EE.UU.

Estado de Nueva York demanda a Trump: este es el motivo

Trump fue acusado de usar valuaciones fraudulentas de activos en su compañía de bienes raíces. Tres de sus hijos también son mencionados en la demanda

Donald Trump
Por Erik Larson
21 de septiembre, 2022 | 12:39 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El ex presidente de EE.UU., Donald Trump, fue demandado este miércoles por la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, tras concluir una investigación de varios años de duración. En concreto, lo acusó de usar valuaciones fraudulentas de activos en su compañía de bienes raíces.

La demanda también menciona a la Trump Organization y a tres de los hijos adultos del ex mandatario: Donald Trump Jr., Ivanka Trump y Eric Trump. Los tres son ejecutivos de la compañía.

James dijo que los demandados “participaron en numerosos actos de fraude y tergiversación en la preparación de los estados financieros anuales del Sr. Trump”. Estos actos, agregó, fueron aprobados por los principales miembros de la Trump Organization, incluido el sr. Trump”.

PUBLICIDAD

La fiscal busca US$250 millones en restitución. También que a la Trump Organization se le prohíba participar de cualquier adquisición de bienes raíces comerciales en Nueva York durante cinco años y que a los involucrados se les prohíba ser funcionarios o directores en cualquier corporación estatal.

Además, solicita el nombramiento de un supervisor independiente que supervise el cumplimiento, los informes financieros y las valoraciones de la Organización Trump, así como las declaraciones a los prestamistas, las aseguradoras y las autoridades fiscales durante al menos cinco años.

Aunque su caso es civil, James dijo que creía que su investigación había descubierto responsabilidad penal federal y había remitido el asunto a la oficina del fiscal de Estados Unidos en Manhattan.

PUBLICIDAD
Ivanka Trump y Donald Trump Jr.,dfd

Alan Futerfas, abogado de la Trump Organization, no devolvió inmediatamente un correo electrónico en busca de comentarios sobre la demanda de James. Ronald Fischetti, un abogado de Trump, no devolvió inmediatamente un correo electrónico en busca de comentarios.

La demanda de James es la última amenaza legal para Trump, que sopesa presentarse de nuevo a la presidencia en 2024. Trump ha estado bajo un intenso escrutinio desde que su casa de Florida fue registrada el mes pasado por agentes del FBI, quienes encontraron documentos altamente clasificados tomados de la Casa Blanca. El Departamento de Justicia sigue investigando también sus acciones previas al asalto al Capitolio del 6 de enero.

El caso de James también se produce justo antes de que la Trump Organization sea juzgada por cargos de fraude fiscal el próximo mes. El antiguo director financiero de la empresa, Allen Weisselberg, que se declaró culpable de cargos similares en agosto, aceptó testificar para la acusación como parte de un acuerdo con el fiscal del distrito de Manhattan, Alvin Bragg.

Weisselberg y otros altos ejecutivos de la Trump Organization también fueron nombrados en la demanda de James del miércoles.

Trump ha negado las acusaciones en su contra y ha sostenido durante mucho tiempo que las investigaciones civiles y penales de Nueva York tenían motivaciones políticas. Como la mayoría de los funcionarios electos del estado, James y Bragg son demócratas. Trump demandó a James ante un tribunal federal, alegando que su investigación “acosadora y exagerada” estaba contaminada por su animadversión política hacia el ex presidente. Un juez desestimó su caso en mayo.

James ha dicho que comenzó la investigación después de que el viejo abogado y arreglador de Trump, Michael Cohen, testificara ante el Congreso en 2019 que la Organización Trump manipulaba regularmente las valoraciones de los activos para obtener préstamos favorables o beneficios fiscales. Su oficina revisó cientos de miles de registros de la Organización Trump y entrevistó a numerosos empleados y abogados involucrados en las valoraciones de activos de la compañía para construir su caso.

PUBLICIDAD

Trump luchó durante mucho tiempo contra las citaciones en el caso, y gran parte de la información sobre la investigación de James surgió por primera vez cuando él y su empresa trataron de evitar la entrega de documentos o la prestación de testimonio. En una moción de enero en la que solicitaba una orden judicial para obligar a Trump a cumplir con sus citaciones, James dio un adelanto detallado de sus conclusiones preliminares, diciendo que su oficina había descubierto ejemplos “significativos” de valoraciones “fraudulentas o engañosas”.

Entre otras cosas, las declaraciones financieras de Trump han “tergiversado hechos objetivos, como el tamaño del penthouse de la Torre Trump del Sr. Trump” y “han clasificado erróneamente activos fuera del control del Sr. Trump o de la Trump Organization como ‘efectivo’, exagerando así su liquidez”, dijo James en enero. Dijo que las valoraciones engañosas ayudaron a Trump a obtener mejores condiciones en préstamos, cobertura de seguros y deducciones fiscales.

Presagiando las sospechas del Departamento de Justicia en la investigación de Mar-a-Lago, los abogados de James pensaron que Trump estaba reteniendo documentos incluso después de que sus abogados dijeran que había cumplido con sus citaciones. El ex presidente fue declarado en desacato en abril y multado con US$10.000 al día como parte de la investigación de James después de que no respondiera adecuadamente a una citación relacionada con documentos y registros en su posesión personal.

PUBLICIDAD

Finalmente, Trump resolvió el desacato después de que los empleados firmaran declaraciones juradas en las que daban fe de sus esfuerzos por recuperar los documentos y acumulaban US$110.000 en multas. Algunos comentaristas han cuestionado desde entonces la validez de esas declaraciones a la luz de declaraciones similares de los abogados de Trump en el sentido de que todos los documentos clasificados fueron devueltos al gobierno.

El ex presidente también se opuso durante mucho tiempo a responder a las preguntas de James bajo juramento. Después de perder una apelación, finalmente se sentó para una declaración en agosto, pero hizo valer su derecho a la Quinta Enmienda contra la autoincriminación y no respondió a ninguna pregunta más que para confirmar su nombre.

PUBLICIDAD

Eric Trump, hijo del ex presidente y vicepresidente ejecutivo de la Trump Organization, fue depuesto por los investigadores estatales en 2020, tras luchar en los tribunales para retrasar el interrogatorio. También invocó la Quinta Enmienda más de 500 veces a lo largo de seis horas.

Alegar la Quinta Enmienda conlleva riesgos para los Trump, especialmente porque el caso de James es civil y no penal. El hecho de que un acusado penal no testifique no puede ser utilizado en su contra, pero los jurados en un caso civil están autorizados a sacar una inferencia negativa sobre la negativa de alguien a responder a las preguntas.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD