Actualidad

Muerte de Reina Isabel II da paso a reestructuración de finanzas de la familia real

Las vastas propiedades que sustentan el patrimonio de la monarquía británica están cambiando de manos

Las joyas de la Corona, incluida la Corona Imperial de Estado, pertenecen al soberano gobernante, pero no son su propiedad privada
Por Benjamin Stupples
17 de septiembre, 2022 | 03:37 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La muerte de la reina Isabel II conmovió al mundo entero y algunas zonas del Reino Unido se han paralizado antes de su funeral de Estado el próximo lunes. De manera menos visible, también ha puesto en marcha una reestructuración total de las finanzas de la familia real.

Establecidas oficialmente desde 1337, las principales propiedades que ayudan a financiar la monarquía británica están ahora al servicio de una nueva generación de los Windsor. Esto no es un traspaso de riqueza común, ya que las distintas herencias siguen caminos establecidos desde hace siglos y poseen propiedades tan variadas como oficinas en Londres, el fondo marino del Reino Unido y una prisión.

El Rey Carlos III, de 73 años, tiene ahora derecho, como soberano de Gran Bretaña, a una parte de los ingresos de la Hacienda de la Corona (la mayor de las entidades de inversión vinculadas a la monarquía británica), así como de un patrimonio privado, el Ducado de Lancaster. Mientras tanto, su hijo mayor, Guillermo, de 40 años, ha heredado el Ducado de Cornualles, tras suceder a su padre como Príncipe de Gales y siguiente en la línea de sucesión al trono.

PUBLICIDAD

El patrimonio de la Corona y los ducados reales tienen un total de activos de unos $18.200 millones de libras (US$21.000 millones) y su valor ha aumentado un 70% en promedio en la última década, según datos recopilados por Bloomberg. Esto refleja en gran medida el aumento de los precios de la tierra y la propiedad.

“Es todo un concepto de negocio”, dijo David Haigh, CEO de la consultora Brand Finance, sobre los activos reales. “Tienen todos estos activos tangibles y costes de explotación”.

Las principales entidades que financian a la familia real británicadfd

Los cambios ilustran los antiguos arreglos financieros de la monarquía británica, que funcionan de manera totalmente diferente a las fortunas de la mayoría de las batallas por la herencia.

PUBLICIDAD

Por un lado, los activos más valiosos ni siquiera son propiedad de la realeza. La monarquía británica y sus posesiones, incluidas las Joyas de la Corona y la Colección de Arte Real, pertenecen al soberano gobernante, pero no son su propiedad privada y no pueden ser vendidas por él en beneficio personal. El nuevo jefe de Estado del Reino Unido no paga el impuesto de sucesiones por ellas ni por lo que reciba del patrimonio personal de su madre.

The Oval Cricket Ground el 20 de abril de 2007 en Kennington, Londres, Inglaterra.dfd

El Rey Carlos y su familia se financian para sus funciones oficiales a través de la Subvención Soberana, una suma anual derivada de un acuerdo de 1760 entre el monarca y el gobierno británico. Suele ser hasta una cuarta parte de los beneficios del Crown Estate, entre cuyas propiedades se encuentra Regent Street, un popular destino comercial con tiendas de moda de alta gama, así como la juguetería Hamleys.

La subvención para el año que finaliza en marzo de 2023 es de $86,3 millones de libras, sin cambios respecto al periodo de 2022, cuando la mayor parte de los ingresos se destinaron al mantenimiento de los palacios reales y a la compensación del personal. Un portavoz del Crown Estate lo describió como un “negocio único con una cartera diversa”, señalando que los beneficios que ha generado para la nación han ascendido a $3.000 millones de libras en los últimos diez años.

Los gastos de la monarquía británica para sus funciones oficialesdfd

Los beneficios del Ducado de Lancaster, que posee 18.481 hectáreas de tierra en Inglaterra y Gales, proporcionan ingresos al soberano del Reino Unido y han ayudado a financiar las actividades de otros miembros de la realeza británica.

Entre ellos se encuentra el Príncipe Andrés, de 62 años, segundo hijo de la Reina, que a principios de este año llegó a un acuerdo en un juicio en los estados Unidos por una suma no revelada sobre las afirmaciones de que fue uno de los varios hombres a los que Jeffrey Epstein “prestó” a Virginia Giuffre para que cometiera abusos sexuales. Él ha negado sistemáticamente las acusaciones.

El Ducado de Cornualles (de unas 53.000 hectáreas de tierra en su mayor parte en el suroeste de Inglaterra, así como la prisión de Dartmoor) ofrece un acuerdo de financiación similar para el Príncipe de Gales y su familia. El príncipe Carlos, por ejemplo, apoyó anteriormente al príncipe Harry, de 38 años, y a Meghan Markle, de 41, con millones de libras antes de que se alejaran de los deberes reales en los años recientes y se trasladaran a EE.UU.

PUBLICIDAD

Aunque ambos ducados reales publican sus cuentas anuales, ninguno de ellos proporciona un desglose completo de los acuerdos de financiación para los miembros individuales de la familia real. Los ducados han informado de ingresos distribuibles por un total de unos $430 millones de libras esterlinas en la última década, según datos recopilados por Bloomberg.

“La verdadera cuestión es si hay un beneficio económico incremental para el Reino Unido frente al coste de la familia real”, dijo Haigh, cuya firma ha estimado que la monarquía británica aporta más de $1.000 millones de libras al año a su nación. “Parece que están llevando la transición muy bien desde el punto de vista propagandístico, creando mucha empatía con Carlos y Camilla, así como con Guillermo y Kate”.

Un traspaso sin fisuras no significa que no vaya a haber cambios. A los miembros del personal de Clarence House (la anterior residencia del Rey Carlos) se les ha dicho que algunos despidos son “inevitables”, según ha informado The Guardian, lo que se suma al escrutinio sobre el nuevo soberano que ha incluido hasta la adecuación de sus bolígrafos.

PUBLICIDAD

La Reina también tenía su propia fortuna personal, en parte gracias a los bienes heredados de sus padres, incluida su residencia en Balmoral, donde falleció. Tenía un patrimonio neto de unos US$400 millones, que abarcaba una de las mayores colecciones de sellos y cuadras de caballos del mundo, además de sus posesiones inmobiliarias, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Como monarca, el Rey Carlos III está exento del impuesto de sucesiones sobre los bienes que recibe en el testamento de su madre. Él y la Reina han pagado el impuesto sobre la renta y las ganancias de capital sobre los fondos de sus propiedades privadas en virtud de los acuerdos alcanzados hace casi dos décadas con el gobierno del Reino Unido cuando crecía la presión sobre quién pagaría la restauración del castillo de Windsor tras el incendio de 1992.

PUBLICIDAD

Al igual que ocurre con otros miembros de la realeza, los detalles precisos del destino de la fortuna personal de la Reina seguirán siendo probablemente un secreto. Un juez londinense tiene una caja fuerte que contiene más de 30 sobres que son los testamentos de miembros fallecidos de la familia real británica que se remontan a más de un siglo. El testamento del Príncipe Felipe, el difunto marido de la Reina que murió el año pasado a los 99 años, permanecerá sellado durante casi un siglo.

Según Dan Neidle, fundador de la empresa de asesoramiento sin fines de lucro Tax Policy Associates, las autoridades fiscales británicas “podrán ver los detalles” de cualquier acuerdo financiero en el testamento de la Reina. “El público británico no lo hará”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD