Economía

Crisis eléctrica de Europa se desborda y llega a todos los sectores productivos

Además de los servicios públicos y las industrias de alto consumo energético, el golpe sacude a todas las actividades desde el cultivo del tomate alemán hasta la elaboración del pan sueco

Cosecha de tomates en uno de los invernaderos de Wittenberg Gemses.
Por Lyubov Pronina y Petra Sorge
14 de septiembre, 2022 | 06:59 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Por primera vez en más de un siglo, el fabricante belga de la cerveza Delirium Tremens se enfrenta al riesgo real de detener la producción, ya que la crisis de electricidad en Europa está causando efectos inesperados en toda la región.

El menor suministro de gas por parte de Rusia está empezando a golpear a otros sectores, además de los servicios públicos y las industrias de alto consumo energético, como el tomate alemán y hasta el pan sueco. Y. el impacto en el abasto de alimentos y bebidas se intensificará más probablemente a medida que las temperaturas bajen y los hogares necesiten calefacción, obligando a las empresas y a los consumidores a tomar decisiones difíciles.

Por ejemplo, la fábrica de cerveza Huyghe, situada en la localidad belga de Melle, se planteó cerrar la producción debido a que el precio del dióxido de carbono líquido, que utiliza para hacer las espumosas cervezas, se ha multiplicado por 13. Espera que un tribunal, que se prevé se pronuncie el miércoles, frustre la fuerza mayor de su proveedor.

PUBLICIDAD

Alain De Laet, propietario de la empresa familiar, dijo que sus existencias de CO2 podrían agotarse esta semana y obligar a un paro por primera vez desde 1906, a menos que un proveedor temporal haga entregas.

“Lo creeré cuando lo reciba en la fábrica de cerveza”, dijo.

La Unión Europea (UE) está intentando frenar la crisis provocada por los cortes de gas de Rusia, que el año pasado suministró cerca del 40% de la demanda del bloque. La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, propondrá el miércoles un objetivo obligatorio de reducción del consumo de energía, un paso hacia el racionamiento, junto con medidas para canalizar las ganancias de las empresas energéticas hacia los consumidores en apuros.

PUBLICIDAD

Los problemas de la cervecera belga fueron provocados por una cadena de desgracias que ilustran lo interconectada que está la economía europea. El gigante noruego de los fertilizantes Yara International ASA (YARIY) interrumpió la producción de amoníaco en una planta de los Países Bajos. Esto, a su vez, afectó al proveedor de Huyghe, Nippon Gases, que exigió $3.350 euros (US$3.398) por tonelada de CO2 en lugar de los $250 euros anteriores.

“En la actualidad, la producción a base de gas en Europa no es rentable”, declaró por correo electrónico Tiffanie Stephani, vicepresidenta de relaciones gubernamentales en Europa de Yara. “Seguimos vigilando la situación y adaptando nuestra producción”.

Nippon declinó hacer comentarios citando un caso judicial en curso.

Huyghe no es el único. Carlsberg A/S (CARL-B) dijo que podría tener que “reducir significativamente” o detener la producción de cerveza en Polonia debido a la escasez de CO2 líquido. Un puñado de otras cerveceras belgas también se ven afectadas por el problema, y la preocupación por el contagio es cada vez mayor.

“Hace un par de meses, la industria funcionaba como un reloj suizo”, dijo Krishan Maudgal, director de la Asociación de Cerveceros Belgas. “Debido a la nueva situación con el aumento de los precios del gas, se ha producido una cascada en la cadena de valor”.

El amoníaco, que se produce con gas natural, se ha visto fuertemente afectado por el aumento de precios a causa de la medida de Rusia de recortar las entregas de gas en represalia por las sanciones que se le han impuesto por su guerra en Ucrania. Una oleada de paros ha dejado fuera de servicio al menos la mitad de la capacidad de la región, lo que ha provocado una crisis de fertilizantes, pero también de CO2, un subproducto del proceso.

PUBLICIDAD

El dióxido de carbono es una parte vital de la industria alimentaria. Se utiliza para aturdir al ganado para su sacrificio, así como en los envases para prolongar su vida útil y en el hielo seco para mantener los artículos congelados durante el transporte.

El servicio británico de venta de alimentos por Internet Ocado Group Plc (OCDO) dijo el martes que el aumento de los costes de productos como el hielo seco y la energía probablemente pesará en las ganancias del cuarto trimestre, mientras los compradores se aprietan el cinturón. La combinación señala lo difícil que será para las empresas repercutir los mayores gastos mientras los hogares luchan por satisfacer las necesidades básicas.

La planta de fertilizantes SKW Piesteritz más allá de un invernadero de Wittenberg Gemuese GmbH en Wittenberg, Alemania, el 9 de septiembre de 2022.dfd

Para Wittenberg Gemuese GmbH, la interrupción de la producción de amoníaco ha supuesto también la pérdida de la calefacción y el agua caliente necesarias para el funcionamiento de sus invernaderos.

PUBLICIDAD

Este productor alemán de tomates, fresas y pimientos depende de SKW Piesteritz GmbH para la calefacción, así como para el CO2, pero se quedó varado cuando el mayor productor de amoníaco y urea de Alemania interrumpió la producción la semana pasada.

“Sin calefacción, aquí no funciona nada”, dijo Kevin van IJperen, gerente de la instalación, que es casi tres veces más grande que el Pentágono. “Aun así, tuvimos suerte, ya que las temperaturas fueron moderadas en la última semana. Si esto hubiera ocurrido más tarde, habríamos tenido grandes pérdidas”.

PUBLICIDAD

La interrupción de SKW, que está en conversaciones para un rescate gubernamental, supone otros riesgos para la economía alemana. La empresa cubre alrededor del 40% de la demanda alemana de AdBlue, un aditivo que se utiliza para hacer menos dañinos los gases de escape de los vehículos diésel. Una escasez podría obligar a los camiones de carga a abandonar la carretera.

En Suecia, Pagen, una de las mayores panificadoras del país, se unió a otros productores de alimentos para advertir de los riesgos que conlleva el aumento de los costes energéticos y los riesgos de apagones.

Una interrupción de la electricidad de un segundo en junio afectó a la producción de Pagen durante cuatro semanas, dijo el jefe de comunicaciones y sostenibilidad Berith Apelgren a los medios locales, añadiendo que los cortes recurrentes serían “alucinantes”.

PUBLICIDAD

De vuelta a Bélgica, el primer ministro, Alexander De Croo, ha advertido que la economía europea corre el riesgo de sufrir un “paro total” por el efecto dominó causado por la crisis energética.

“Por eso creo que las intervenciones en el mercado del gas son lo fundamental”, dijo en una entrevista. “Si se hace eso bien, muchas de las otras cosas son en realidad menos importantes, porque ese es el elemento conductor”.

Con la asistencia de Jonas Ekblom.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD