebraron el sábado por la noche un enorme espectáculo de fuegos artificiales para conmemorar el aniversario de la fundación de la ciudad.

PUBLICIDAD

“Deberíamos estar atentos a alguna reacción inesperada por parte de Putin”, dijo Mick Ryan, un general retirado del ejército australiano que tuitea bajo el alias @WarintheFuture. “Él (a diferencia de algunos de sus altos mandos militares) no ha dado señales de creer que la invasión está en problemas”.

En Kiev, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy celebró el sábado la última de una serie de reuniones con sus principales mandos militares, funcionarios de inteligencia, oficiales del gabinete y asesores.

PUBLICIDAD

Los blogueros militares rusos y otros típicamente leales a los esfuerzos del Kremlin han empezado a expresar duras críticas sobre cómo se ha ejecutado la guerra de Putin, diseñada para invadir Ucrania en días o semanas, y que ya ha llegado a su día 200.

Daniil Bezsonov, primer viceministro de información de la República Popular de Donetsk, apoyada por Moscú, en Donbás, dijo el sábado que los militares rusos habían abandonado Izyum y algunas otras localidades de Kharkiv.

“Por supuesto, esto es el resultado de los errores del alto mando”, dijo en su canal de Telegram.

PUBLICIDAD

Mykola Bielieskov, investigador del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos de Kiev, dijo que los militares ucranianos sopesarán cuidadosamente los próximos pasos.

“Todavía tenemos que consolidar los avances y despejar los asentamientos, liberar Izyum, garantizar la seguridad del flanco del norte, de los rusos en Belgorod”, dijo Bielieskov. “Así que yo diría que es mejor ser conservador y consolidar los avances, porque ir más allá conlleva riesgos”.

El colapso ruso en el norte se debió en parte a que las defensas habían sido canibalizadas para reforzar las posiciones rusas contra una contraofensiva en el Kherson, en el sur, dijo Bielieskov.

PUBLICIDAD

“Los rusos no disponían de la habitual defensa en profundidad”, dijo Bielieskov. “Así que en cuanto se rompió la primera línea hubo un vacío”.

Casi tan importante como el territorio recuperado -y el alivio para las fuerzas ucranianas en la ciudad de Slovyansk, en Donbás, que habían sido amenazadas desde Izyum- es la señal enviada por los últimos días de rápidos retrocesos a las tropas rusas y a los partidarios de Ucrania en Estados Unidos y Europa.

Enfrentados a una espiral de precios de la energía y a una probable recesión causada en parte por las sanciones impuestas a Rusia tras su invasión, la prueba de la capacidad de Ucrania para recuperar territorio podría resultar crucial para su apoyo continuado.

“Recuerden que el consenso en el verano era que habría un estancamiento y que las líneas se fijarían porque los ucranianos no serían capaces de un avance”, dijo Bielieskov. “Pues bien, la importancia estratégica de lo que está ocurriendo ahora es que hemos demostrado que ese consenso estaba equivocado”.

Esto hace que sea aún más importante que los avances de la última semana se mantengan, pero también que los socios de Ucrania saquen las lecciones adecuadas, según Bielieskov.

“Seguimos necesitando misiles tierra-aire, para protegernos de las maniobras de los helicópteros de ataque y los aviones de combate; seguimos necesitando artillería pesada, porque ellos tienen mucha más; seguimos necesitando blindaje pesado y movilidad”, dijo. “Lo hemos conseguido a pesar del déficit, pero tenemos un déficit.

PUBLICIDAD