Panamá

Sector pesquero cuestiona ‘incompetencia’ de las autoridades panameñas

Se teme la quiebra de empresas procesadoras locales, pagarían por las consecuencias de naves que no faenan en aguas panameñas.

Sede de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (Arap), ente que lidera los cambios para que Panamá obtenga su tarjeta verde, por la UE, como país colaborador contra la pesca ilegal.
20 de septiembre, 2022 | 02:53 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Ciudad de Panamá — “Incapacidad e incompetencia”, así describe el sector pesquero y comercial al Estado panameño. Las reacciones ante el informe de la Comisión Europea (CE) publicado en exclusiva por Bloomberg Línea en el se advierte que la situación de Panamá -país pre-identificado como no colaborador para erradicar la pesca ilegal- es grave y que aún queda mucho por trabajar para evitar una sanción económica.

El calendario está en contra y la CE ha establecido hasta el 15 de enero de 2023 como fecha máxima para que Panamá efectúe los cambios, así cambiar la pre-identificación o tarjeta amarilla a una verde por parte del bloque y evitar que se cierren las puertas a las exportaciones panameñas de mariscos a su segundo destino.

Si la UE aplica la tarjeta roja a Panamá “y que se han hecho todos los méritos para lograrlo, los Estados Unidos de América, que es el mercado principal en donde se exporta alrededor del 80% de nuestros productos, y uno de los principales Estados que encabeza la lucha contra la pesca ilegal a nivel mundial, seguramente tomaría medidas similares”, advirtió Marvin Correa Asesor Técnico-Legal del Consejo Nacional del Sector Pesquero de Panamá (CONASEPA).

PUBLICIDAD

Se está llevando “prácticamente a la quiebra” a plantas procesadoras que en los últimos 60 años le vienen dando empleo a un sinnúmero de panameños, resaltó Correa. Se trata de al menos 25 mil puestos de trabajo, según cifras oficiales.

El monitoreo eficaz de la flota, la aplicación efectiva de sanciones, aplicación y mejoras a la legislación pesquera y trazabilidad de los productos pesqueros son las principales faltas que tiene Panamá, según el documento de la CE, mismas fallas que se reportaron el año anterior y con la pasada tarjeta amarilla levantada en 2019.

“Es evidente que desde el 2019 a la fecha la administración pesquera se ha mantenido cometiendo cada vez más “faltas” dentro de sus procesos administrativos... Esto nos lleva a preguntarnos obligatoriamente ¿es posible que una administración pesquera sea tan incompetente en el tema e ignorante de las normas como para seguir manteniendo los mismos errores por casi 4 años consecutivos?”, se preguntó Correa.

PUBLICIDAD

Se trata de “falta de voluntad y manejo irregular de los casos”, según la CE en su informe enviado a las autoridades panameñas.

Y es que Panamá es el único país que ha tenido dos veces la tarjeta amarilla o pre-identificación de país no colaborador en la lucha contra esta actividad por lo que para Correa, también experto en la legislación pesquera, es inadmisible que se cometan “los mismos errores” que nos lleve a otra sanción, y que no se haga referencia a los responsables de las acciones y omisiones.

Hay una debilidad de parte de Panamá porque no se trabaja interinstitucionalmente y no se tiene un control de marina mercante y de los barcos, comentó Alicia Jiménez, presidenta de la Federación de Cámaras de Comercio de la República de Panamá (Fedecámaras), con base en su experiencia de funcionaria.

No obstante, no considera que las apreciaciones de la Unión Europea sean las correctas porque, a su juicio, la UE desea que Panamá reduzca su flota mercante por, supuestamente, no tener el control de la misma. Se trata de 8 mil 653 buques, el 16% de la flota mundial.

Según Jiménez, esta situación ya se había solucionado y hace falta diálogo entre las entidades para mostrar los avances al exterior.

“En un escenario de esta magnitud, podríamos estar hablando de un colapso del sector pesquero panameño, el cual va a ser responsable de las sanciones impuestas por todo un continente europeo, sin haber cometido una falta, ya que debemos recordar que son infracciones graves de la flota con bandera panameña de servicio exterior, o sea, barcos que no faenan en aguas panameñas”, acotó Correa.

PUBLICIDAD

El Sindicato de Industriales y la Cámara Nacional de Pesca y Acuicultura de Panamá también han manifestado sendos cuestionamientos toda vez que esta tarjeta amarilla arriesga las inversiones y el mercado de las exportaciones panameñas, actividad de la que depende más del 90% de la pesca y acuicultura.

La Autoridad de los Recursos Acuáticos (Arap), que coordina las acciones de manera interinstitucional con otras entidades, ha evitado responder cuál es el escenario de Panamá de no tener todos los cambios que solicita la UE, en la fecha establecida, a pesar de que Bloomberg Línea intentó conocerlo en más de cinco ocasiones.

PUBLICIDAD