Actualidad

Trump logra que un tercero neutral revise documentos confiscados en Mar-a-Lago

La jueza ha puesto como límite el 9 de septiembre para que ambas partes propongan sus candidatos para la revisión de dichos documentos

El expresidente de Estados Unidos habla durante la cumbre America First Agenda del America First Policy Institute en Washington, D.C., EE. UU., el martes 26 de julio de 2022.  Fotógrafo: Al Drago/Bloomberg
Por Erik Larson
05 de septiembre, 2022 | 02:41 PM

Bloomberg — Una jueza federal aceptó la petición de Donald Trump para que un tercero neutral examine la documentación confiscada por el FBI en su residencia de Florida y le impidió provisionalmente al gobierno de los Estados Unidos usar el material para profundizar en su investigación penal sobre el expresidente.

Aileen Cannon, jueza de distrito de EE.UU. que fue designada por el expresidente, indicó en su fallo de este lunes que un llamado “special master” (maestro especial) examinaría los documentos confiscados, administraría las afirmaciones de privilegio, realizaría recomendaciones al respecto y analizaría las solicitudes de devolución de documentos. Este proceso de revisión se decidirá en detalle y en su mecanismo una vez que ambas partes presenten sus propuestas.

La jueza señaló que el gobierno puede seguir accediendo a estos documentos, la mayoría de los cuales tienen la clasificación más alta del país, con el propósito de determinar los riesgos a la seguridad de la nación por el almacenamiento de estos documentos en Mar-a-Lago.

PUBLICIDAD

Trump “podría finalmente no tener derecho a la recuperación de la mayor parte de lo que se le confiscó o a imponerse en sus previsibles demandas de privilegio. Dicha investigación quedará para otro momento”, ha escrito Cannon. “De momento, las circunstancias que envuelven la confiscación en este caso y la necesidad relacionada con las salvaguardias de procedimiento adecuadas son lo bastante convincentes como para que, cuando menos, el demandante atraviese las puertas del juzgado.”

La jueza dio a ambas partes hasta el 9 de septiembre para proponer candidatos maestros especiales.

El fallo de Cannon es el último giro en la búsqueda del gobierno de los registros altamente clasificados de la Casa Blanca que fueron tomados por Trump después de que perdió las elecciones de 2020 ante Joe Biden. El caso sin precedentes se ha convertido en una carga política cuando faltan dos meses para las elecciones de mitad de período y en medio de las especulaciones de que Trump presentará su candidatura para un segundo mandato en 2024.

PUBLICIDAD

El caso comenzó después de que Trump devolviera voluntariamente 15 cajas de registros en enero luego de meses de negociaciones con la oficina de Archivos Nacionales. Los Archivos encontraron documentos altamente clasificados en el paquete y remitieron el asunto al Departamento de Justicia, que inició una investigación para determinar si Trump tenía más material de ese tipo en su poder.

El tribunal abrió la orden de allanamiento en el caso, así como parte de la declaración jurada del FBI que se utilizó para asegurarla. Pero las redacciones hasta ahora han impedido que el público sepa cómo el Departamento de Justicia de EE.UU. pudo determinar que Trump no estaba entregando todos los registros clasificados en su poder. El caso involucra a numerosos testigos civiles, según el Departamento de Justicia.

La jueza Cannon emitió una orden preliminar el 27 de agosto indicando que se inclinaba por acceder a la solicitud de Trump.

En su fallo del lunes, Cannon cuestionó la afirmación del Departamento de Justicia de que Trump no tiene ningún interés de propiedad en ninguno de los registros presidenciales incautados de su residencia porque pertenecen al gobierno, no a él.

“Esa posición requiere un juicio final sobre el fondo en cuanto a esos documentos y sus designaciones”, dijo Cannon, añadiendo que el gobierno ya había concedido que el registro había dado lugar a la incautación de más de 500 páginas de documentos potencialmente cubiertos por el privilegio abogado-cliente de la oficina de Trump.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD